Ir a contenido

Una fría Nit del Drac

La plaça Comercial del Born acoge un homenaje a los autores catalanes de los que se conmemora su aniversario

ELENA HEVIA / BARCELONA

El cantante Sisa cerró La Nit del Drac.

El cantante Sisa cerró La Nit del Drac. / ALBERT BERTRAN

La literatura catalana rebosa de conmemoraciones de sus mejores escritores y qué mejor que reunirlas a todas en una verbena literaria y primaveral al aire libre. Pero, ay, porque precisamente el aire de la noche fue el talón de Aquiles de la propuesta y es que la noche del sábado sopló un viento helado que ahuyentó al público de la plaza Comercial del Born donde se levantaba el escenario. El espectáculo de la Nit del Drac ideado y dirigido por Joan Ollé, un experto en estas lides (las actuaciones de la Diada en La Ciutadella tenían su sello, así como los montajes de lecturas dramatizadas protagonizados por Mario Vargas Llosa) fue una combinación literaria y musical con la participación de gente del teatro, así como autores e intérpretes, unidos en la celebración libresca con la que el Ayuntamiento quiere dar un mayor empaque al hecho de que Barcelona sea Ciudad de la Literatura integrada en la Red de Ciudades Creativas de la Unesco.

Por lo visto esta noche  –el acto se inició a las nueve y acabó pasadas las 11- si se corrige su localización es fácil que esta iniciativa tenga su recorrido en el futuro y sirva además -aunque la multitudinaria celebración no lo necesite- para calentar motores (paradójicamente) antes del día D de Sant Jordi, que este año ha esponjado y ampliado sus actividades.

SIETE AUTORES, CAPRI Y EL TBO

En este Sant Jordi expandido se trataba de celebrar a siete importantes autores. El centenario de Josep Palau i Fabre, crítico de arte, poeta y amigo de Pablo Picasso se une a los 25 años de la muerte del poeta y ensayista valenciano Joan Fuster, los 150 del nacimiento del modernista Prudenci Bertrana, hoy no demasiado leído, y de su hija, Aurora (125 años), incansable viajera por Marruecos y otros países entonces exóticos. Pero también a los 75 años de la muerte del malogrado poeta Marius Torres, los 50 de la desaparición de Carles Soldevila, periodista y dramaturgo, y los 30 del fallecimiento del poeta y pastelero J. V. Foix, gran maestro del estilo. Más dos añadidos mucho más populares: el centenario del nacimiento del cómico Joan Capri que mantuvo la llama del humor catalán más socarrón durante los duros años del franquismo (uno de sus monólogos sonó como voz en off) y otro centenario el del TBO, o la revista de historietas que logró acuñar un nombre, tebeo, para lo que hoy conocemos de forma más cosmopolita y menos nostálgica como cómics.

EXCELENTE CARULLA

Estaba previsto que el homenaje lo condujeran la actriz Txe Arana y el periodista radiofónico Ricard Ustrell, pero la muerte de Pere Tàpies “amigo del alma de Ustrell” impidió participar a este último y tuvo que ser Joan Ollé quien le sustituyera como maestro de ceremonia. Por el escenario pasaron actrices como Victòria Pagès (sobrina Joan Sales editor de los textos de Marius Torres que leyó poemas de este) o Montserrat Carulla, la más aplaudida en su interpretación de la poesía Palau i Fabre. No faltó la lectura de la escandalosa en su momento ‘La sabata’ por su amigo Hermann Boninn y sorprendió la versión musical que los Nens eutròfics, gamberros y desvergonzados, hicieron de su poesía. Uno de los grandes momentos de la noche vino de la mano de Toti Soler Gemma Humet que interpretaron ‘Jo en donari a qui em volgués’ que popularizó Maria del Mar Bonet.

También es reseñable la curiosidad de ver cómo la profunda severidad de J. V. Foix fue glosada por un payaso (y gran intérprete), Tortell Poltrona, así como el escritor Javier Cercas, que leyó sus textos. Al final el gran, gran Sisa invitó a todos los presentes a enrolarse en los mundos de fantasía del TBO. Ya lo dice la canción: ‘El uno pide pan y el otro unos zapatos y yo quiero un TBO que cuesta más barato…”. Eran tiempos duros.