29 mar 2020

Ir a contenido

INTERFERENCIAS

Sitges 2018: la jornada del viernes, en píldoras

De la intensa resurrección de una franquicia a los títulos de la maratón sorpresa

Juan Manuel Freire y Julián García

Laurie Strode contra Michael Myers en ’La noche de Halloween’. 

Laurie Strode contra Michael Myers en ’La noche de Halloween’. 

Halloween's back (alright)

¿Puede ser una película, a la vez, profundamente innecesaria y realmente buena? Puede serlo, como ejemplifica 'La noche de Halloween', secuela tardía del clásico homónimo de Carpenter de 1978, de nuevo con Jamie Lee Curtis en el papel de Laurie Strode, quien ve la oportunidad de cobrarse su venganza por los acontecimientos de hace cuatro décadas. Salvo por un par de detalles, el director David Gordon Green no juega a la autoconciencia irónica, sino al terror auténticamente perturbador: la figura de Michael Myers vuelve a dar miedo. Con esta nueva 'Halloween' se pasa bien, pero sobre todo se sufre, porque sus autores han tenido la feliz idea de enfrentar al monstruo con personajes creíbles, bien construidos, interpretados con deliciosa naturalidad. Son casi dos horas de emoción sin altibajos.


El nuevo chip prodigioso

Ya desde antes de empezar, con una voz sintética leyendo los créditos iniciales al estilo del 'E=MC²' de Giorgio Moroder, se veía venir que 'Upgrade' iba a ser algo grande. Y, en efecto, la vibrante película de Leigh Whannell despertó el necesario entusiasmo de una audencia entregada a su sentido de la diversión bien entendida. En un futuro cercano, con la biotecnología aplicada a la (supuesta) mejora del ser humano, un tipo (Logan Marshall-Green) y su esposa son atacados por un grupo de villanos biónicos; ella muere y él queda tetrapléjico, pero un chip prodigioso experimental le permitirá volver a andar y, de paso, convertirse en un cyborg que se comunica verbalmente con su implante –ese timbre de voz a lo Hal 9000– en su búsqueda de los agresores. Escenas de acción de locura, insólitas rotaciones de cámaras, carisma a mansalva y, en fin, diversión a porrillo. Para aplaudir y quedarse sin manos. Quizá algún día sea un clásico.


La traca final

Ya se conocen los títulos que compondrán la tradicional (y muy esperada) Maratón Sorpresa en la madrugada del sábado al domingo. No pueden ser más diversos: 'Malos tiempos en El Royale', en la que el director Drew Goddard juega con el cine negro como en 'La cabaña en el bosque' jugaba con el terror; 'Illang: The Wolf Brigade', la adaptación del manga 'Jin-Roh' a cargo del director de 'A bittersweet life', Kim Ji-Woon, y la última entrega de la saga 'slasher' 'Hatchet' de Adam Green, titulada 'Victor Crowley'. Tras estas proyecciones, todo serán (gloriosas) reposiciones.