Ir a contenido

NOVEDAD EDITORIAL

Alessandro Baricco: "Hoy podríamos hacer un Auschwitz pero sería imposible sin que la gente lo supiera"

El escritor italiano traza un "thriller arqueológico" de la revolución tecnológica emprendida en las últimas décadas en el ensayo 'The game'

Alessandro Barico, este lunes en Barcelona

Alessandro Barico, este lunes en Barcelona / EFE / ANDREU DALMAU

El escritor italiano Alessandro Baricco traza un "thriller arqueológico" de la revolución tecnológica emprendida en las últimas décadas en el ensayo 'The game' (Anagrama), emprendido fruto de una investigación que llega 12 años después de su reflexión 'Los bárbaros', que el autor sitúa como prólogo de esta cuestión.

Lo ha explicado en rueda de prensa en La Pedrera -donde participará la tarde de este lunes en el ciclo de conversaciones en un diálogo con la periodista Elena Hevia-, acompañado de la directora de cultura de la Fundació Catalunya La Pedrera, Marga Viza, y de la editora Sílvia Sesé.

Sin caer en el pesimismo ni en el catastrofismo, pero tampoco en el optimismo, Baricco se adentra en el mundo digital para reconstruir la revolución digital, entender los cambios mentales del ser humano y lanzar preguntas como "qué le gustaba a un hombre que inventó el correo electrónico y qué leía un hombre al que se le ocurrió inventar Amazon".

"No es un libro que contenga ideas, sino la historia de un hombre que busca ideas y que, a menudo, las encuentra. Es un libro muy narrativo, porque en última instancia yo soy escritor", destaca el autor de 'Seda', que intenta entender una civilización que construyó los palacios de Google, Amazon, Facebook y YouPorn, entre otros.

Huida de un siglo XX convulso

En el libro, Baricco habla de cómo en un momento concreto el hombre se decanta por el mundo digital, que se encontraba "en letargo", y del que había muchos miedos cuando se inventó, y explica esta construcción como una forma de huida de un siglo XX convulso, con guerras, lleno de fronteras y élites.

"En un momento dado nuestra cabeza cambió, nuestra forma de ser en el mundo y de pensar, pero no existían todavía los instrumentos adecuados para estar en el mundo, y generamos la revolución digital que es una consecuencia", alega.

El escritor reflexiona como el mundo digital hace saltar por los aires las élites y la mediación, porque no las necesita: "Hoy podríamos hacer un Auschwitz pero sería imposible sin que la gente lo conociera".

Y agrega: "Yo quiero vivir en un mundo sin fronteras, donde todo pueda viajar, si hay un muro yo quiero superarlo, que los humanos circulen, también el dinero, las noticias, los recuerdos y las ideas".

ADN de los videojuegos

Su teoría es que el videojuego, sobre todo en sus primeras formas, es la base de todos los dispositivos de la sociedad actual, y de ahí el título del ensayo, pero añade: "No tendremos una civilización que sea tonta porque siempre esté jugando es que la civilización ha escogido el ADN de los videojuegos para estar en el mundo".

Baricco, que en el último capítulo aborda los peligros y consecuencias de la revolución digital, alerta de la potencialidad tóxica de los dispositivos como uno de los elementos diferenciales, teniendo en cuenta que el "videojuego está al límite de la droga ligera" con movimientos continuos para controlar la pantalla, que recuerdan a tics de las manos de un fumador.

Sobre las fórmulas de control que ejercen grandes algoritmos, ha dicho que se da control sin duda, pero lo ha visto como algo que no es nuevo, después del "dominio de la Iglesia, y su capacidad de controlar los comportamientos de las personas", durante siglos.

Celebración de la curiosidad

Sesé ha considerado la obra una "celebración de la insaciable curiosidad de Baricco", que se mete en jardines que no le hacían falta en el marco de una carrera literaria muy completa explorando un montón de temas.

"Es un libro muy importante para nuestra vida, no solo para la historia reciente de donde estamos, sino por qué somos cómo somos, cómo esta cambiando nuestra percepción del mundo y de nuestro cerebro", añade la editora.