Ir a contenido

AVANCE PROGRAMACIÓN

La cocina de Picasso

La gran exposición de la temporada del museo dedicado al genio recorrerá su relación con la comida

Natàlia Farré

Picasso realizando Plato con fósil de pez (1957).

Picasso realizando Plato con fósil de pez (1957). / DAVID DOUGLAS DUNCAN

"Es importante organizar cada año una exposición de prestigio sobre un tema original que abra el centro a nuevos públicos". Lo afirma Emmanuel Guigon, director del Museu Picasso. Y lo cumplirá. La gran muestra de esta temporada promete sabor de multitudes –"estoy convencido de que será un éxito internacional"-, pues tendrá a la cocina, los alimentos y los restaurantes como protagonistas. "No son una anécdota en la vida y obra de Picasso, la cruzan desde el principio hasta el final". De hecho, la vida social la realizaba fuera de casa, en los 4 Gats cuando estaba en Barcelona, y en el Lapin Agile, en Montmartre, donde se reunían los bohemios en París. También el mítico Le Catalan, el local junto a su taller de la calle de los Grands-Augustins, en el que el genio iba a comer con sus amigos durante la  ocupación alemana. Y sus obras están llenas de utensilios y restos de comida, ya sea pintados, como en sus bodegones, o físicamente presentes: como cuando utilizaba raspas para hacer cerámica o vasos y botellas para ensamblar esculturas.

La muestra  contará con el préstamo de 'El tándem' de Ramon Casas y una colaboración de Ferran Adrià

La muestra, 'La cocina de Picasso' a partir de mayo, contará con más de 200 obras del pintor, un préstamo de excepción y una colaboración de renombre. El primero lleva la firma de Ramon Casas y el título de 'El tándem'. La pintura dejarà las paredes del MNAC por las de la calle de Montcada para presidir la sala dedicada a los 4 Gats, donde estuvo colgada en su origen. La participación especial correrá a cargo de Ferran Adrià, que hará una intervención en el espacio dedicado al arte contemporáneo que el museo inauguró el año pasado. "Hay que leer también a Picasso en clave contemporánea". Se hará. Como también se harán talleres y conferencias en diferentes restaurantes de la ciudad.

'Naturaleza muerta con ciruelas' (1943), de Pablo Picasso. / Jacques Faujour 

De Manet a Gauguin

La culinaria será la gran exposición del año pero no será la única. En septiembre llegará 'Picasso descubre París', una colaboración con el Museo de Orsay. Barcelona prestará 50 obras de la época rosa y azul a la pinacoteca francesa, y ellos corresponderán con una cantidad similar de sus obras maestras. Carrière, Delacroix, Manet, Toulouse-Lautrec, Cappiello, Degas, Cézanne, Steinlen y Gauguin. Los creadores que el malagueño descubrió en sus primeros viajes a la capital francesa. Y devoró. "Lo de la cocina es casi una metáfora porque ya sabemos que Picasso comía de todos los artistas para luego ser él mismo".

El programa ahonda en el estudio de la figura del pintor en colaboración con centros internacionales

Pero no solo de grandes muestras vive y quiere vivir el Museu Picasso: "Hay que hacer una programación con sentido que reafirme la singularidad del museo". Y ello incluye proyectos científicos y culturales, además de estudiar, enriquecer y publicar la colección. Así que hay en marcha varias colaboraciones para ampliar el universo Picasso, no en vano aún queda mucho por descubrir. Con el Museu Picasso de París se está trabajando en una cronología definitiva y canónica del malagueño. Y con el centro francés y el Reina Sofía en hacer una memoria oral del pintor. Paralelamente, en otoño, en el museo parisino del genio se presentará el resultado y todo el trabajo realizado en la restauración de 'Ciencia y caridad', un cuadro pintado a los 16 años por Picasso y que representa el final de su academicismo. Será la segunda vez que viaje, la primera vez que salió de la calle de Montcada fue en 1980 para ir al Moma.

La mirada hacia la colección y el propio museo la pondrán dos exposiciones: la dedicada a los fondos de la editorial de la familia Gili, que entraron en el centro en el 2014, y la dedicada al fundador, junto con Picasso, del Museu Picasso: Jaume Sabartés. La muestra no solo reivindicará al gran amigo y confidente del malagueño sino también al intelectual que fue. 

0 Comentarios
cargando