Ir a contenido

ACTUACIÓN EN BCN

Mariza, más allá del fado

La cantante portuguesa presenta en el Festival Jardins de Pedralbes, su último trabajo, 'Mariza', reflejo de casi 20 años de trayectoria musical

Natàlia Queralt

Mariza, en una imagen promocional

Mariza, en una imagen promocional / ISABEL PINTO

"Que en mi barrio me llamen fadista es un honor". Lo dice Mariza, la imponente artista y embajadora del fado, que ha convertido este género musical en un fenómeno de masas dentro y fuera de su país. Este miércoles, la cantante, de padre portugués y madre mozambiqueña, presenta su último trabajo, 'Mariza', en el Festival Jardins de Pedralbes, que, con un tono más intimista, refleja la madurez y la experiencia de casi 20 años de carrera.

Su primer disco, ‘Fado em Mim’, lo publicó en abril del 2002 con un discográfica holandesa después de recibir diversas negativas de sellos portugueses. El álbum vendió más de 120.000 copias y el fado volvió a lo más alto, encandilando a una generación de artistas y de público que, aparte de haber redescubierto este género tradicional, se enamoraron del nombre propio. "Si me preguntas cuál era mi juguete favorito de pequeña no tengo ni idea, pero recuerdo perfectamente mi primer fado: 'Os putos'".

En este último disco, que combina melodías tradicionales con nuevos temas, Mariza repite con el productor Javier Limón. "Nos hemos vuelto cómplices y es maravilloso haber conocido a alguien que me invita a dar pasos que sola no conseguiría", explica la cantante. Uno de estos pasos es la canción 'Oraçao', el primer tema que escribe la artista portuguesa y el más personal. "Durante toda mi vida he escrito prosa y poesía, pero nunca he tenido ganas de mostrarlo. Esta vez tampoco, pero entre Javier Limón y Tiago Machado [el compositor] me convencieron", reconoce la artista. "En la música busco cantar la verdad, mi verdad. Este disco podría haberse llamado perfectamente 'amor', porque hablo de mis experiencias cotidianas y ¿qué es un niño que crece sin amor?".

En el 2011 nació su primer hijo y Mariza asegura que la maternidad le ha cambiado la vida. "Ayer salí temprano de casa para coger el avión y mi hijo vino a mi habitación para darme un beso de despedida", cuenta la artista. "Él dice 'mi mamá es diferente' porqué sabe que me voy lejos a trabajar". Aunque reconoce que a veces la sociedad le hace sentir culpable por no pasar más tiempo con su niño, Mariza tiene claro que para ella cantar es como respirar y tener un hijo es vivir.

En Pedralbes, Mariza reproducirá la lógica de sus conciertos: empezar con emociones fuertes para ir suavizando el ritmo y que los espectadores vuelvan a casa más alegres de lo que han venido. "Esta noche voy a hablar poco para que mi música sea la protagonista y conmueva por ella misma", asegura la cantante, que ofrecerá un recital de presentación de sus nuevos temas, sin olvidar los grandes éxitos de su carrera. Después de esta parada en Barcelona, su gira sigue por los Estados Unidos. "Yo canto una música, que habla de lo sentimientos más íntimos que forman parte de todos los seres humanos". Por eso el fado no entiende de lenguas y es universal como Mariza.