Ir a contenido

PRÓXIMO ESTRENO

La Cubana adapta a Rusiñol en su nuevo espectáculo

La compañía convierte en un musical 'Gente bien', un divertido sainete sobre los nuevos ricos que el autor escribió en 1917

Natàlia Farré

Presentación del nuevo espectáculo de La Cubana, el musical Gente bien.

Presentación del nuevo espectáculo de La Cubana, el musical Gente bien. / RICARD FADRIQUE

"O pones un musical en tu vida o estás muerto". Esto es lo que Jordi Milán, director de La Cubana, afirma dijeron sus asesores, que “son muchos”, cuando el grupo se puso a pensar en un nuevo espectáculo tras el éxito de 'Campanades de boda'. Y como lo suyo es el teatro y seguir vivos han hecho eso: un musical que lleva por título 'Gente bien'. Las funciones previas al estreno (18 de octubre) empezarán el jueves 29, pero este martes ha habido un pequeño aperitivo. La compañía, ataviada de negro elegante y con más joyas de las que uno puede ponerse encima, ha interpretado dos de las canciones del espectáculo en medio de la Gran Via, frente al Coliseum, para alegría de los sorprendidos transeúntes que pasaban por ahí.

La pieza es un clásico de Santiago Rusiñol llevado al terreno de La Cubana, un divertido sainete que celebra cien años de su estreno y que, además, es una de las obras más interpretada en los teatros de aficionados del país. De manera que quien más, quien menos la conoce. Así que la elección no acarreó dudas. "Fuimos a Nueva York y Londres, vimos más de 50 musicales y acabamos hartos de Sondheim, Webber, Disney...", explica Milán. Luego se preguntaron: "¿Por qué no hacemos un clásico catalán?". Y la respuesta llegó sola. La Cubana es de Sitges y Rusiñol tuvo una larga vinculación con la localidad.

CUATRO ÉPOCAS

El tema también ayudó. 'Gente bien' es un divertimento en el que Rusiñol retrata a los nuevos ricos del burguesía industrial surgidos de la Barcelona modernista. "La necesidad imperiosa de mostrar lo que se tiene y hacer el ridículo se puede trasladar a otras épocas. No tiene fecha de caducidad", sostiene el director. De ahí que la acción ocurra en cuatro momentos diferentes. En 1917, cuando el poderío se mostraba comprando un título nobiliario, organizando fiestas y hablando en castellano; en 1951, en pleno franquismo y con el "¿qué hay de lo mío?" por delante; en 1980, con el socialismo por bandera, la normalización lingüística y el título escondido; y en el 2017, cuando la distinción se mide por pasar por prisión y tener empresas 'offshore'.

Con todo, Milán asegura que el texto de Rusiñol "ha sido muy respetado". La música corre a cargo de Joan Vives el autor de la mayoría de los temas de La Cubana que siempre ha cantado y bailado en sus obras. "Hasta ahora las canciones eran una ilustración, ahora la historia se expresa a través de las canciones", explica Vives. De ahí que sea un musical. Una opereta. "Inspirada en las operetas centroeuropeas como 'La viuda alegre' de Franz Lehár. Teatro popular muy apreciado", sostiene el compositor. Los actores cantarán pero la música sonará pregrabada por los intérpretes del Auditori. 

LA INCÓGNITA DEL PÚBLICO

"Hemos ido a buscar las voces más cantarinas de todas las épocas de La Cubana", puntualiza Milán, aunque también hay nuevas incorporaciones como Laia Piró y Toni Sans. Y recuperaciones históricas, como la de Mercè Comes Mont Plans. La primera ausente de la compañía desde 1992; la segunda casi que también, volvió para 'Campanades de boda' cuando llevaba más de una década fuera de la compañía. Falta por ver si el público será o no otro de los actores. Nada quisieron decir ayer los protagonistas: "El público de La Cubana hace lo que quiere, y después de tantos años puede hacer lo que le de la gana", concluye Milán. ¿Y los actores? "Hacemos una gran caricatura de los nuevos ricos que desprecian la cultura, compran títulos, se ponen el bigote franquista o se pasan a la pana socialista, siempre preocupados solo por la posesión", afirma una de las canciones de 'Gente bien'.   

0 Comentarios
cargando