Ir a contenido

Josep Cots, el decano de la edición 'indie'

El fundador de Edicions de 1984, reconocido como referente de los nuevos editores, recibe este miércoles uno de los Premis Nacionals de Cultura

Ernest Alós

El editor Josep Cots.

El editor Josep Cots. / EDICIONS DE 1984

Muchos de los nuevos editores, llamémoslos independientes, vocacionales, micro o artesanales, presumen de no mirar la cuenta de resultados (las cifras de ventas de Nielsen tampoco, no lo pueden pagar), de publicar lo que les gusta, o lo que les gustaría leer, o lo que creen que es necesario publicar, confiando en que habrá los suficientes lectores esperándolos con unos gustos más o menos similares. Una afirmación que se puede tomar con cierto escepticismo. O pensando, para uno mismo, por eso de no ser aguafiestas, que el tiempo, en forma de pragmatismo o de batacazo sideral, ya pondrá las cosas en su sitio. Pero hay un editor que demuestra que sí se puede, y lleva 33 años haciendo exactamente esto. Reivindicado como precedente por parte de la nueva hornada de editores catalanes, Josep Cots, responsable de Edicions de 1984, es uno de los galardonados, ayer en Rubí, con uno de los Premis Nacionals de Cultura que otorga cada año el Consell Nacional de la Cultura i de les Arts.

“Tampoco quiero ser pretencioso. Pero creo que la actividad que hemos hecho quizá ha animado a muchos a tirar adelante una editorial”, dice Cots. Lo de la modestia, en el caso de Cots, quienes lo conocen saben que no es falsa.

LA EVOLUCIÓN

Con La Campana y pocos más, 1984 es una de las pocas editoriales entre pequeñas y medianas previas a la creación del conglomerado del Grup 62 que siguen en activo. Con menos de 30 libros al año y un equipo de tres personas incluyéndole a él, paradójicamente se permite apuestas (las poesías completas de Whithman, Lluís Solà o Blair Bonet, recuperación de autores como Hans Fallada…) que parece que requerirían de un cierto músculo financiero. “Las editoriales de grandes dimensiones necesitan un nivel de ingresos para sostener su estructura que según qué tipo de literatura no se lo puede aportar. No se pueden arriesgar a perder dinero. Yo me arriesgo y lo voy haciendo porque me gusta, porque pienso que se tiene que hacer y ya está. Los números los miro en función del conjunto, de equilibrar la cosa, de si uno va muy bien [el que más, sus 40.000 ejemplares de ‘Olor de colònia’] ayude al que no. Lo único que me interesa es no hundirme para seguir haciendo lo que quiero hacer; tener beneficios sería magnífico”.

Cots creó la editorial en 1983, después de años de militancia política (“hacer el indio”) que entonces ya ‘feia figa’, e impulsado por el Año Orwell. El planteamiento inicial, con la colección Temps Maleïts, era “ver el totalitarismo, el nazi, el franquismo que acabábamos de pasar, el estalinismo que aún gobernaba la URSS, a través de la literatura”. La editorial amplió el foco, tras haber pasado por momentos difíciles, con su colección de narrativa Mirmanda. Y está ensayando la edición en castellano con el sello Entre Ambos 

PLANES DE LECTURA Y EL MERCADO DEL CATALÁN

¿Y en cuanto al estado de la edición en catalán? ¿Nos quedamos con las estadísticas que hablan de un incremento de la cuota de mercado, o con las quejas de los editores? “Hay un cierto estancamiento, hay más editoriales que nacen ofreciendo cosas  que lectores. Nosotros, y las editoriales que nacen, creemos que en un mercado con tanta gente que podría leer en las dos lenguas se puede crecer arañando lectores que leen en castellano o que les es igual y ganarlos para el catalán traduciendo al mismo tiempo que el castellano y compitiendo en calidad. Tampoco espero fidelizarlos para la lengua catalana: la movilidad entre las dos lenguas es tremenda, ahora y quizá siempre”.

En esa labor de competencia, Cots apuesta por buscar autores primerizos. “Que sean de calidad y que respondan a mis criterios”. Si nos guiamos por sus apuestas de los últimos años (Carles Terès, Sergi Pons Codina, Jordi Lara, Raül Garrigasait, Miquel Adam) quizás estos sería el realismo, o la originalidad, o la continuidad con la tradición.

Editor de opiniones contundentes que se asoció durante un tiempo con otra de las editoras catalanas de opiniones contundentes, Maria Bohigas, Cots es, como ella, crítico con las recientes campañas de fomento del hábito lector. “Otra cosa son las campañas para favorecer la venta indirecta de libros, que favorecen al sector editorial, pero el único plan de lectura serio es dedicar recursos a la enseñanza literaria para los pequeños y para los medianos y hasta que sean grandes; el resto es dinero tirado”, sentencia.

0 Comentarios
cargando