Ir a contenido

ESTRENO EN EL TNC

Clara Segura se transforma en 'La bona persona de Sezuan'

Oriol Broggi dirige la gran parábola laica de Brecht con un destacado reparto de 12 actores y cuatro músicos

Marta Cervera

Clara Segura y Joan Carreras, en ’La bona persona de Sezuan’, en cartel en el TNC.

Clara Segura y Joan Carreras, en ’La bona persona de Sezuan’, en cartel en el TNC. / DAVID RUANO

Al director Oriol Broggi los títulos de aire oriental le van. En el último Grec se encargó de 'El poema de Guilgamesh' y en el 2004 montó ‘L’orfe del clan dels Zhao’. Este jueves estrena en el TNC ‘La bona persona de Sezuan', de Bertolt Brecht (1898-1956). Este dramaturgo clave del teatro del siglo XX situó en la lejana China la obra para hablar de lo que ocurría en su país, Alemania. Escrita desde el exilio entre 1938 y 1940 esta punzante parábola laica sobre el bien y el mal tiene como protagonista a Shen Te, una prostituta de buen corazón.

El rol protagonista supone todo un reto que en Catalunya han interpretado antes grandes actrices como Núria Espert y Anna Lizaran. En esta ocasión Clara Segura ('Nit i Dia') encarna este personaje que se desdobla en dos. Hacer de Shen Te y Shui Ta ha sido "un regalo". Se ha divertido mucho haciendo este rol femenino que se traviste de hombre. "Es un gran placer poder interpretar a la vez a un hombre y a una mujer aunque no deja de resultar curioso que necesite transformarse en hombre para poder frentar su exceso de empatía". 

Joan Carreras y Clara Segura en 'La bona persona de Sezuan'. / DAVID RUANO

   

Toni Gomila encarna al aguador Wan y Joan Carreras al aviador Sun, otros destacados personajes en un reparto donde el resto de intérpretes asumen más de un papel. La mayoría son afines a LaPerla29, la productora de Broggi, cuyo escenario natural está la Biblioteca de Catalunya: Míriam Alamany, Màrcia Cisteró, Jordi Figueres, Mercè Pons, Albert Prat, Clara de ramon, Marc Rius, Xavier Ruano y Ramon Vila.

¿Se puede ser bueno?

Todo empieza cuando los dioses visitan la Tierra en busca de buenas personas. Ella, la única que lo demuestra ofreciéndoles cobijo, es recompensada con un dinero que utiliza para comprar un estanco y dejar la mala vida. Pero cuando todos los holgazanes se acercan a ella para aprovecharse de su buena fortuna, decide cambiar. Se inventa la existencia de un primo, Shui Ta, un alter ego masculino con el fin de velar por ella y su negocio. Pero Shen Te tampoco puede dejar de ser ella al 100%, su parte bondadosa sigue haciendo de las suyas, algo que le acarreará numerosos problemas. ¿Es compatible la bondad con una vida digna? ¿Pueden sobrevivir las almas buenas en un mundo capitalista?

"Me ha sorprendido la riqueza de Brecht. Más allá del distanciamiento que crea con sus personajes, tiene una poesía brutal. La obra contiene una de las mejores escenas de amor pero no está escrita de manera frontal", ha señalado Segura. La pieza tiene de todo: momentos hilarantes, emoción, filosofía, música...

El trabajo en los ensayos ha sido intenso pero también agradecido. "Es mucho más potente de lo que pensaba cuando empezamos a profundizar en ella. ¡Hay un juego constante!" Los actores rompen a menudo la cuarta pared para dirigirse directamente al público. Joan Carreras, que se ha unido por primera vez a la 'troupe' de Broggi se ha sentido muy cómodo con ellos. "Su dinámica de trabajo tiene mucho que ver con ese concepto del juego, algo que permite huir del dramatismo y de esa autodificultad que a veces nos imponemos los actores", asegura. "Los personajes son un receptáculo donde puedes entrar y salir tanto como quieras, liberándote del psicologismo en cierta manera", añade encantado con la experiencia.   

Es una obra curiosa que invita a reflexionar. "Empieza como una gran comedia y acaba como una gran tragedia", apunta Broggi, que ha contado con Joan Garriga, con quien ya trabajó en 'Bodas de Sangre', para crear la banda sonora en directo que sirve de hilo conductor. Utiliza los textos de las canciones de Brecht pero en lugar de música contemporánea suena "a folk y a los sonidos tradicionales de Oriente y de países del Este, con un punto de cabaret alemán", explica Garriga, quien la interpreta en escena junto a Francisco Barista ‘Rambo’, Marià Roch y Madjid Fahem.