Ir a contenido

A LOS 93 AÑOS

Muere María Dolores Pradera, gran dama de la canción

La cantante tenía a sus espaldas una trayectoria artística de casi 70 años y 40 discos

Beatriz Martínez

La cantante y actriz María Dolores Pradera ha fallecido este lunes en Madrid, su ciudad natal, a los 93 años de edad. / EFE

La actriz y cantante María Dolores Pradera (Madrid, 1924), una de las figuras más emblemáticas de la música en nuestro país y una de las grandes difusoras de la canción española, ha fallecido en su ciudad natal a la edad de 93 años. 

Con solo seis años marchó a Chile con su familia, pero volvió poco después a España, justo para vivir durante su adolescencia la guerra civil, una época que la marcaría para siempre. Tras fallecer su progenitor comenzó a dedicarse al mundo de la interpretación. Debutó como actriz secundaria en la película 'Mi vida en sus manos' (1943) y poco a poco fue escalando posiciones en títulos como el drama histórico 'Inés de Castro' (1944), 'Yo no me caso' (1944), de Juan de Orduña, su primer éxito, o 'Espronceda' (1945), donde coincidiría con Fernando Fernán Gómez, con el que contrajo matrimonio ese mismo año. Ambos volverían a trabajar juntos en la gran pantalla en la adaptación de una obra de Enrique Jardiel Poncela, 'Los habitantes de la casa deshabitada' (1946), de Gonzalo Delgrás, en 'Embrujo' (1948), junto a Lola Flores y Manolo Caracol (a los que siempre confesó tener mucho cariño) y en 'Vida en sombras' (1949), de Lorenzo Llobet Gracia.

Ambos artistas entraron a formar parte de los círculos intelectuales de la época, de las tertulias en el Café Gijón, mientras iban trabajando y haciéndose un nombre en el cine y los escenarios.

Los dos interpretaron sobre las tablas obras de Jardiel Poncela, José Zorrilla o Jacinto Benavente, aunque pasaron por muchas penurias económicas para salir adelante. En 1950, el propio Fernán Gómez la dirigió en 'Marido y medio', su segunda obra como dramaturgo. El matrimonio, que tuvo dos hijos, Fernando y Elena, duró 14 años, aunque su divorcio no se hizo efectivo hasta los años ochenta cuando se aprobó la ley.

El teatro le trajo a María Dolores Pradera más satisfacción que el cine, donde nunca llegó a sentirse cómoda, por lo que progresivamente fue abandonándolo. Sin embargo, durante esos años su actividad teatral fue abundante y satisfactoria, con obras de Arthur Miller o Miguel de Unamuno, incluso en 1954 pasaría a formar parte de la compañía del Teatro Nacional María Guerrero durante varias temporadas.

Durante esa época comenzaría también a practicar su faceta musical por la que finalmente sería internacionalmente conocida. Primero de forma tímida, amenizando las noches del Alazán, con una audiencia llena de caras conocidas dentro del mundo artístico como Francisco Umbral o Paco Rabal y un repertorio de canciones a través del que iría configurando su personalidad musical, a medio camino entre el género lírico y el folclórico.

A mediados de los años 60 se unió a Los Gemelos (Santiago y Julián López Hernández), con los que compartiría trayectoria durante más de treinta años. Comenzaría su leyenda tanto en España como en América Latina, donde también se convirtió en una auténtica institución. Interpretó temas de José Alfredo Jiménez, Violeta Parra o Miguel Matamoros, también le puso voz a Lorca y algunas de sus canciones se han convertido en clásicos populares como es el caso de ‘Amarraditos’, ‘Toda una vida’, ‘La flor de canela’, ‘El rosario de mi madre’ o ‘Fina estampa’, precisamente el tema con el que se retiró de los escenarios en el 2013 en una actuación de Miguel Poveda en Las Ventas. Colaboró en varias ocasiones con María del Mar Bonet y juntas grabaron 'Coloma blanca', con letra de Vázquez Montalban, con trozos en catalán y castellano.

Fue una mujer discreta en su vida privada y profundamente respetada en el ámbito musical. Quienes la conocieron han destacado su fina ironía a la hora de acercarse a los temas menos cómodos. En sus últimas entrevistas lamentó el estado en el que España se encontraba como consecuencia de la crisis económica, en especial la precaria situación de los jóvenes. En su faceta creativa nunca perdió la inquietud a la hora de impregnarse del espíritu de las nuevas generaciones. Cantó duetos con artistas pertenecientes a géneros muy distintos, como Rosana, Pablo Alborán, Amaia Montero o Enrique Bunbury. También con amigos más cercanos como Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Víctor Manuel o Ana Belén.

A lo largo de su carrera recibió muchos galardones. La Medalla al Mérito del Trabajo en el 2001, la de las Bellas Artes o la del Mérito Artístico, el Grammy Latino y el Premio Ondas a toda su carrera. Pero son sus 30 discos de oro, sus 40 álbumes, sus 70 años de trayectoria, en definitiva, los que hablan por sí mismos de la tremenda repercusión popular que tuvo esta cantante cuya voz y sofisticada elegancia escénica se han quedado incrustadas en el imaginario colectivo popular para siempre. 

Temas: Música

0 Comentarios
cargando