Ir a contenido

NOVEDAD DISCOGRÁFICA

Els Amics de les Arts: "En cada canción hay una guerra y debemos lucharla"

Els Amics de les Arts dan rienda suelta a las segundas oportunidades en su cuarto álbum, 'Un estrany poder', producido por el escocés Tony Doogan

ESTER TORRAS / BARCELONA

Segundas oportunidades, letras algo menos densas, ritmos festivos y un toque humorístico al más puro estilo de Els Amics de les Arts son los principales ingredientes de 'Un estrany poder', el cuarto álbum del cuarteto barcelonés, que se bajó de los escenarios en septiembre del 2015 para preparar el disco a conciencia. En esta ocasión, la banda se ha puesto en manos del productor escocés Tony Doogan, que ha trabajado con artistas de la talla de Belle & Sebastian, Mogwai o Teenage Fanclub. Después de un año y medio sin conciertos, Els Amics iniciarán la gira de 'Un estrany poder' el próximo 21 de abril en el Centre Cultural de Valls y seguirán en Girona (Festival Strenes) y Barcelona (Guitar BCN). 

¿Cómo han sido estos 17 meses alejados de los escenarios?
(Ferran Piqué): Tenemos la suerte de que nuestro trabajo es como las dos caras de un vinilo: una es el directo y la otra es la que hemos vivido ahora, haciendo canciones. Y este segundo proceso ha sido casi tan excitante como los conciertos.
(Eduard Costa): Cuando hacemos canciones, olvido que tenemos directos. Y cuando estos vuelven, es un subidón increíble porque recuperas esa sensación.

¿Por qué un productor británico como Tony Doogan para 'Un estrany poder'?
(Joan Enric Barceló): Llevábamos 10 años, tres álbumes y tres epés. Son números que cierran muchas cosas. Llegamos a un punto en que queríamos cambiar las normas del juego. Por ejemplo, ponernos en manos de alguien con mucha experiencia, con un bagaje brutal que va desde Hollywood hasta el 'indie' de Glasgow. Y que Tony Doogan nos dijera "tengo varios proyectos pero me interesa el vuestro" fue una inyección de adrenalina total.

¿Los conocía?
(E. C.): ¡Qué va! No tenía ni idea del panorama musical catalán. Y eso es justamente lo que buscábamos, que nos produjera alguien de fuera, que nos tratara igual siendo de Tailandia, de Edimburgo o de Barcelona.

¿Cuáles fueron sus mejores consejos?
(E. C.): "Tocad más y hablad menos". Nos ha enseñado que hay que probarlo todo, por mucho que parezca una locura.
(D. A ): Cuando se te ocurren ideas locas, llega Tony y te dice: "¿Perdona? Si vuestra esencia es esta, ¿por qué quieres cargártela?". Tiene que venir un hombre del norte a recordarte quién eres, cuál es tu banda y cuál es tu esencia.

Cuando salió a la venta el disco anterior, comentaron que 'Bed & Breakfast' era un "arrebato descontrolado", 'Espècies per catalogar' era "una obsesión por el detallismo" y 'Només d’entrar hi ha sempre el dinosaure' era "una mezcla de ambos". ¿Qué le toca a 'Un estrany poder'?
(F. P.): Es un fin de ciclo, un renacer.
(D. A.): Es como si en los tres discos anteriores fuéramos en coche y ahora hubiéramos decidido coger un barco. Es un cambio de medio pero sin renunciar a lo que hemos hecho hasta aquí.

Canciones como 'Apologia de la ingenuïtat' o 'Salvador' transportan a un festival de verano o a una fiesta de pueblo. ¿Tenían más ganas de bailar en este álbum?
(F. P.): No teníamos ningún objetivo, pero es cierto que esas dos canciones habrían sonado muy diferentes sin Doogan. 'Apologia de la ingenuïtat' era mucho más lenta, pero Tony la subió unos 70 'beats'.
(E. C.): Son las dos únicas canciones que grabamos con un solo micrófono los cuatro. Si querías hacer los "ho hey", te ibas dos metros para atrás y si tenías que cantar, te ibas para adelante.
(F. P.): Cuando llevábamos tres tomas paró y nos dijo desde la sala de control: "Es la toma más divertida que he hecho en mi vida".

'Només d’entrar hi ha sempre el dinosaure' narraba el paso del tiempo. Ahora se centran en las segundas oportunidades.
(J. E. B.): La vida te enseña que no todo es feo o bonito, todo depende de cómo lo mires. Con estas letras intentamos buscar la parte tragicómica de la vida. Hay dos ligas en este álbum: la descriptiva, que coge la mano del oyente y le dice "esta es la imagen", y una vertiente más impresionista donde hemos dejado de hacer pelis para crear juegos de palabras. Durante el ensayo de 'Casa en venda', Tony nos gritaba: "¡Golpeadles en el corazón!". Fue un momento casi místico.

"En algunas canciones hemos dejado de hacer pelis para crear juegos de palabras"

Hablando de mística, la letra de 'Un estrany poder' es la más ambigua de todas. ¿Qué cuenta?
(J. E. B.): Narra aquel momento en que todo está perdido pero aun así salen las ganas de vivir.
(D. A.): Estuvimos a punto de dejar fuera esta canción porque tenía un mensaje denso y armonías y acordes muy complicados. Suerte que no lo hicimos, porque ha terminado dando nombre al disco.

"Banda de pseudo-poetes", que "veniu a robar les dones" y que "canteu com hienes". ¿Son reales todas las críticas que recogen en 'El seu gran hit'?
Todos: ¡Sí! Todas y cada una de ellas.
(J. E. B.): Hemos combinado críticas periodísticas y 'haters'. Hay de todos los niveles: desde "'crispetaires' del pop", que tiene su gracia, hasta la de "desafináis como hienas".

Nueva sonoridad, pero también nuevo 'look' en el videoclip de 'Les coses'.
(D. A.): Me acuerdo de cuando llegué el primero aquel día a la grabación y me enseñaron el vestuario. Dije: "¿Esto? ¿Seguro?". Pero luego lo ves y es muy divertido.

En 'El vent tallant' y 'La llum que no se’n va' han colaborado con la OBC. ¿Cómo surgió?
(E. C.): Tony escuchó el final de la canción 'El vent tallant' y vio que allí encajaba una orquesta. Nosotros trajimos un cuarteto de cuerda y él nos dijo que quería algo más épico. Nos pusimos en contacto con ellos y aceptaron. Fue genial porque deja un camino abierto al final del disco.

¿Qué extraño poder tienen Els Amics de les Arts para mantener el tirón después de más de diez años encima de los escenarios y cuatro discos en el mercado?
(F. P.): Nuestro 'extraño poder' es la conexión con el público; conocer esa empatía e ir regando este jardín.  La gente detecta cuando algo es auténtico y de verdad.
(J. E. B.): Un amigo me dijo una vez: "Sois muy difíciles de catalogar porque lo que hacéis no se puedo englobar". Sabemos que en cada canción hay una guerra y que debemos lucharla.

0 Comentarios
cargando