ESTRENO

Bieito explora en el Lliure el territorio de 'Obabakoak'

El director regresa a Catalunya tras una larga ausencia con una ambiciosa producción en vasco con subtítulos en castellano

Los actores en una escena de ’Obabakoak’. 

Los actores en una escena de ’Obabakoak’.  / E. MORENO ESQUIBEL

3
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

Calixto Bieito (Miranda de Ebro, 1963)  regresa a Barcelona después de una larga ausencia con 'Obabakoak', un montaje en vasco con subtítulos en catalán que adapta la obra homónima de Bernardo Atxaga. El Lliure de Montjuïc acoge esta ambiciosa producción con 11 intérpretes estrenada la semana pasada en el teatro Arriaga de Bilbao. Bieito es el nuevo director artístico del espacio, cargo que compagina con su puesto como director residente en el Teatro de Basilea (Suiza).

Su primera intención era encargar a otro la puesta en escena del primer gran éxito editorial de la literatura vasca, una colección de cuentos arraigados en los paisajes y folclore del País Vasco.  "No quería dirigir yo la obra pero, tras conocer a Atxaga, no tuve más remedio. Conectamos enseguida porque es un gran humanista. Hablamos de literatura, de poesía y otras cosas nada trascendentes", confiesa con voz cansada Bieito, el director más internacional de la escena española.  También quedó fascinado con la novela. "Obabakoak' lo tiene todo: amor, desamor, desesperación, soledad, paisajes, cuerpos humanos, infancia, locura, la lucha del artista y el sentido de la vida". El autor, que confió ciegamente en Bieito y no quiso presenciar ningún ensayo para no interferir en su trabajo, ha acudido ya dos veces a ver la obra. "Me ha escrito un texto maravilloso", dice feliz el director. "Atxaga le ha gustado porque nos hemos acercado a un mundo más centroeuropeo."

"El mayor reto ha sido transmitir toda esa humanidad de los cuentos"

El director, que dirigió en el Lliure montajes como 'Amfitrió', ha dedicado largas horas de trabajo a adaptar la novela, compuesta de 26 cuentos entrelazados. "El mayor reto ha sido transmitir toda esa humanidad de los cuentos. Me he dejado llevar por el azar y la intuición a la hora elegirlos".

Ha mantenido todo aquello de la novela que despertó sus recuerdos como su infancia en Miranda del Ebro, el principio de su adolescencia, el coche que su padre tenía con matrícula de Bilbao, sus paseos en bici... Esos vehículos de dos ruedas son para Bieito "el espejo en el que todos nos reflejamos". Por otra parte, ha descartado lo pintoresco. "'He dejado fuera la tradición y el folclore de la novela. Para mí eso se ha malinterpretado. 'Obabakoak' es sencillamente un paisaje del mundo. Es una novela de paisajes con muchos matices y muy expresionista".

"La única libertad ahora mismo está en la cultura, en el arte"

Bieito estará en el estreno esta noche pero marchará al cabo de poco. Su agenda echa humo, para variar. Entre sus proyectos sigue dominando la ópera aunque este intenta dirigir como mínimo una producción teatral al año. "Aquí parece que nadie se entera pero no importa", confiesa.

Noticias relacionadas

Uno se cansa escuchando su retahila de proyectos, internacionales todos. ¿Cuál es su secreto para llegar a todo? "Vivo para esto. La escena me hace sentir mejor y me da mucha libertad. La única libertad ahora mismo está en la cultura, en el arte". Y sin embargo él mismo se ha visto obligado a hacer retoques en su famoso montaje de la ópera 'Carmen', estrenado en 1999 en  Peralada, y recientemente repuesto en el Real. En los tiempos que corren, el trato que en su día dio a la bandera española (que se usaba como toalla y como capote), podía levantar suspicacias y ha preferido evitarlas. 

Tampoco quiere ahondar demasiado en su falta de conexión con la escena barcelonesa tras su brillante etapa como director del Romea y sus sonados estrenos en el Liceu. Considerado por muchos como el 'enfant terrible' por la violencia y el contenido sexual de sus versiones, él siempre ha rehuído a quienes le acusan de buscar polémica con sus creaciones. No es que se sienta incomprendido en Catalunya, afirma. "Tengo muy buenos recuerdos de la Barcelona de los años 90. También hay algunos malos, pero esos no importan". En Europa no para. Entre sus próximos proyectos destacan una 'La Pasión según San Juan' y un  'Sueño de una noche de verano' .