Ir a contenido

RECONOCIMIENTO LITERARIO

La última novela mutante de Agustín Fernandez Mallo gana el Biblioteca Breve

El escritor gallego conquista el galardón con la novela 'Trilogía de la guerra'

Elena Hevia

El escritor Agustín Fernández Mallo, en el Museu Marítim de Barcelona. 

El escritor Agustín Fernández Mallo, en el Museu Marítim de Barcelona.  / JOAN PUIG

Tres novelas en una que al final dibujan una figura que el lector debe componer. Agustín Fernández Mallo publicará el próximo 6 de marzo 'Trilogía de la guerra', una obra con la que se ha alzado con el Premio Biblioteca Breve y que su autor define como “caleidoscópica, en su sentido más literal, el de la imagen que se descompone para formar otra”. Ese es un concepto casi novedoso en su escritura, aunque el núcleo duro no cambie. Ese carácter más experimental y transgresor  marcado como siempre por el juego y por las estructuras poéticas y científicas, fruto de su formación como físico.

A lo largo de 500 páginas, y tomando a David Lynch y W. G. Sebald como padres tutelares, Fernández Mallo compone tres historias y así se pueden llamar porque en esta ocasión su novela contiene un sustrato más narrativo que otras veces. “Me interesan más las alegorías que las tramas. Con todo, mis novelas no pretenden maltratar al lector y mi prosa siempre es cristalina aunque el sustrato sea complejo”. En el libro primero el autor utiliza su propia experiencia en la isla gallega de San Simón, un lugar que solo se puede visitar con permiso oficial, que históricamente fue refugio de piratas, acogió un lazareto y más tarde fue prisión durante la guerra civil. A ese lugar llega un escritor persiguiendo los fantasmas que allí percibe, entre los que se cuentan los espectros de Dalí y de Lorca en el Central Park neoyorquino.

La otra cara de la Luna 

El libro segundo, titulado ‘Mickey Mouse ha crecido y ahora es una vaca’, un verso que ha tomado prestado de 'Life of Mars' de David Bowie, está narrado por Kurt, una astronauta que habría acompañado a al trío Armstrong, Aldrin y Collins y cuya finalidad es contar la historia del siglo XX. “Kurt –cuenta el escritor- es el hombre que hizo las fotos de la llegada a la Luna y si no salió en ninguna de ellas es precisamente porque era quien manejaba la cámara. Es un personaje muy conservador y hoy podría haber votado perfectamente a Donald Trump”.

"Solo la muerte pasa la vida a limpio y los escritores fingimos la muerte para pasar la vida a limpio" 

Agustín Fernández Mallo

Premio Biblioteca Breve, 2018

La tercera historia se desarrolla en Normandía y es una reflexión sobre Europa, “el primer estado posmoderno, porque se ha creado sin violencia y a partir de armas como la publicidad y la seducción”. En la costa francesa una mujer intenta rehacer la historia de los 100.000 hombres que murieron en el desembarco.

Literatura mutante

¿Qué hilo secreto une los tres relatos? Aunque en líneas generales cada una de estas narraciones se disparan hacia otras historias y referencias, la vinculación de los vivos con los muertos es la idea que los amalgama. Y es que para el autor escribir es también recorrer ese camino: “Podría decirse que solo la muerte pasa la vida a limpio y los escritores fingimos la muerte para pasar la vida a limpio”, explica.

Entre los miembros del jurado, Edurne Portela, Manuel Longares y Pere Gimferrer, Ricardo Menéndez Salmón alabó la idea de su proyecto literario que desde la ya fundacional 'Nocilla Dream' impulsó a toda una generación. “Fernández Mallo escribe como una enmienda a la totalidad, y lo hace sin ira, sencillamente por el placer de contar”. Con esa premisa, el autor gallego, ha abordado su antepenúltima mutación. Habrá que ver.