Ir a contenido

LO QUE NO SABÍAS DE...

Las mejores curiosidades de 'Mula', el nuevo filme de Clint Eastwood

El protagonista está basado en un personaje real, un anciano que transportaba droga para un cártel

En el reparto de la película también figuran la hija del director, Alison, y su yerno, Clifton Collins Jr.

Eduardo de Vicente

Clint Eastwood interpreta a un anciano que transporta droga.

Clint Eastwood interpreta a un anciano que transporta droga. / WARNER BROS

Uno de los estrenos más atractivos de la semana es Mula, la nueva película escrita y dirigida por Clint Eastwood  y en la que cuenta con un completo reparto que incluye a Bradley Cooper, con quien repite tras El francotirador, Dianne Wiest (habitual en el cine de Woody Allen) y Andy Garcia (El Padrino 3).

El veterano actor interpreta a un anciano florista que ha sido un desastre como padre e intenta ser un buen abuelo. Por ello acepta transportar en su coche un cargamento que desconoce a cambio de dinero para contribuir económicamente a la boda de su nieta. Paralelamente, un nuevo agente de la DEA intenta ganar puntos y está cercando a los reyes del narcotráfico. El filme contiene múltiples curiosidades que vale la pena descubrir.

-El origen: El filme está basado en un personaje real, Leo Sharp, un excombatiente de la segunda guerra mundial que con 80 años se convirtió en uno de los transportistas más rentables del cartel de Sinaloa (México). Era un tipo que siempre pasaba desapercibido y los traficantes lo adoraban, por lo que lo recibían como a un rey y le dejaban hacer lo que quisiera, asegura el guionista. Su historia fue relatada en un artículo escrito por Sam Dolnick en el New York Times que sirvió de punto de partida para la película.

El protagonista se inspira en Leo Sharp, un excombatiente octogenario. /EUROPA PRESS

-Basadas en hechos reales. Eastwood parece que tenga predilección recientemente por rodar filmes inspirados en hechos reales. Todos sus últimos filmes como director lo demuestran: J. Edgar, Jersey Boys, El francotirador, Sully 15.17: Tren a París.

-El director inicial. En principio, el proyecto iba a ser realizado por Ruben Fleischer (Bienvenidos a Zombieland, Venom), pero se apartó del mismo cuando supo del interés de Eastwood.

-El guionista. El protagonista es un tipo solitario, veterano de guerra, escéptico, imprevisible, que no se adapta a las nuevas tecnologías, no acepta las normas que le marcan y va por libre, siguiendo su propio estilo. Es irónico, socarrón y hace reír. Más de un crítico ha querido ver que su personaje podría ser una extensión del de Gran Torino. El guionista de ambas es el mismo, Nick Schenk. Parece que le tiene cogida la medida al actor.

-¿La vida de Eastwood? El actor asegura que otro de los atractivos de su personaje es que fue un hombre que falló a su familia, con lo que se sintió identificado. “Fui un padre horrible, un marido horrible. Creí que era más importante ser alguien fuera que ser el fracasado que era en mi propio hogar”, reconoce.

Alison Eastwood interpreta en el filme a la hija del protagonista. WARNER BROS

-La familia, lo primero. Por eso, uno de los mensajes del filme es que hay anteponer la familia a todo. El realizador lo ha hecho realidad contratando a su hija Alison para que haga el papel de… su hija y a su yerno, Clifton Collins Jr. (casado con su hija Francesca), para dar vida a Gustavo, uno de los miembros del cártel.

-Haz conmigo lo que quieras. Cuando Andy Garcia recibió la noticia de que Eastwood lo quería en su filme aceptó a ciegas asegurando que estaría dispuesto a hacer cualquier papel con tal de trabajar con él.

