Ir a contenido

LA 72ª EDICIÓN DEL FESTIVAL DE CANNES

Xavier Dolan toca fondo (otra vez) con 'Matthias et Maxime'

El director canadiense reitera sus ya habituales histéricos tics narrativos en 'Matthias et Maxime', presentada a competición en Cannes

Nando Salvà

Xavier Dolan (en el centro), con los actores Catherine Brunet y Gabriel dAlmedia Freitas, en Cannes

Xavier Dolan (en el centro), con los actores Catherine Brunet y Gabriel dAlmedia Freitas, en Cannes / REUTERS / JEAN-PAUL PELISSIER

Xavier Dolan tenía solo 19 años cuando estrenó su primera película, 'Yo maté a mi madre' (2009), y fue saludado inmediatamente como un genio; las cuatro que hizo después dividieron claramente a la crítica entre los fans por un lado y los haters por el otro, pero con la siguiente logró el consenso: 'Solo el fin del mundo' (2016), pensaron unos y otros, era un desastre. Pese a que le proporcionó el Premio Especial del Jurado en Cannes, quien más quien menos dio por hecho que con ella el canadiense había tocado fondo. Ahora su nueva película, 'Matthias et Maxime' -la tercera de su carrera con la que compite en este festival, y la cuarta en la que hace doblete como director y protagonista-, demuestra qué equivocados estábamos. 

De entrada, su premisa es tan absurda que resulta imposible tomarla con un mínimo de seriedad: dos amigos de infancia acceden a participar en un cortometraje en el que deben besarse, y ello provoca en ambos un terremoto sentimental aunque, conviene precisar, no son chavales de 15 años sino hombres hechos y derechos. Quizá consciente del infantilismo de ese punto de partida, eso sí, Dolan logra que todo lo que sucede alrededor de él esté en sintonía: todos los personajes de 'Matthias et Maxime' se comportan como si estuvieran en la edad del pavo, dramatizando y sobreactuando y, en general, resultando absolutamente irritantes.

De modo similar, asimismo, pueden describirse los histéricos tics narrativos desplegados por Dolan desde detrás de la cámara, que esencialmente son los mismos que ha tratado de convertir en método autoral desde el principio de su carrera: por un lado, escenas de gritos y lloriqueos en primer plano aderezados de machacones violines; por otro, momentos de pretendido lirismo a cámara lenta ilustrados con las más chiclosas canciones pop. Y para enfrentarse a esta película sin acabar teniendo ganas de ejercer la violencia no basta con ser capaz de soportar toda esa afectación. También son necesarios altos grados de tolerancia al narcisismo de Dolan, que dedica una escena sí y otra también a explorar su propio rostro en primer plano con inquietante deleite.

El comisario zen

La otra aspirante a la Palma de Oro presentada hoy, 'Oh mercy!', es una película rara por varios motivos. Primero, porque es la primera incursión en el cine de género puro de Arnaud Desplechin, destacado exponente de la intelectualidad cinematográfica gala: se trata de una intriga policíaca, centrada en una comisaría de una localidad del norte de Francia y en concreto en su capitán, un tipo solitario que nunca se altera y nunca se equivoca -algo parecido al samurái de Melville, pero en majo-; segundo porque, si durante su primera mitad hace avanzar en paralelo tres hilos narrativos centrados respectivamente en una muerte, una violación y una desaparición, en la segunda abandona abruptamente esa agilidad narrativa para prestar meticulosa atención a un doble interrogatorio; tercero, porque usa modos propios del realismo pero los adorna con estereotipos estilísticos propios del 'film noir' clásico. En el proceso, en ningún momento llega a dejar claro cuál es el propósito de tanta mezcolanza, pero ofrece el entretenimiento suficiente -aunque solo el suficiente- como para que eso no tenga importancia.