Ir a contenido

ENTREVISTA

La Polla Records: "No vamos a cambiar ni una coma de nuestra letras"

La banda de punk radical vasco regresa con un recopilatorio de 19 temas históricos y una gira que visitará el Palau Sant Jordi de Barcelona

Beatriz Martínez

La Polla Records vuelve tras 16 años. / JOSÉ LUIS ROCA (VÍDEO: EUROPA PRESS)

Vuelve La Polla Records después de 16 años en silencio para celebrar su 40 aniversario. La banda de rock radical vasco regresa con un nuevo disco titulado 'Ni descanso ni paz', un recopilatorio para el que han regrabado, sin miedo a la censura, los diecinueve temas más significativos de sus tres primeros trabajos incluyendo una canción nueva, que da título al álbum, compuesta por Evaristo Páramos especialmente para este regreso. Además, la banda ha anunciado las fechas de una gira especial que pasará cuatro ciudades, Valencia, Madrid, Bilbao y Barcelona, en el Palau Sant Jordi, y que contará con la participación de Enrique Villarreal, 'El Drogas', de Barricada, como artista invitado.

En los últimos tiempos se ha reivindicado la importancia de La Polla Records incluso más que en el momento en que estaban activos.
Mucho más. Pero no hay que darle importancia. Es una cuestión de higiene mental, porque uno también tiene ego y es peligroso. Siempre intento centrarme en lo que hago en cada momento y no montarme rollos trascendentes ni retrospectivos.

"Estamos como atrapados, los movimientos de la extrema izquierda ayudan a la extrema derecha. Y así sucesivamente, es un círculo miserable"

Ustedes surgieron en los 80, tras la dictadura, en un momento de reivindicación de las libertades, y ahora vuelven precisamente cuando se produce un ascenso de la ultaderecha.
Coincide, están coincidiendo un montón de cosas. Hay en estos momentos una ceremonia de la confusión. Es como si fuéramos un montón de peces atrapados, cualquier movimiento da dinero, da igual que protestes o no protestes. Estamos como atrapados, los movimientos de la extrema izquierda ayudan a la extrema derecha. Y así sucesivamente, es un círculo miserable que se retroalimenta. En realidad, seguimos igual que siempre.

Igual que sus letras, que siguen vigentes.
¿Qué cosa más triste, ¿no? Que todo siga igual, que nada se haya superado y que todo vaya hacia atrás. Hay un sistema de exterminio a diferentes velocidades, aunque no seamos conscientes.

¿Le tienen miedo a la ley mordaza?
No, no vamos a cambiar nada, ni siquiera los juramentos machistas y sexistas.

Han anunciado su regreso a través de las redes sociales. ¿Qué relación tiene con ellas?
Las redes sociales son una nueva manera de control. Cada época tiene una, y ahora nos ha tocado esta. La gente las utiliza para desahogarse, como el fútbol, y te quedas de la hostia. Pero también muchos están esperando la más mínima oportunidad para ofenderse.

Háblenos de la nueva canción, en ella expone todo lo que piensa del panorama actual.
Quería sacar mi viejo tema de cómo está el mundo facundo. Quería plasmar un rollo mío personal muy chungo que había hecho como si fuera un poema, y lo que hice fue simplificarlo en cuatro frases que se resumen en: “La tecnología nos ha derrotado, el capitalismo te va a devorar”. Puedes incluso cambiar el orden, que significa lo mismo. Yo creo que solución de este mundo no está en Internet, es más una cuestión local. Es mejor aclararse en un sitio pequeño que en uno grande para tomar decisiones.

¿Por qué han decidido regrabar los temas?
Los tres primeros discos tenían un sonido terrible, y eso siempre ha sido una espinita para mí. Ves el de los Sex Pistol y el nuestro… y joder, hay una ligera diferencia de cojones entre ambos. Pero vamos, hasta llegar a Gatillazo, mi grupo actual, no he estado contento al cien por cien el sonido de ningún disco.

¿Por qué se desintegró La Polla Records?
Por una discusión gilipollas en el local de ensayo un verano que hacía un calor horroroso. Hemos estado un montón de años separados hasta que nos hemos dado cuenta de que era una tontería.

"Somos punkis y podemos fallar, pero te jode un poco el orgullico meter cagadas en medio de un concierto"

Además de celebrar el 40º aniversario, ¿era un momento oportuno para volver?
Siempre nos ha gustado el cachondeo. Y ahora tenemos la oportunidad de echarnos otra vez unas risas, en un nuevo momento, en un nuevo escenario, para ver qué pasa. Supongo que la edad no perdona, pero no hemos sido nunca un grupo de hacer muchos shows, ni muchas coreografías en el escenario. Yo me he dado auténticos palizones, pero era efecto de las vitaminas (ríe).

¿Cómo han trabajado esta vuelta a los escenarios?
Era necesario volver a los ensayos continuos para salir a tocar lo más dignamente posible, porque tampoco somos un grupo extraordinario. El batería y el guitarra pertenecen a otra generación y ya tocan mejor, pero La Polla fue un grupo que siempre necesitó ensayos. Es lo que me preocupa principalmente. A ver, que somos punkis y podemos fallar, pero te jode un poco el orgullico meter cagadas en medio de un concierto. Nos costó doce años parecernos un poco a Los Ramones, en eso de tocar todas las canciones seguidas, y ahora volvemos dieciséis años después y al menos aspiramos a lo mismo, a tener un rollo contundente, con buen sonido, qué menos.

¿Y la voz?
Siempre he sido mal cantante, tengo voz de rata afónica. Lo comprobé la primera vez que me escuché, pero bueno, me apaño. Lo que no voy a hacer es como estos grupos que vuelven y bajan dos tonos porque no llegan. Si no llego, no la canto y punto.

El formato de conciertos que ofrecerán es en grandes espacios, ¿no contrasta un poco con su espíritu punk?
Estas cosas de grandes eventos siempre me dan apuro. En la rueda de prensa parecía Lady Di: “Mira aquí, saluda allá”. Lo veo como una curiosidad, está bien. Pero nosotros somos como el Huesca, es la primera vez que subimos de categoría, y vamos a ver qué pasa, pero nada más. La idea no sería quedarse, solo darnos el gusto de estar por una vez en primera división.

¿Qué supuso la heroína en su generación?
Creíamos que molaba porque la tomaban los de la Factoría Warhol, Lou Reed, los New York Dolls, Johnny Thunders… hay un par de libros de Johnny Rotten que cuenta eso muy bien. Básicamente, nos timaron como a tontos.