Ir a contenido

PERSONAJE DE NOVELA

Tina Gil, la Isis de 'La noche fenomenal' de Javier Pérez Andújar

La excabecilla de los grupos Sentido Común y General Básica ha sido la inspiración para el personaje principal del nuevo libro del escritor de Sant Adrià

Ramón Vendrell

Tina Gil asoma entre los cortinajes del teatro del Foment Martinenc, sede la Associació de Músics del Carrer i del Metro de Barcelona, a la que pertenece.

Tina Gil asoma entre los cortinajes del teatro del Foment Martinenc, sede la Associació de Músics del Carrer i del Metro de Barcelona, a la que pertenece. / ROBERT RAMOS

Escritores hay a patadas, personas que se hayan transformado en personajes de novela hay bastantes menos. Es el caso de Tina Gil, la Isis de 'La noche fenomenal', de Javier Pérez Andújar, que escribe de su amiga en la 'Nota sobre el libro y los personajes': "De ella, de la Tina real, he tomado prestado su estilo y su emoción intelectual en un acto de amor, lealtad y compromiso con su carrera artística, que en su caso es con su vida". "No es que me vea reflejada en Isis, ¡es que me ha copiado expresiones literalmente!", dice Gil. Veamos cómo ha terminado en las páginas de 'La noche fenomenal'.


Gil era fan de 'Saló de lectura', programa sobre libros dirigido por Emili Manzano y emitido por BTV entre el 2001 y el 2006. Y era especialmente fan de un tipo que salía hacia el final del programa con una pequeña libreta en la mano de la que sacaba historias fabulosas. "A mí me gusta saber de todo y ese colaborador siempre contaba cosas especiales -dice Gil-. Hice un esfuerzo por memorizar su nombre, que no es fácil: Javier Pérez Andújar".

Es cierto que a Gil le gusta saber de todo: comparece con una vieja edición de Alianza de 'Enciclopedia del saber antiguo', de Zolar. 

En el lavabo

Y como le gusta saber de todo se apuntó a un curso para aprender a manejarse bien en internet y con herramientas digitales enfocadas a la música, que al fin y al cabo es de lo que más sabe. Los amigos la empujaron a abrirse un perfil en Facebook, donde comenzó a colgar canciones de las 'Bathroom sessions', así bautizadas porque las grababa en el lavabo de la casa familiar en Montcada. "Es que empezaron a llover niños de mi hermana y solo en el lavabo encontraba tranquilidad. Además resultó ser una caja de resonancia que amplificaba la guitarra eléctrica sin necesidad de enchufarla".

Momento mágico: cuando Gil iba a pedirle amistad por Facebook al tipo de 'Saló de lectura' con el nombre difícil de memorizar, este se la pidió a ella. Huelga señalar que la amistad rebasó pronto el ámbito de la red social de marras.

Robo cultural

Gil es miembro de la Associació de Músics del Carrer i del Metro de Barcelona  (AMUC). Ahora toca en el suburbano, pero antes lo hizo en las calles, mayormente de Cerdanyola. "A Dani Roto, un bluesman sensacional, le debo haber sobrevivido a las calles. El fue mi guía allí". Aunque el metro "es muy difícil", la calle lo es mucho más. En el metro ha detectado una cosa: "Si de algo puedes estar seguro, es de que una mujer con cazadora de cuero rockera no te va a dar nada". Lo de la 'chupa' sí que es apropiacionismo cultural, ¡si hasta Laura Borràs lleva! "Cualquier cosa que tenga espíritu libre, la van robar". Por frases como esta deslumbró Gil a Pérez Andújar. O como esta: "Yo entiendo la canción de rock and roll como un huevo frito". ¿Perdón? «Sí, o te sale bien o la tiras a la basura y vuelves a empezar".

Gil pasó de vivir en el paseo de Gràcia a hacerlo en Montcada a finales de la década de 1970. Allí comenzó a tocar "de todo" con los chavales del pueblo, muchos de ellos muertos hace tiempo a causa de la heroína, y a escaparse a Barcelona, donde se introdujo "con 14 o 15 años" en los primerísimos círculos punk. Los que frecuentaban el Texas, verdadero antro hoy conocido como Sidecar. Y al frente de Sentido Común la tenemos en los primeros años de la década de 1980. Aunque parecía un grupo con posibilidades, no pasó de grabar maquetas. "El punk en Barcelona se convirtió en una secta y me quedé más sola que la una". Fin de etapa.

Lo siguiente que se supo de Gil fue que tenía una banda llamada General Básica. Eran los tiempos del amanecer 'indie' y de nuevo apuntaba potencial el conjunto. Mismo final.

Irreductible, Gil nunca ha parado de progresar como música y compositora. "Ahora puedo decir algo que tampoco puede decir  mucha gente: soy una artista de rock and roll".