Ir a contenido

ARQUEOLOGÍA

Las obras del metro de Roma sacan a la luz una casa del siglo III

El descubrimiento revela detalles del estilo de vida de los antiguos romanos y de su manera de construir

AGENCIAS / ROMA

Los restos del perro encontrados entre los vestigios del siglo III, probablemente el animal pereció en el mismo siniestro que consumió la estructura de la casa. 

Los restos del perro encontrados entre los vestigios del siglo III, probablemente el animal pereció en el mismo siniestro que consumió la estructura de la casa.  / AP / MINISTERIO DE CULTURA DE ITALIA

Las obras de la línea C del metro de Roma han sacado a la luz las ruinas quemadas de un edificio del siglo III y los restos óseos de un perro que probablemente pereció en el mismo siniestro que consumió la estructura. El hallazgo tuvo lugar el pasado 23 de mayo cuando los obreros cavaban un boquete de 10 metros de profundidad cerca de las antiguas Murallas Aurelianas.

"Es una escena parecida a lo que pasó en Pompeya", según el Ministerio de Cultura italiano, en referencia a los restos encontrados y a los vestigios que han quedado de la ciudad destruida por el Vesubio en el año 79. "Lo que acerca este descubrimiento a Pompeya es que tenemos el testimonio de un momento de la historia. El fuego paralizó la vida en este ambiente y ello nos permite imaginar la vida en un momento preciso. Es algo único en Roma", a juicio de Francesco Prosperetti, responsable de los hallazgos arqueológicos de la capital italiana. Para algunos expertos las ruinas podrían ser las de la vivienda de un aristócrata, al pie de la colina del Celio, o quizá las de un cuartel militar parcialmente descubierto en otras excavaciones.

FRAGMENTOS DE MOSAICO

El reciente hallazgo suma restos de mobiliario, una estructura de madera, fragmentos de frescos en las paredes y partes del mosaico blanco y negro que cubría el piso. Y muestra parte del estilo de vida de los romanos de esa época además de dar pistas de cómo construían sus edificios. Los arqueólogos señalan que el fuego endureció los materiales preservándolos de una manera poco frecuente. "El descubrimiento de un techo de madera calcinado representa un hecho singular en la historia de Roma", afirma el Ministerio. 

0 Comentarios
cargando