Ir a contenido

UN CARTEL DE LEYENDA

No es festival para jóvenes

El Desert Trip reúne entre el viernes y el domingo a los Stones, Dylan, McCartney, Neil Young, los Who y Roger Waters

RAFAEL TAPOUNET / BARCELONA

Cuando el pasado mes de mayo se anunció la composición del cartel del festival Desert Trip, todo el asunto parecía una broma gigantesca. ¿Un festival de rock en el que el más joven de los participantes tiene 71 años? ¿Los Rolling Stones, Bob Dylan, Paul McCartney, los Who, Neil Young y Roger Waters (de Pink Floyd) en un mismo programa? A nadie le debe de extrañar que la reacción más generalizada fuera un escéptico alzamiento de cejas. Pero no. Aquello iba en serio. Va a ocurrir de verdad. Y va a ocurrir a partir de mañana mismo.

La cita tiene lugar en el Empire Polo Club de Indio, una localidad situada en el desierto del valle de Coachella, en el sur de California. Es el mismo emplazamiento que acoge desde hace tres lustros el popular festival Coachella, que atrae cada año a un florido ramillete de jóvenes celebridades del cine y de la moda. De forma previsible, el Desert Trip ha sido rebautizado como 'Oldchella', en un poco sutil juego de palabras.

UN MILAGRO CARO

Ambas citas comparten empresa promotora, Goldenvoice. Y el incomparable elenco artístico reunido en el festival Desert Trip es fruto del empeño personal de su presidente, Paul Tollett. "Conseguirlo ha sido un milagro", asegura el promotor. Un milagro caro, cabría añadir. Cada uno de los artistas citados ofrecerá dos pases (después de actuar este fin de semana repetirán el próximo) y, según apunta la revista 'Rolling Stone', percibirá por ello 14 millones de dólares (unos 12,5 millones de euros). Multipliquen por seis y súmenle los considerables gastos de organización.

El precio de los abonos para los tres días oscila entre el equivalente a 358 y 1.433 euros

Una cosa es segura: esto no va a ser Woodstock. El precio de los abonos para tres días oscila entre los 399 y los 1.599 dólares (de 358 a 1.433 euros) y las posibilidades de alojamiento abarcan desde cámpings hasta hoteles de cuatro estrellas. ¿Disuasorio? No lo parece, a juzgar por la altísima demanda de entradas, que ha obligado a Goldenvoice a organizar una réplica del festival los días 14, 15 y 16 de octubre.

TRES PROGRAMAS DOBLES

El reparto es como sigue: el viernes actuarán los Rolling Stones y Dylan, en un programa doble que no necesita mucho comentario porque será como tener las pirámides y la Acrópolis en una misma foto. El sábado es el turno de Paul McCartney y Neil Young (el más jovencito del cartel), una combinación de talentos en apariencia antitéticos que, por eso mismo, tal vez acabe resultando lo más estimulante de la apabullante reunión. Y el domingo es puramente británico, con la presencia de los Who y de Roger Waters, que desplegará un repertorio formado por clásicos de Pink Floyd.

Todos los conciertos darán inicio a las seis y media de la tarde, hora local. Difícilmente, por tanto, la música se alargará hasta más allá de la medianoche. Lo dicho: no es exactamente Woodstock. 

0 Comentarios
cargando