Ir a contenido

PRIMAVERA SOUND

The xx, del monocromo al Technicolor

El trío dance-pop británico brilló en la presentación del repertorio colorido de 'I see you'

Juan Manuel Freire

The xx en el Parc del Fòrum.

The xx en el Parc del Fòrum. / FERRAN SENDRA

Cuando se dieron a conocer, The xx eran unos adeptos del espacio negativo, el esencialismo, las pocas cosas bien dispuestas. Progresivamente, su pop con acentos soul ha ido ganando en color hasta estallar (tras el ecléctico disco de Jamie xx, su maquinitas) en un festival de ritmos 'uptempo' y estribillos apropiados para la radio en 'I see you', el disco que el viernes presentaron ante una masa de gente espectacular en el Heineken.

Lo accesible no quita lo elegante, y The xx sigue siendo un proyecto con apego por la delicadeza de matiz. Sorprende cómo un grupo tan sutil ha conseguido convertirse en reclamo efectivo de un macrofestival. Es sorprendente y emotivo, un extraño caso de justicia poética. Y la emoción crece viendo cómo el grupo se siente obviamente abrumado por el paisaje de esta noche; en un momento dado, la cantante-guitarrista Romy Madley Croft confesó su nerviosismo.

VULNERABLES Y HEDONISTAS

Quizá fueron esos nervios los que hicieran que, durante las primeras canciones, The xx sonaran casi demasiado vulnerables. Las voces sonaron algo apagadas, y todo en general un poco mate, hasta aproximadamente la mitad de la actuación, cuando 'Dangerous' golpeó con la fuerza adecuada y empezó una etapa concebida como una sesión mezclada: se sucedieron sin respiro una 'Fiction' cantada con suntuosidad por Oliver Sim, 'Shelter' en revisión bailable al estilo de la remezcla de Them Jeans, 'Loud places' (del disco de Jamie xx) con el escenario refulgiendo todos los colores del arcoiris y, rizando el rizo del hedonismo, una climática 'On hold'.

Para la recta final, 'flash-back' con 'Intro' y una 'Angels' precedida por un discurso de Romy a favor del amor, de cuidarse unos a otros, solo uno entre los muchos en la línea que se han oído en esta edición del festival. La música y la unidad como respuesta al ascendente discurso del odio.

0 Comentarios
cargando