Teresa Solana: "Desde Oxford hago una radiografía de la sociedad catalana"

3
Se lee en minutos

EFE

Irene Dalmases

Residente en Oxford (Inglaterra) desde 2014, en un entorno "muy Agatha Christie", la barcelonesa Teresa Solana sigue, sin embargo, radiografiando a la sociedad catalana en su nuevo libro, "Matèria gris", en el que incluye ocho relatos con muchos asesinatos y giros argumentales.

En una entrevista con Efe, la escritora, que con la obra ganó en marzo el premio Roc Boronat que otorga la ONCE, ha explicado que a diferencia de su anterior y negro recopilatorio de cuentos, en esta ocasión las piezas son "más contenidas, más grises, tienen mucho que ver con la vida cotidiana".

Son historias, todas ellas ubicadas en Barcelona o localidades ficticias catalanas, en las que tanto cuenta cómo un viejo gángster de la Mina quiere invertir sus ganancias en Panamá como pone el foco en el Gran Teatro del Liceo y se pasea entre su patio de butacas el día en que Franco entró en la sala acompañado de doña Carmen.

No esconde Solana que cuenta situaciones inspiradas en hechos que ha oído o en personas que conoce, "aunque transformados en literatura" y que también le sirven para "hablar de la sociedad catalana", a la que sigue estando "muy conectada, para mostrar, por ejemplo, cómo era hace unos años la gente que acudía al Liceo o que en el llamado negocio de la delincuencia también existe la globalización".

A la vez, son relatos, como es habitual en ella, impregnados de un particular sentido del humor, "muy inglés", con crímenes que no se resuelven y asesinos que andan sueltos a la búsqueda de una víctima, a los que encuentra en una farmacia comprando un antiácido y un analgésico.

Otra característica que tienen las historias, publicadas por Amsterdam, es que están entrelazadas entre ellas y los personajes hacen varios 'cameos'.

"Cuando estaba escribiendo el tercer cuento -precisa- se me ocurrió la idea de que el asesinato que relato en el primero de ellos podría aparecer allí, y lo mismo hice con otros personajes y sucesos de otros relatos, aunque no hay ningún protagonista que sea consciente de que forma parte de una telaraña global".

Teresa Solana, que avanza que la obra se traducirá próximamente al inglés, confiesa que otra diferencia que hay con respecto a otros libros suyos es que en éste se notan las influencias de los telefilmes a los que está enganchada, como "Orange is the New Black", aunque también es muy fan de Endeavour, la precuela de la serie del Inspector Morse, ambientada en la ciudad en la que reside ahora.

Preguntada, justamente, si no le gustaría ubicar su nueva novela en Inglaterra, subraya que sí tiene ganas de hacerlo, pero hay que ver cómo lo plasma, porque no quiere que "parezca una traducción del inglés al catalán".

Por otra parte, la escritora ha avanzado que tiene en proyecto escribir algo que no sea de género, ella, a quien en alguna ocasión se le ha calificado como la dama de la novela negra catalana.

Noticias relacionadas

Sin embargo, advierte de que es lenta escribiendo y que cuando se sienta ante el ordenador relee, corta mucho, reescribe, "siempre con el objetivo de que el lector encuentre que todo fluye".

Sobre el hecho de haberse presentado a un premio como el Roc Boronat, Teresa Solana indica que cuando tuvo los ocho relatos armados pensó "que en un mercado tan difícil como el catalán una manera de dar visibilidad a la obra sería pudiendo ganar un premio, que además en este caso tiene prestigio", con autores que lo han ganado en ocasiones anteriores como Lolita Bosch, Bel Olid o David Nel·lo.