Ir a contenido

CRÓNICA DE CONCIERTO

Las bandas sonoras de Hans Zimmer abarrotan el Sant Jordi

El compositor acabó haciendo una aparición estelar en un concierto audiovisual con orquesta, coro y proyecciones

Juan Manuel Freire

Concierto de música de Hans Zimmer en el Palau Sant Jordi. 

Concierto de música de Hans Zimmer en el Palau Sant Jordi.  / ÁLVARO MONGE

Hans Zimmer es lo más parecido a una estrella del rock que existe en la banda sonora actual. Pocos compositores de cine pueden alardear de haber hecho enloquecer al público de Coachella, como él hizo en el 2017. Y pocos podrían llenar el Sant Jordi hasta la bandera con un concierto basado en su música, pero en el que, en principio, el compositor no está presente.

Tampoco es que aquí hubiera pocos ganchos: 'The world of Hans Zimmer – A symphonic celebration', el espectáculo que aterrizó en Barcelona el viernes, es una traslación suntuosa y sofisticada de buena parte de su mejor repertorio al formato de orquesta en vivo (espléndida Orquesta Sinfónica del Teatro Bolshoi de Bielorrusia), con proyecciones de escenas seleccionadas por Zimmer y vídeos explicativos grabados en su estudio en Los Ángeles.

Para Zimmer, es algo personal. El director de orquesta, Gavin Greenaway (hijo del gran compositor pop Roger Greenaway, enorme talento del Tin Pan Alley), ha respaldado a Zimmer en infinidad de sus trabajos. Participa la gran Lisa Gerrard (Dead Can Dance), voz emblemática de 'Gladiator'. Algunos músicos solistas son gente de su confianza, como el multiinstrumentista Pedro Eustache y la percusionista Lucy Landymore. 

Si sumamos las voces del Coro de la Radiotelevisión de Bielorrusia, nos da un centenar de personas en escena. Este último hizo su aparición tras las pantallas verticales para dar espiritualidad a la suite de 'Rey Arturo', tras una recreación de temas de 'El caballero oscuro' con viento metal gloriosamente tenue. El guitarrista Amir John Haddad demostró virtuosismo en la guitarra flamenca en 'Seville', de 'Misión: Imposible 2', por suerte sin imágenes de fallas en pantalla. Del filme de John Woo sonó también 'Injection', primer tema de la noche con Gerrard.

Tras un momento de romanticismo de cortinas blancas con 'Pearl Harbor', llegó la sección Ron Howard de la noche: vídeos de los dos colegas en casa y música de 'Rush' y 'El código de Da Vinci', según contó Zimmer, un repaso a su boceto inicial para todo el 'score', que parece de una película mejor que esa.

El mundo de Hans Zimmer es amplio y no se queda en la oscuridad y la épica. Algo que recordó, tras el intermedio, un bloque dedicado a sus labores en la animación familiar ('Madagascar', 'Spirit', 'Kung fu panda'), al que siguió una suite de la comedia romántica 'The holiday (Vacaciones)'; también una historia de amor es 'Hannibal', de ahí esa música de bello lirismo.

Para la recta final quedaron algunos de los momentos más esperados, como espectaculares suites de 'El rey león' y 'Gladiator', ésta con Gerrard en el centro, o una toma del 'Time' de 'Origen' que vino con sorpresa. En principio, debíamos conformarnos con ver a Zimmer en diferido, tocando el piano en vídeo, pero acabó apareciendo sobre el escenario para aportar la guitarra eléctrica y lucir camiseta de Ennio Morricone. Hubo luego una explosiva suite de 'Piratas del Caribe', pero el clímax ya había pasado.