Ir a contenido

ÓPERA ROCK

Pervirtiendo a Jesucristo

El programa Escenes encarga a la banda Seward y al dramaturgo y actor Jordi Oriol un espectáculo de estilo libre que versiona la ópera rock 'Jesus Christ Superstar'

Angie Ramón

El dramaturgo y director Jordi Oriol junto a dos de los integrantes de la banda de música Seward, en lAuditori.

El dramaturgo y director Jordi Oriol junto a dos de los integrantes de la banda de música Seward, en lAuditori. / ADRIANA DOMINGUEZ

El programa Escenes de l’Auditori presenta desde este viernes y hasta el domingo una nueva versión de la ópera rock 'Jesus Christ Superstar', interpretada por banda indie catalana Seward junto al dramaturgo, actor y director Jordi Oriol. Este espectáculo, inspirado en las canciones de la emblemática obra de los años 70 de Andrew Webber y Tim Rice, abre un horizonte perverso y de estilo libre en el que lo transgresor surgirá de forma natural. Oriol, Juan Rodríguez y Adriano Galante, de Sewar,d nos cuentan más cosas “perversas” sobre su primera actuación en equipo.

¿Creen en Dios? Jordi Oriol: (risas) ¡Yo creo en Seward!

Juan Rodríguez: Nosotros, sin duda, creemos en Jordi Oriol.

Entonces nadie ha sufrido transgrediendo la imagen de Jesucristo. J.O: Ellos ya hicieron una interpretación de la partitura original de Tim Rise. En su momento, para la Iglesia fue algo nuevo que no gustó. Vimos que la obra era anacrónica, muy barroca, llena de mil cosas; como un continente donde cabe de todo.  Quisimos alejarnos del musical de Andrew Lloyd Webber y hacer algo propio.

¿Y han conseguido darle un lavado de cara?  J.O: Todo lo contrario, le hemos ensuciado la cara.

J.R: De alguna forma, hemos conseguido adentrarnos en la historia y ser parte de ella. Crear algo propio ha sido un logro para todos.

Sin embargo, ustedes, como banda de rock, tienenn mucha responsabilidad en esta obra porque el resultado puede herir alguna la sensibilidad sonora. J.R: Lo de herir a alguien puede suceder desde que te levantas cada mañana. Estamos en un mundo hipersensible. No nos preocupa cómo se ve, sino cómo nos sentimos con lo que hacemos.

Adriano Galante: Aunque se vea muy transgresora, las letras son muy inocentes. En Jesus Christ Superstar lo que ofendió fue la historia de Judas, pero si lees los textos uno puede pensar ‘¿Qué es esto, un pasaje de la Biblia para niños?’.

J.O: La gente sabe que no irá a ver la obra al uso. Sería una traición hacer algo que no es nuestro, así que la idea inicial del Auditori siempre ha sido experimentar con Seward y conmigo algo desde nuestra personalidad.

Ambos tienen un estilo libre, como si interpretasen de forma natural. A. G.: Cuando vi por primera vez a Jordi en el escenario, aluciné porque no sabía que podía ser tan místico en la interpretación. Eso de dejarse llevar en las obras es esencial.

J.O: Creo que cuando llegábamos al límite encontrábamos la libertad.

Hay artistas que dicen que lo clásico debería desaparecer. J.O: Si existen los clásicos es porque en su momento fueron transgresores y formularon algo distinto. Lo bonito es que lo contemporáneo, de alguna forma, beba de eso.

No se puede negar el pasado. Somos lo que han sido nuestros maestros. J.R: Defender que lo clásico es mejor es como quedarse anclado en el pasado. Que sí, está muy bien tener comportamientos primitivos, pero es mejor seguir adelante y crear cosas nuevas.

A usted, Jordi, le hemos visto escribiendo, dirigiendo, interpretando e incluso tocando en grupos de música. ¿En qué situación se encuentra más a gusto? J.O: Siempre pienso que estoy metiéndome donde no debería porque no me considero ni una cosa ni otra. Sin embargo, me gusta hacer un poco de todo, no encasillarme en una única cosa. Así es mi confort.

¿Qué creeis que os dirían Andrew Webber y Tim Rice si viesen la función? A.G: ¡Nos propondrían hacer algo juntos! (risas).

J.O: La verdad es que a ellos dos les juntaron de alguna forma, y nos está pasando algo similar a nosotros. Hemos forjado una especie de tándem de equipo muy guay y esperamos que surgan más proyectos juntos.

0 Comentarios
cargando