Ir a contenido

DOCSBARCELONA

'Aquarela', el agua como nunca la has visto

Juan Manuel Freire

Un fotograma del documental Aquarela, de Victor Kossakovsky

Un fotograma del documental Aquarela, de Victor Kossakovsky

El maestro del documental Victor Kossakovsky (San Petersburgo, 1961) lo tiene claro: no hay temas poco interesantes, tan solo cineastas con poca visión. "Cada par de años vengo a dar clases en [el Màster en Documental de Creació de] la Pompeu Fabra. Y lo que trato de enseñar es que se puede hacer una película sobre cualquier cosa. Yo podría hacer una, por ejemplo, sobre esta servilleta arrugada [dice señalando justo eso]. Y usted la vería. Y se asombraría".

No es simple chulería, es la verdad. Imaginen lo que ha podido hacer el autor de la célebre 'Belovy' (1992) con un tema, una entidad vibrante y voluble, como el agua: el épico poema visual 'Aquarela', recorrido trotamundos por el elemento y sus estados que azota la mirada con poderes extraños. La película inaugura hoy, miércoles, el festival DocsBarcelona (19.30 h., Aribau Multicines), y se podrá recuperar también el domingo, día 19, y el siguiente viernes, día 24.

96 fotogramas por segundo

Para capturar el agua en todo su esplendor, Kossakovsky decidió rodar a 96 fotogramas por segundo, en lugar de los 24 habituales. Así explica cómo llegó a la idea: "Hace cuatro años filmé una película de ballet para niños ['Graine de champion']. En cierto momento, la protagonista hacía unos giros rápidos, y cada vez que daba la vuelta, no podía verle la cara. Si quería vérsela, debía filmar con más fotogramas por segundo, pero si lo proyectaba a 24 fps, se vería a cámara lenta".

La solución: filmar y proyectar a 96 fps. La mejor forma de capturar con toda nitidez algo tan fluido como el agua. De momento, tan solo podemos ver el resultado a 48 fps –es la máxima velocidad que admiten incluso los cines de alta tecnología–, pero incluso así aturde; en el mejor sentido posible. "Confío que desde otoño pueda disfrutarse a 96 fps. La diferencia es abrumadora. ¿Sabe cómo se suele ver la lluvia en el cine? ¿Esas pequeñas rayitas? A 96 fps puedes apreciar cada gota de agua".

Para Kossakovsky, como para todo cineasta mayor, el sonido es la mitad de un filme. Esa parte de 'Aquarela' está diseñada para explotar al máximo las posibilidades de los sistemas Dolby Atmos: el envolvente burbujeo de la naturaleza alterna con trallazos de metal clásico a cargo de Eicca Toppinen (del grupo Apocalyptica). "Se trataba de eso, de buscar el contraste", explica. "Cuando la música calla es cuando adviertes la riqueza de los sonidos naturales".