-Dos hombres y un destino. Resulta curioso que dos grandes actores hayan coincidido últimamente en la pantalla interpretando a delincuentes octogenarios: Eastwood y Robert Redford (The old man & the gun). Pero también en los últimos años han llegado otras películas con repartos repletos de veteranos dedicados al robo como Rey de ladrones o Un golpe con estilo, ambas con Michael Caine. ¿Será una nueva tendencia?

-La emoción de trabajar con un mito. Bradley Cooper cuenta que lloró un par de veces viéndole trabajar. Incluso en una escena que rodaba con él tuvo que alejarse porque su personaje no debía emocionarse en ese momento.

Bradley Cooper asegura que se emocionó al rodar una escena con Eastwood.

 -Clint, en forma. Cooper asegura que, pese a sus 88 años, Eastwood estaba en plena forma durante el rodaje: “saltaba de la silla como un canguro, pero cuando se convertía en Earl se transformaba en alguien de su edad porque, en realidad, aún es un auténtico atleta”.

-Un director práctico. El actor Michael Peña explica que Clint tiene toda la película en su cabeza. “No malgasta el tiempo en tomas que podría usar, solo rueda las que sabe que va a utilizar. Es un buen narrador y tiene muy buena memoria, así que le bastan dos o tres tomas para conseguir lo que quiere”.  

-El director músico. Dianne Wiest, que interpreta a su mujer, asegura que fue como trabajar siguiendo un ritmo porque él es también un músico. “Te trata con una dulzura infinta, te sientes como una nota de jazz y, como todos lo que lo rodean han aprendido sus respectivas notas, las cosas siguen a buen ritmo”.

Wiest asegura que trabajar con Eastwood es como hacerlo con un músico. WARNER BROS

-El rodaje y el Mundial de Fútbol. El actor argentino Ignacio Serricchio tuvo dudas para aceptar participar porque tenía planeado acompañar al equipo de su país al Mundial de Rusia. Pero explica que “Argentina no lo hizo nada bien, así que fue la mejor decisión”. Eastwood se enteró y se lo recordaba durante el rodaje para mantener la tensión entre su personaje y el de Earl. “Justo antes de una escena, antes de empezar a filmar vino hacia mí y creí que me iba a dar alguna indicación, pero me dijo: ¿Cómo pudisteis perder por 3-0 contra Croacia? Y se fue. Sabía que eso me pondría furioso, pero aún no estoy seguro de si era una estrategia o solo se estaba divirtiendo”.

-El abuelo de Clint. Eastwood reconoce que no sentía pasión precisamente por los lirios como su personaje, pero lo comparó con el trabajo de su abuelo en su granja de pollos e incluso imitó su manera de andar para interpretarlo.

Para crear su personaje, el actor se inspiró en su abuelo.

-El milagro de las flores. El responsable del diseño de producción, Kevin Ishioka explica que para las escenas con las flores tuvieron que encontrar un lugar real, poder filmar allí en la mejor época del año y esperar que el clima se ajustara a su calendario. La semana antes de que llegaran, llovió casi todos los días, pero el sol coincidió con la llegada del equipo. La noche antes del rodaje, las flores no habían florecido, lo que le provocó un gran estrés, pero mágicamente se abrieron a la mañana siguiente.

-Clint conduce. Las escenas de carretera se rodaron con las dos camionetas de Earl, la vieja y la nueva, durante un viaje de tres días por Nuevo México, Colorado y Chicago para mostrar los campos de maíz, las vacas en los pastos, el desierto y los caminos. Durante esos días, Clint se puso al volante y conducía mientras cantaba viejas canciones.

Los planos de carretera se rodaron a lo largo de tres días. / WARNER BROS

-Canciones antiguas. La banda sonora está compuesta por diversas canciones de los 60 que casi siempre suenan en la camioneta mientras Earl conduce. Entre ellas se encuentran More today than yesterday de Spiral Starcase, On the road again de Willie Nelson, Dang me de Roger Miller y el popular tema Ain’t that a kick in the head en versión de Dean Martin.