07 abr 2020

Ir a contenido

MÚSICA

Maikel Delacalle, del barrio a los escenarios

El rapero tinerfeño del freestyle en las calles a participar en algunos de los festivales más importantes del país

En su primer EP, 'Calle y Fe' flirtea con el dancehall, el afrobeat y el hip hop, aunque su verdadera pasión es el R&B

Natàlia Queralt

Mikael Delacalle, un rapero con personalidad propia.

Mikael Delacalle, un rapero con personalidad propia. / JOAN MATEU PARRA

"No exagero si digo que yo he abierto la puerta del R&B en España". Lo dice Maikel Delacalle, rapero, cantante y compositor tinerfeño de 24 años que lleva triunfando en Internet desde 2016. De rubio platino y con gafas de sol, el artista cuenta que fue su abuela quien le bautizó con su nombre artístico cuando era un adolescente. "A partir de ahora te voy a llamar Maikel Delacalle porque te pasas todo el día fuera de casa", recuerda. Y, como no podía ser de otra forma, todo empezó en la calle. Concretamente, en las calles del barrio de San Isidro, en su Tenerife natal, donde batallaba y hacía freestyle"Yo era un chico problemático que se metía en muchos jaleos. Pasé 181 días en un centro de menores, que dan para pensar mucho", explica. Cuando salió tuvo claro que quería hacer: cantar, 'rapear' y ayudar a otros jóvenes a salir de la calle.

Entonces empezó a tomarse más en serio lo de la música urbana y, cantando un tema junto a un amigo del barrio; Darío, quien hoy es su dj, su amigo y forma parte de su equipo. Él le descubrió. "Me dijo: 'tenemos que hacer conocida tu música fuera de la Isla. Dime qué necesitas", explica Delacalle, mostrando una evidente complicidad con Darío, que le acompaña en sus viajes. "Yo fui claro y le dije: dinero. Él apostó por mí, me lo ingresó y a los pocos días ya tenía hechos dos vídeos. Fue una historia muy de barrio". El vídeo definitivo llegó en 2016 con un cover  de Love yourself que se viralizó en Facebook y el artista pasó de tener 1.000 me gusta a más de 100.000.

Delacalle: "Antes utilizaba la música para desahogarme. Ahora sirve a otras personas"

Desde entonces ha fichado por Universal Music, ha lanzado su primer EP, Calle y Fe (en septiembre del año pasado) y en abril ha sacado nuevo single, No he sido un santo. "Dicho así parece sencillo, pero hay mucho esfuerzo y muchas horas de trabajo". En Calle y Fe, el artista experimenta con estilos como el dancehall, el afrobeat y el hip hop, aunque su verdadera pasión es el R&B. "Siempre he compuesto mis propias letras. Antes utilizaba la música para desahogarme y ahora mi música sirve a otras personas. Para mi existe una responsabilidad muy grande: quiero ser un buen músico y un buen cantante. Esta es mi profesión".  

Delacalle que cita a los raperos Tupac y Craig David como sus grandes referentes, afirma que en su álbum debut hay canciones que escribió cuando estaba en el centro de menores. "Antes la policía llamaba a mi casa por los jaleos y, ahora, hay policías que vienen para pedirme un autógrafo para sus hijos", añade. ¿Y, qué opina sobre las letras que denigran a las mujeres? "Yo no lo comparto y creo que se puede llegar al mismo sitio sin ofender a nadie. Además, ahora están despuntando muchas mujeres en la música urbana como Cazzu (la nueva reina del trap, según los medios argentinos­), Corina Smith o Mariah (antes Mariah Angeliq), entre otras y están cambiando el panorama musical".

A Maikel Delacalle le espera un verano movidito: actuará en el U Fest-Mallorca, en el Arenal Sound, en el Festibala de Donosti y, recientemente, se ha confirmado su participación al festival Coca-Cola Musica Experience de Madrid. Pero, esto no acaba aquí. En octubre el artista canario se embarcará en una gira por Sudamérica con paradas en México, Colombia y Ecuador, entre otros. Aunque el salto del barrio a los escenarios es más que definitivo, de momento, Delacalle prefiere seguir viviendo en la Isla, donde empezó todo.

Temas Música