CRÓNICA

'Off Liceu', estimulante mirada a la nueva creación

El Foyer cierra con buena acogida su ciclo para nuevos compositores y confirma la continuidad de la propuesta

Obras de Marc Parrot, Joan Magrané y Jordi Domènech culminan con éxito una edición con nueve creadores

La soprano catalana Elena Copons, en el Foyer del Liceu.

La soprano catalana Elena Copons, en el Foyer del Liceu. / A. BOFILL

Se lee en minutos

‘Off Liceu-Diálogos musicales’ ha venido para quedarse. La buena acogida de esta propuesta de música contemporánea, que ha alcanzado alrededor de un 90% de ocupación en el Foyer, ha permitido que la directora artística del Gran Teatre, Christina Scheppelmann, confirmara, la noche del viernes, la continuidad de este interesante ciclo que ha dado voz con gran éxito a nueve compositores catalanes de diferentes estilos. El objetivo de romper barreras y establecer una constructiva alternancia entre diferentes formatos musicales de gran atractivo, con notable protagonismo de las voces, se ha cumplido.

La participación del público, que tiene la opción de intervenir para hablar con los autores sobre las características de sus obras, ha sido otro elemento novedoso de esos conciertos de cámara. La presencia de un moderador presentando a los artistas y preguntándoles sobre el proceso de creación de sus partituras, ha contribuido a acercar todavía más el mundo interior de los compositores. Mercedes Conde, directora de la' Revista Musical Catalana', fue la encargada de coordinar con indudable eficacia esta última función de la cita.

Después de que Ramon Humet, Joan Bagés, Clara Peyà, Irina Prieto Botella, Albert Guinovart y Lucas Peire ofrecieron una muestra de su universo creativo en anteriores conciertos, el viernes tomaron el relevo Marc Parrot, Joan Magrané y Jordi Domènech. El primero es autor de 10 discos presentados con su propio nombre, uno con Regreso a las Minas y tres como Chaval de la Peca, además de protagonista de una gran carrera como productor artístico y compositor de bandas sonoras, piezas de teatro musical y obras para otros artistas.

Parrot exhibió su capacidad para ilustrar el mundo mágico de las películas de Segundo de Chomón, director español pionero del cine mudo, elaborando canciones que acompañan a las imágenes. El artista ofreció su personal banda sonora partiendo de los textos que le sugirieron las películas visionadas, elegidas entre una veintena del periodo comprendido entre los años 1910-1916. Un trabajo de chinos, y no solo por la dificultad de adaptar el relato a la atmósfera de aires orientalistas de las acrobacias japonesas y sombras chinescas, sino también para encontrar el punto a ese divertido filme del hombre que se duerme.

LA EXQUISITA ELENA COPONS

Joan Magrané, el joven y multipremiado compositor de Reus de solo 29 años, acreditó una vez más su maestría para construir un discurso musical a partir de fuentes artísticas y poéticas. La palabra o las imágenes, primero, la música después, podría ser su lema inspirándose en Monteverdi, uno de sus referentes. Rodrigo de la Vera (piano) interpretó la obra ‘Double (Swans reflecting elephants)’ inspirada en un cuadro de Dalí y llena de inspiradas resonancias marítimas. Con ‘Desprès d’un malson’, basada en un texto de Lluïsa Cunillé, demostró su sensibilidad en la escritura de música para voces y casi habría que decir para la de exquisita soprano Elena Copons, con la que ya ha compartido éxitos como la reciente ópera sobre los desahucios ‘disPLACE’. Bravo.

Te puede interesar

Jordi Domènech, compositor y contratenor, sorprendió con su imaginativa ‘Si vera somnia’, recreación de fragmentos del ‘Cançoner eròtic de Ripoll’, interpretados por el barítono Toni Marsol y el Quartet Teixidor. Temas erótico-festivos, con un guiño a ‘Carmina Burana’, servidos desde el clasicismo de una partitura muy bien construida. Fue un buen cierre para un ciclo con gran futuro, desarrollado en un formato de Café Concert, en el que público se siente partícipe de interesantes experimentos musicales. Por solo 10 euros puede disfrutar del talento creador de los nuevos autores e intérpretes en un sugerente marco y a la vez tomar una copa sentado en una mesa. Seguro que hay espacio para una propuesta de temporada más larga, sobre todo si se encuentra el respaldo de  los necesarios patrocinadores.

 

Temas

Liceu Música