Ir a contenido

CITA CON LA HISTORIETA

El Salón del Cómic apuesta por los lectores del futuro

El nuevo espacio infantil del festival busca enganchar al público más joven con talleres y numerosas actividades

Las editoriales están publicando cada vez más títulos de historietas para niños

Anna Abella

Los lectores más jóvenes, este jueves en el espacio infantil del Salón del Cómic.  

Los lectores más jóvenes, este jueves en el espacio infantil del Salón del Cómic.   / JOAN CORTADELLAS

Iván tiene 10 años. Está sentado junto a un puñado de compañeros en una de las zonas destinadas a los diversos talleres repartidos en los 3.000 metros cuadrados del espacio Cómic Kids, la esperada novedad de esta edición del Salón del Cómic de Barcelona. Este jueves, en la primera jornada del festival, la tradicionalmente más floja de público, el grueso de los visitantes son, también tradicionalmente, los grupos escolares, que a primera hora ya guardaban bulliciosa cola para entrar. No lo saben, pero sobre ellos  recae la mirada de muchos adultos que anhelan convertirlos en los lectores del futuro, igual que ellos se forjaron como tales con los tebeos de su infancia. Pero volviendo a Iván: el chaval es el primero en acabar su tarea, dibujar un cómic bajo la premisa de “convertir a alguien de tu familia en superhéroe”, aclara un instructor de la Escola Joso de Cómic. Iván enseña orgulloso un folio donde ha dibujado un Capitán América. “Es mi padre”, revela. Al lado, otra hoja con un indescriptible ser de múltiples brazos. “Es Gru, y tiene muchas manos para hacer más daño”. Es, claro, el villano. Y con ambos personajes ha montado una historieta sobre viñetas: “Los dos se enfrentan y mueren. Y entonces baja un ángel que es Supermán y se tira un pedo”. Imaginación de futuro autor. 

“Si no tienes lectores jóvenes hoy no los podrás tener maduros y adultos en el futuro, ni tampoco podrás tener autores –señala Antoni Guiral, experto, divulgador de cómics y comisario del Salón-. No se trata de acercarles el cómic sino de casi sumergirlos en él porque es un medio que los niños asumen muy bien. Les entra por la vista y lo entienden a la primera. Y a través de él aprenden muchas cosas que de otra manera rechazan o les cuesta”. Ejemplos de temas difíciles tratados con exquisitez y efectividad, tanto que son una lectura que más de un adulto debería probar, son ‘Zenobia’ (Barbara Fiore), de Morten Dürr y Lars Horneman, sobre el drama de los refugiados y premiado en Dinamarca, o ‘Frank’ (Dibbuks), de Ximo Abadía, una más que necesaria forma de explicar la dictadura franquista y, por extensión, cualquier totalitarismo.     

Apuesta editorial

“Hay que destacar el importante esfuerzo de muchas editoriales que últimamente están publicando cada vez más cómic infantil”, recalca Guiral. Algo fácil de constatar dando un paseo por diversos expositores. El más casi pionero, por apostar por él desde hace una década, es Bang Ediciones, con su colección ‘Mamut’, de amplio catálogo y que lanza ahora nueva serie, ‘Mamut Listo’, sobre temas científicos.  

El número de novedades infantiles durante el 2017 solo significó el 5,7% del total de cómics publicados en España, según el informe anual de Tebeosfera, que este jueves presentaba en el Salón su impulsor, Manuel Barrero. Una cifra, según la asociación, “por debajo de lo deseado”. Sin embargo, sí vuelve a crecer el número de títulos editados: 200 frente a los 153 del 2016. 

Relanzamiento de Bruguera

En la apuesta editorial por el cómic infantil, aunque también por la nostalgia adulta, coincide la noticia, anunciada este jueves por el grupo Penguin Random House, de que relanzará los grandes clásicos de Bruguera, que forjó a lectores de tantas generaciones con sus tebeos. Será a partir de octubre, con 45 títulos al año, cuando aparezca 'Lo mejor de Vázquez', con sus míticos personajes como Las hermanas Gilda, Anacleto agente secreto o La familia Cebolleta; 'Lo mejor de sir Tim O'Theo', de Raf, y 'Lo mejor de las aventuras cortas de Mortadelo y Filemón', de Francisco Ibáñez, dibujadas entre 1958 y 1972. Antes de fin de año rescatarán también, entre otros títulos, una edición especial de Zipi y Zape, de Escobar

Mientras, la estadounidense Shea Fontana, con sus Super Hero Girls, será a partir de este viernes reclamo en la parada de ECC Ediciones. “Sus personajes son chicas que representan el empoderamiento de las mujeres”, apunta el editor David Fernández, responsable de la línea infantil, Kodomo, sobre una serie seguida especialmente por lectoras de entre 8 y 14 años. 

Cacas y pedos

De unos 12 años son el grupo que en otro taller de la Escola Joso, atiende, lápices en mano, al profesor, que les transmite que “dibujar puede ser como un juego” y les da nociones de cómo diseñar un personaje que ellos mismos escogen cómo quieren que sea. Más allá, otro taller entretiene a los chavales que dibujan sus propias chapas, que una maquina precinta al instante. Al lado, la colombiana Lorena Álvarez, con su novedad infantil bajo el brazo, ‘Luces nocturnas’ (Astiberri), se mueve, “desbordada y abrumada”, asegura, entre una veintena de pequeños que siguiendo sus indicaciones le dan a los lápices de colores y rotuladores sobre la moqueta verde. Enfrente, otro autor, un paciente Kiko Da Silva, sentado en una sillita infantil dibuja sobre una mesilla, casi sepultado por otro ‘intimidador’ grupo que le rodea y le pregunta. Da Silva también tiene nuevo libro para este público que en todos los talleres se muestra entusiasta. Es ‘Fiz. Curso de Cómic’ (Dibbuks), de atractiva estructura y divertido grafismo que les explica,  con un protagonista de su edad, cómo hacer una historieta, y lo hace, volviendo a lo escatológico que tanto gusta a los críos, a través de “cacas, pedos” y demás.