Ir a contenido

ENTREVISTA

Santiago Mitre: "Si Ricardo Darín se presentara a presidente, ganaría"

El director argentino presenta 'La cordillera' fuera de competición en el festival de Cannes

Nando Salvà

El director y guionista argentino Santiago Mitre.

El director y guionista argentino Santiago Mitre. / EFE / JULIAN WARNAND

Con 'El estudiante'(2011) y 'Paulina'(2015) demostró ser uno de los grandes valores del cine argentino actual, y se confirma como tal en 'La cordillera'. Presentada este miércoles en el Festival de Cannes fuera de competición, es un 'thriller' político con toques de cine fantástico que transcurre en los entresijos de una cumbre de presidentes latinoamericanos.

Entre otros asuntos, 'La cordillera' habla de los trapos sucios que se esconden en las altas esferas políticas. ¿Hasta qué punto es la película su respuesta a la creciente indignación que la gente parece sentir hacia sus líderes? Algo de eso hay, pero por otra parte mi punto de partida a la hora de escribir es la ficción y no lo que leo en los titulares de la prensa. Me invento una historia y luego la nutro de detalles sobre nuestra sociedad. La idea de partida aquí era tejer una intriga política que, a medida que avanza la historia, va adquiriendo tintes de cine fantástico e incorporando elementos como la hipnosis. Y el suspense que se genera en el proceso refleja muy bien la sensación de desconcierto e impotencia que la clase política nos causa.

En ese sentido, la película convierte a los políticos en algo parecido a la encarnación del mal, o al menos les otorga una dimensión mefistofélica. Yo no creo que los políticos sean el mal; el mal surge de los intereses enfrentados y de la banalidad con la que esos intereses se manejan. Pero decidí que quería que la película partiera del 'thriller' político shakespeariano, algo como 'House of Cards', para convertirse en otra cosa. Entonces pensé en el mito de Fausto, y eso me llevó a la idea del diablo. En cuanto me quise dar cuenta, la película había penetrado en zonas rarísimas. 

La cordillera está protagonizada por Ricardo Darín, un actor que de forma natural genera gran empatía y transmite honestidad. ¿En qué medida se sirve la película de esa cualidad para confundir al espectador? Le propuse el papel antes de empezar a escribir la película, creo que con eso queda todo dicho. Si me hubiera dicho que no, 'La cordillera' no existiría. El carisma de Ricardo no es de este mundo. Si se presentara a presidente, ganaría de calle sin necesidad de decir una palabra.

¿Es casual que las tres películas que ha dirigido hasta la fecha hablen de una forma u otra de política? Bueno, mi familia siempre se ha dedicado a la política. Mi padre está en un organismo internacional. En mi casa no se hablaba de fútbol ni de música, solo de política. Mi primera película, 'El estudiante', era un retrato de iniciación política en el ámbito universitario, y en 'Paulina' quise trabajar sobre la militancia de base territorial. Es lógico que ahora con 'La cordillera' subiera un peldaño más para hablar de la política de las altas esferas. La política es un gran enigma para todos, y por tanto su capacidad para absorber ficción es ilimitada.

'La cordillera' tiene una estética más clásica que sus películas anteriores y la protagoniza un actor de fama internacional. ¿Es su película más accesible? Es la más cara. Después de todo, habla de una cumbre de presidentes, y los presidentes son señores que van en coches caros, se ponen trajes caros, van a hoteles caros y utilizan móviles caros. Y cuando uno acepta que va a hacer una película cara, tiene que respetar ciertas reglas de la industria. Después de todo, hay que permitir a quienes han puesto el dinero que lo recuperen. No me importa que sea considerada como mi película más accesible, al contrario. Ojalá al público se lo parezca.