Ir a contenido

ANUNCIO DE PROGRAMACIÓN

Picasso y Picabia, juntos por primera vez este otoño en la Fundación Mapfre

La fundación prepara retrospectivas de los fotógrafos norteamericanos Berenice Abbott y Richard Learyord y abre la posibilidad de mostrar una exposición de pinturas pasteles en el 2019

Natàlia Queralt

Detalle de la obra ’Los pichones’, de Picasso. Abajo, óleo sobre lienzo de Picabia.

Detalle de la obra ’Los pichones’, de Picasso. Abajo, óleo sobre lienzo de Picabia.

Si Pablo Picasso creyó en la pintura figurativa y, al final de su carrera, la mayoría de su obra se compuso de retratos; Francis Picabia, como integrante del movimiento dadaísta, perteneció a la vanguardia radical y quiso, como fuese, dinamitar la idea tradicional del arte. La Fundación Mapfre presenta Picasso-Picabia, la exposición estrella de este otoño en Barcelona que reflexiona por primera vez sobre las similitudes entre ambos artistas, aparentemente antitéticos. La muestra que reúne 150 obras forma parte del proyecto Picasso-Méditerranée impulsado por el Museo Nacional Picasso de Paris. El único antecedente que combina ambos artistas es la película Esencia de verbena dirigida por Ernesto Giménez Caballero en 1930, que retrata la vanguardia española. La inauguración de Picaso-Picabia está prevista para el jueves 11 de octubre, en la Casa Garriga Nogués de Barcelona.

"Uno de los retos más complejos de esta exposición ha sido encontrar las obras que reflejaran estas similitudes", afirma el director de Cultura de la Fundación Mapfre, Pablo Jiménez Burillo. "Mientras que Picabia tuvo una época en que se acercó al cubismo, Picasso no cuenta con una etapa explícitamente dadaísta, pero sí que tiene una obra en que hay unos clavos dirigidos contra el espectador", añade. El diálogo entre Picasso y Picabia, ambos con raíces españolas, invita a reflexionar sobre por qué obras que tienen puntos en común van declinando hacia algo completamente antagónico. Mientras que Picasso retomó la tradición figurativa, Picabia convirtió sus últimas obras en manchas de color.

Entre los puntos en común destacan la ciudad de Barcelona, donde se encuentra la calle que inspiró la obra más célebre de Picasso y el lugar donde Picabia contribuyó a la publicación del primer número de la revista dadaísta 391 junto con otros compañeros de movimiento. Una de las obras que de forma más clara invita al diálogo es la serie conocida como Las españolas, señoras con peineta y mantilla, que Picabia pintó inspirándose en unas fotografías compradas en Barcelona.

Otras exposiciones en el 2019

De cara al año que viene, la Fundación Mapfre prepara una retrospectiva de la artista norteamericana Berenice Abbott, fotógrafa feminista de referencia en los años 20, para febrero y una muestra dedicada al fotógrafo Richard Learyord, que contará con obras encargadas expresamente para la exposición en junio.

En Madrid destaca la muestra Redescubrir el Mediterráneo, que analiza el mar como concepto central para la redefinición de la pintura a finales del siglo XIX y principios del XX. Y, también, una retrospectiva del fotógrafo argentino Humberto Rivas.

El director de Cultura de la Fundación Mapfre ha abierto la posibilidad de realizar una exposición de pinturas pasteles el año que viene, ya que empieza ha haber un consenso de que estas pinturas pueden viajar con medidas de seguridad extremas para proteger el color de las obras y reducir el impacto del movimiento. "Si conseguimos organizar esta muestra, se abrirá una oportunidad inexistente en la actualidad: se podrán contemplar pinturas pasteles que los museos nunca han prestado", apunta.  

Temas: Pablo Picasso