Ir a contenido

FESTIVAL DE CINE DE BERLÍN

Isabelle Huppert tropieza en la Berlinale

La interpretación de la actriz francesa en 'Eva', dirigida por Benoit Jacquot, no resulta creíble en ningún momento

Nando Salvà

Isabelle Huppert, este sábado en la Berlinale durante la presentación de Eva.

Isabelle Huppert, este sábado en la Berlinale durante la presentación de Eva. / EFE / CLEMENS BILAN

Hay motivos de sobra para considerar a Isabelle Huppert una de las mejores actrices vivas. Porque ha sido premiada en todos los grandes festivales de cine; porque ha sabido dotar de cuerpo y de alma personajes instalados en extremos física y psicológicamente imposibles; y porque a lo largo de los últimos 40 años no ha habido película que no haya mejorado por el mero hecho de tenerla a ella en el reparto. Lamentablemente, ahora ya hay una: se llama ‘Eva’, la ha dirigido Benoit Jacquot y este sábado ha sido presentada a concurso en la Berlinale.

Se trata de una obra cuya existencia no hacía ninguna falta, por varios motivos. Uno, la novela homónima de James Hadley Chase en la que se basa, sobre un hombre que alcanza el éxito tras usurpar la personalidad de un escritor fallecido y que luego pierde la cabeza por una prostituta, ya sirvió de modelo en 1960 a una película de Joseph Losey protagonizada por Jeanne Moreau. Dos, pese a no haber envejecido particularmente bien aquella primera versión deja a esta segunda a la altura del betún. No tendría sentido compararlas ahora al detalle; bastará constatar que todo aquello en la película de Jacquot que supone una variación argumental respecto a la de Losey hace que la historia sea menos misteriosa y sutil y compleja, y más tosca y ridícula.

Sensación de histeria

Conviene señalar también que la nueva ‘Eva’ tiene una duración sustancialmente menor, y que para ahorrar metraje Jacquot no recurre precisamente al uso maestro de la elipsis; su método es que la película vaya a toda pastilla. Algunas escenas duran apenas 10 segundos, otras casi se terminan dejando a los personajes con la palabra en la boca. Puesto que además están rodadas con movimientos de cámara loquísimos y primeros planos exagerados y composiciones extrañas -y aderezadas del histrionismo del actor Gaspar Ulliel-, la película acaba transmitiendo una molesta sensación general de histeria.

Por lo que respecta a Huppert, su personaje en ningún momento resulta creíble. La primera Eva era una ‘femme fatale’ arrolladora gracias al misterio que la envolvía y a su belleza absolutamente irresistible –Moreau la encarnó con 32 años-. Interpretada por Huppert, que en marzo cumple los 65, la mujer no deja de hablar de su marido ni de sus clientes ni de la mala cara que hace por la mañana. En suma, decíamos, la actriz no solo no mitiga los problemas de la película sino que los agrava. La buena noticia es que después de esta ya ha rodado otras tres.

La guerra mundial, hoy

La casualidad ha querido que también las otras dos candidatas al Oso de Oro presentadas este sábado sean historias de literatos, reales o impostados. El protagonista de ‘Transit’ también se apropia de la identidad de un escritor muerto, aunque a diferencia del de ‘Eva’ no lo hace por el dinero sino para sobrevivir. A través de él, el alemán Christian Petzold cuenta la historia de un grupo de refugiados en Francia que intentan huir a América antes de que llegue la ocupación nazi. Es, pues, una película sobre la segunda guerra mundial, pero está ambientada en la Marsella del 2018. La idea es que hagamos paralelismos, pero la aplastante opacidad narrativa exhibida por Petzold nos lo impide: en lugar de pensar en las conexiones con el mundo actual nos pasamos la película preguntándonos quiénes son esos personajes y qué quieren exactamente.

También 'Dovlatov', por último, parece disfrutar poniéndole las cosas difíciles al espectador. Mientras relata unos pocos días en la vida del escritor Serguéi Dovlátov trata de vencer nuestras defensas a base de escenas reiterativas, diálogos crípticos y una falta general de progresión dramático. Por eso es llamativo que, a pesar de todo, la película resulte incluso conmovedora como homenaje no solo a un autor que fue silenciado por un régimen tirano, sino a todos los que lo fueron. 

La herida que no cierra

A lo largo de los últimos seis años, los directores Almudena Carracedo y Robert Bahar han hablado con víctimas del franquismo o familiares de ellas y con abogados especializados en derechos humanos para tratar de arrojar luz sobre la lucha que todos ellos mantienen para que la amnistía de 1977 sea dejada por completo sin efecto, los culpables paguen por sus crímenes y los muertos puedan finalmente descansar en paz. El resultado es 'El silencio de los otros', documental coproducido por Pedro y Agustín Almodóvar que hoy ha sido presentado fuera de competición en la Berlinale. En él, además, se hace recuento de los progresos alcanzados en la búsqueda de justicia, pero por otro lado vuelve a quedar en dolorosa evidencia la profunda grieta que en pleno siglo XXI divide la sociedad española entre quienes tratan de cerrar las heridas del pasado y quienes fingen no ver el pus que sale de ellas.

0 Comentarios
cargando