Ir a contenido

ESTRENO

El TNC acoge el Shakespeare más feminista

Pere Planella ambienta 'Afanys d'amor perdut' antes de la primera guerra mundial, cuando las mujeres luchaban por la igualdad

El director celebra sus 50 años de trayectoria profesional con el estreno de esta nueva producción con nueva traducción de Salvador Oliva

Marta Cervera

Un momento de la representación de ’Afanys d’amor perdut’

Un momento de la representación de ’Afanys d’amor perdut’ / DAVID RUANO

Shakespeare vuelve al TNC con 'Afanys d'amor perdut', una nueva producción dirigida por Pere Planella que celebra sus 50 años de trayectoria profesional con esta comedia de enredos amorosos. La Sala Petita acoge a partir del día 17 y hasta el 24 de febrero el montaje, con una nueva traducción de Salvador Oliva, todo un referente en la adaptación de clásicos, que ha liberado el texto de la rima aunque la ha conservado en las canciones y las poesías satíricas. La puesta en escena está ambientada a principios del siglo XX, en aquel periodo antes de la primera guerra mundial donde las mujeres sufragistas peleaban por la igualdad, una época de cambio marcada por el marxismo, la revolución industrial e inventos como la electricidad, el teléfono, el gramófono y hasta los patinetes a motor...

"Shakespeare fue un gran defensor de las mujeres, lo demuestran muchos de sus grandes personajes femeninos", apunta Oliva. "En esta obra ellas son mucho más inteligentes. Ellos son unos tontos cultos".

En el texto original, el rey de Navarra se prohibe mujeres y placeres mundanos para concentrarse en los estudios junto a otros tres caballeros. Pero la llegada a la corte de la princesa de Francia y sus damas pondrán a prueba sus principios, cuando les visiten para discutir sobre unos territorios en litigio. Sara Espígul, Mima Riera -que ha compaginado ensayos con su bebé, que ya tiene cinco meses-, Sílvia Forns y Maria Calvet harán valer su ingenio ante quienes les impiden la entrada a la corte.  Arnau Puig, Peter Vives, Aleix Melé y David Anguera encarnan al rey y sus hombres de confianza. Completan el reparto Carles Martínez Queralt Casassayas, Oriol Genís, Laura Pau y Pep Anton Muñoz.  

"Sería interesante que la gente joven vienera a verla para darse cuenta de que Shakespeare siglos atrás ya empoderó a la mujer con obras como esta donde ellas cortan el bacalao y deciden qué, cómo, cuando hacer las cosas", destaca Sara Espígul, que encarna a la princesa de Francia. "Basta ver el primer zasca que le lanza que le lanza la princesa al rey, mi personaje, que se propuesto la animalada de pasar tres años encerrado dedicado al estuido y a aprender el amor de los libros", añade Arnau Puig.   

Conectada con el tiempo actual

Para Planella "esta obra conecta con el momento actual que, más que líquida, ya está en fase gaseosa. Vivimos una época de caos". Aunque no tiene gran contenido político le interesaba mostrar a ese enfrentamiento "entre esas mujeres llenas de ingenio, con carácter, seguras y sin complejos con esos tontos cultivados, ingenuos y superficiales que dibuja Shakespeare".

Esta fue una de las primeras comedias que escribió el bardo inglçes cuyo montaje Planella quiere dedicar a dos amigos, Jordi Mesalles (1953-2005) y Ricard Salvat (1934-2009). "Dos grandes directores escénicos que nunca pudieron trabajar en el TNC para vergüenza de este país", ha lamentado Planella, co-fundador del Teatre Lliure e impulsor de la compañía Zitzània Teatre. 

El espacio escénico, diseñado por Bibiana Puigdefàbregas, Adelina Casanova y UDEU Arquitectura, es "un cuadro de colores", afirma el director. Un espacio sencillo y despejado donde los elementos escénicos van apareciendo como por arte de magia. "La obra sucede en un no lugar, como si fuera un claro en el bosque lleno de luminosidad, color y dinamismo", explica Puigdefàbregas. 

Temas: TNC