Ir a contenido

ÓPERA

Cena con Kaufmann

El tenor fue la estrella de una cena en el Foyer que recaudó 61.000 euros para la rehabilitación de la fachada del Gran Teatre del Liceu

Marta Cervera

Jonas Kaufmann en el breve discurso que ofreció en el Foyer antes de la cena para recaudar fondos para el Liceu.

Jonas Kaufmann en el breve discurso que ofreció en el Foyer antes de la cena para recaudar fondos para el Liceu. / TONI BOFILL

La noche para Jonas Kaufmann y el resto del reparto principal no acabó tras bajar el telón el pasado viernes. A todos ellos les esperaba una cena con melómanos y mecenas que pagaron 300 euros el cubierto para continuar la velada con el célebre tenor alemán tras su apoteósico estreno operístico en el Liceu con Andrea Chénier . El acto celebrado en el Foyer recaudó 61.000 euros que se destinarán a la restauración de la fachada principal del Gran Teatre. El objetivo es tenerla lista para la celebración del 20 aniversario de la reapertura del coliseo en octubre del año próximo con una nueva producción de Turandot.  Algo similar se había hecho antes con Plácido Domingo, incombustible as de la lírica que recaudó 66.700 y 112.500 en dos cenas con mecenas del teatro.

Kaufmann, a quien los asistentes se levantaron para aplaudir cuando llegó, cautivó tanto a los invitados como el barítono Carlos Álvarez y la soprano Sondra Radvanovsky, así como otros protagonistas de este montaje.

"Nunca había cantado una ópera en el Liceu y ahora sé lo que me he perdido. Les aseguro que volveré"

Jonas Kaufmann

Sonriente y feliz Kaufmann agradeció el cálido recibimiento del público en su debut operístico en el Liceu. Solo lamentó no haber venido antes. "Ojalá pudiera llevarme este público del Liceu conmigo a otros lugares", señaló todavía impresionado por lo vivido en la sala esa noche. "Nunca había cantado una ópera en el Liceu y ahora sé lo que me he perdido. Les aseguro que volveré", añadió en un breve parlamento antes de sentarse a cenar y hacerse mil y una foto con sus fans. Visto de forma elegante pero sin exagerar, Kaufmann sedujo con su simpatía y 'charme'. "Era la primera vez que cantaba con Sondra y Carlos pero tendré que hacer un hueco en mi agenda para buscar nuevas fechas para repetir esto", dijo el tenor a quien a quien  le quedan otras dos funciones de 'Andrea Chénier' en Barcelona con ellos, prácticamente agotadas pese a los exorbitantes precios.

Para Roger Guasch director general del Liceu, al final de su trayecto en su puesto, el éxito de Kaufmann ha servido para quitarse una espina tras haber sido criticado por no haber destinado suficientes recursos traer los mejores artistas al Liceu. También Christina Scheppelmann, directora artística del teatro, estaba radiante tras el apoteósico triunfo del número uno de la lírica del XXI. Tenerle en el Liceu con una gran producción de David McVicar para el Royal Opera demuestra que, superada la primera fase para poner a tono las finanzas del Gran Teatre, este es el camino a seguir. El Liceu necesita grandes voces y grandes noches de ópera como la del estreno de 'Andrea Chénier'. 

Desde que en el 2017 el Liceu las administraciones aportan al Consorci del Gran Teatre del Liceu un millón de euros para obras de estructura en el edificio. Con ello se espera afrontar tanto la renovación de la fachada como el cambio de sistema de aire acondicionado, entre otros.           

Solo la rehabilitación fachada costará 850.000 euros. Los 390.000 recaudados vía donaciones y publicidad alcanzan a cubrir la licitación de las obras de la fachada principal. Un proyecto de iluminación leed de bajo consumo energético y otro para poder admirar las vidrieras wagnerianas de Oleguer Junyent del Circulo del Liceu desde la calle Sant Pau completarán el proyecto de remodelación de la fachada del Gran Teatre.

El presidente de la Fundación Gran Teatre del Liceu, Salvador Alemany y los principales responsables del teatro compartieron la velada con los invitados entre los que estaban Juanjo Puigcorbé, diputado de Cultura de la Diputación de Barcelona; Joan Subirats, comisionado de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona y Eduardo Fernández Palomares, subdirector general del INAEM.

Entre los mecenas del teatro asistieron representantes de Gramona, Fundación Damm, Festival Castell de Peralada, Caves Torelló, Laboratorios Uriach, Puig, MACBA, Mediapro, Fundación la Caixa, Alfonso Cortina, Conde de Godó, Festival Castell de Peralada, Emiliano Suárez, Susana Gallardo, Abertis, La Caixa y RBA.

Temas: Ópera Liceu