04 jul 2020

Ir a contenido

FESTIVAL DE LIED

Benjamin Appl, una voz con identidad propia

El barítono alemán, último discípulo de Fisher-Dieskau, abre su alma en el disco 'Heimat', que presenta este lunes en el Life Victoria!

Marta Cervera

Benjamin Appl, en El Periódico.

Benjamin Appl, en El Periódico. / FERRAN NADEU

A sus 35 años, el barítono alemán Benjamin Appl, último discípulo del añorado Dietrich Fisher-Dieskau, tiene buena voz e inteligencia para triunfar. Si se le añade su magnífica planta, la combinación es brutal, como apreciarán quienes asistan al Life Victoria el lunes. Protagonizará una de las últimas veladas de esta edición del festival en el recinto modernista de Sant Pau (Sala Domènech i Montaner). El ciclo de lied lo despedirá el día 30 un concierto benéfico de la soprano sueca Iréne Theorin –protagonista femenina de 'Tristán e Isolda' en el Liceu– en el Aula Magna de la UB.

El recital se centrará en 'Heimat' (Sony Classical), interesante disco con una original selección de piezas en torno a aquello que identificamos como el hogar, nuestra identidad. El programa, como el disco, contará con dos tercios de canciones alemanas y un tercio de piezas inglesas. "Muchos identifican 'heimat' con patria, pero es un concepto más amplio. Va más allá del modo que lo emplearon los nazis. Quiero mostrar otros aspectos. Todas las canciones tienen que ver con el concepto de pertenencia, aquello que nos hace sentir parte de algo, de nuestro hogar, familia, amigos. De todo aquello que nos da seguridad, sea un lugar o un recuerdo al que acudimos cuando nos hallamos perdidos", detalla.

No es casual el título ni el tema del disco con el que Appl quiere aportar su granito de arena a una Europa inmersa en problemas con la inmigración y los nacionalismos. "La identidad es un tema universal. Me gustaría que la gente que venga o escuche el disco se tome la molestia de leer las letras y reflexionar". Él vive en Londres desde que se instaló hace siete años para estudiar en la Guildhall School of Music and Drama, tras apostar por la música tras una incipiente carrera en la banca. "Cuando dejas tu hogar y te adaptas a otro lugar, te planteas quién eres, a quién perteneces. Y, cuando te conviertes en un cantante freelance, más. Me identifico con las canciones del disco porque el hombre siempre se ha hecho preguntas acerca de su identidad".

Obras de Richard Strauss, Johannes Brahms y Benjamin Britten Britten se intercalan con otras menos conocidas como 'Ich weiss bestimmt, ich werd’dich wiedersehen' de Adolf Strauss, compositor checo que creó la pieza en el campo de concentración de Terezín antes de su traslado a Auschwitz, donde murió en la cámara de gas. "Su biznieta se puso en contacto conmigo. Me envió fotos de él y me contó que fue compuesta pensando en su mujer y su hijo, que sobrevivieron al Holocausto". Appl descubrió una grabación de Anne Sofie von Otter. "Es una obra maravillosa que habla del reencuentro con un ser querido, una melodía positiva escrita en el estilo de tango-habanera que contrasta con la letra y el trasfondo en el que se creó".