Ir a contenido

ESTRENO EN CANNES

'Han Solo' o la vulgarización del universo Star Wars

El 'spin-off' sobre el contrabandista más célebre de la galaxia no anda sobrado de personalidad y no hace contribución sustancial alguna a la saga de la que toma su nombre

Nando Salva

Los actores Aiden Ehrenreich y Emilia Clarke, con una persona disfrazada de Chewbacca, en Cannes.

Los actores Aiden Ehrenreich y Emilia Clarke, con una persona disfrazada de Chewbacca, en Cannes. / AP / ARTHUR MOLA

Desde que, hace unos años, las películas que llevan en el título las palabras Star y Wars empezaron a estrenarse a razón de una por año, la fuerza de la costumbre trajo consigo un riesgo real para la mitología creada por George Lucas: que, tarde o temprano, el mero hecho de pertenecer a ella dejara de garantizar a esos títulos el estatus de película-acontecimiento. El circo montado este martes por la noche en el Festival de Cannes alrededor de su estreno deja claro que 'Han Solo: Una historia de Star Wars' va a esquivar ese peligro. Que lo vaya a hacer de forma merecida es otro asunto.

La película acompaña al héroe titular durante una serie de aventuras de juventud de gran importancia en su futuro como el contrabandista más famoso de la galaxia. A lo largo de una sucesión de momentos supuestamente cruciales presentados de forma rutinaria, lo vemos tomar contacto por primera vez con figuras esenciales en su carrera -Chewbacca, Lando Calrissian, el Halcón Milenario-, y junto a ellas emprende una misión de la que saldrá más idealista pero, paradójicamente, también más cínico.

Para hablar de 'Han Solo' resulta relevante recordar las dos grandes polémicas por las que la película se ha visto afectada durante su largo y accidentado proceso de gestación. En primer lugar, la sustitución en mitad del rodaje de Chris Miller y Phil Lord, que al parecer pretendían convertir la juventud de Solo en una comedia, por el veterano Ron Howard; en otras palabras, dos directores con un sello muy personal fueron relevados por uno que no tiene sello. En su carrera Howard ha dirigido varios 'blockbusters' pero nunca ha dado verdaderas muestras de saber manejarse en el cine de acción. Lo contrataron para hacer un apaño y eso es lo que ha hecho, pero en el proceso no ha mostrado sentido alguno del espectáculo visual. Como consecuencia de ello en ocasiones resulta difícil identificar quién hace qué en el interior del plano, o cómo. A algunas de las escenas, por así decirlo, se les ve el cartón. Otras lo ocultan únicamente porque están mal iluminadas.

Protagonista inexpresivo

La otra controversia, más reciente, vino en forma de cotilleo: una fuente anónima desveló problemas durante el rodaje a causa del bajo rendimiento del actor Alden Ehrenreich. A decir verdad, su cometido no era fácil: dar vida a la versión rejuvenecida de uno de los personajes más icónicos de la cultura pop. Y en su defensa hay que decir que al menos no trata de imitar a Harrison Ford. El problema es que en esta película solo hay un personaje con menos expresividad que el héroe del título, y se llama Chewbacca. Entre el resto, únicamente el joven Calrissian despliega verdadero carisma, y quizá eso sea algo que Disney debiera tener en cuenta a la hora de planear futuros 'spin-off'.

Pero quizá el gran problema de 'Han Solo' es que de algún modo vulgariza el universo Star Wars. 'El despertar de la fuerza' logró introducirlo a una nueva generación de fans; 'Rogue One' amplió lo amplió haciéndolo transitar por un nuevo género, el cine bélico; 'Los últimos Jedi' inició un relevo generacional en su seno; 'Han Solo' es una película de acción no particularmente sobrada de personalidad, y que no hace contribución sustancial alguna a la saga de la que no forma parte de pleno derecho pero sí, al menos, toma su nombre. Todavía habrá que esperar un año más para que, al frente del 'Episodio IX', J.J. Abrams se encargue de eso.

0 Comentarios
cargando