18 sep 2020

Ir a contenido

SETMANA DEL LLIBRE EN CATALÀ

Carme Riera y el archiduque hippy de Mallorca

La escritora rescata a Luis Salvador de Habsburgo en 'Les darreres paraules', Premi BBVA Sant Joan

DAVID GARCÍA MATEU / BARCELONA

La escritora mallorquina Carme Riera, el pasado viernes. 

La escritora mallorquina Carme Riera, el pasado viernes.  / ACN

“Muchos de los hippies eran niños de bien; pijos convertidos, porque sino... difícil lo tenían”, comenta Carme Riera, haciendo un símil entre los integrantes del movimiento de los 60 y el personaje de su novela, el archiduque Luís Salvador de Habsburgo. Sí, el miembro de la Casa de los Austrias también decidió hacer la maleta en el siglo XIX y lanzarse a la aventura (sin renunciar a la suculenta paga de la Corona). Una historia con Mallorca por escenario que ahora la escritora mezcla con ficción literaria en su libro 'Les darreres paraules' (Edicions 62)

La relación que ha mantenido en los últimos años la autora mallorquina con el primo de la emperatriz Sissi ha ido más allá de una simple documentación histórica. Si bien algunos podrían haber aprovechado para escribir una tesis doctoral con el material acumulado, Riera se dejó llevar por "la voz del aristócrata" que resonaba en su interior. Decidió escribir 'Les darreres paraules' y terminó ganando el último premio literario importante que le faltaba: el 'BBVA Sant Joan'.

LAS MEMORIAS DEL ARCHIDUQUE

El titulo de la obra no es en vano. La escritora adquirió el manuscrito original en el que Luis Salvador de Habsburgo hizo su reflexión vital en sus últimos días, y tras traducirlo del alemán con la ayuda de una mallorquina (cómo no), inició la redacción del libro. En él narra las interioridades de un personaje adelantado a su época. Alguien que lejos de querer dormir en una cama de palacio prefería el suelo de su hogar en Mallorca, aunque siempre bajo muchas mantas.

Reconocido en la isla balear como el impulsor del turismo en la zona, el Habsburgo transformó una excursión para observar escarabajos autóctonos en toda una retahila de 'affaires' con las mujeres de la isla. Una historia que acabaría desembocando en supuestos hijos bastardos que aún reclaman herencias, que no se corresponde con la presumible impotencia del supuesto padre (¿era intermitente?). Pero si la biografía del archiduque es muy popular en Mallorca, hasta ahora no había traspasado las orillas que la envuelven.

LA CONCEPCIÓN DE LA BELLEZA

La costa escarpada que no gustaba nada a Josep Pla era precisamente la que años antes había enamorado al archiduque. Incluso fue el aristócrata quien cambió la forma de ver la isla de sus habitantes. "Si antes de su llegada los mallorquines presumían de S’Olla por sus naranjos y la valle frondosa que aportaba cosechas" -explica Riera-, "la obsesión de él por el paisaje les hizo cambiar la concepción de la belleza". “Un paisaje duro en el que no dejaba talar un solo árbol, por su amor a la naturaleza", explica. "Ahora los miradores que hizo construir están abarrotados, con 500 personas mirando la puesta de sol y haciéndose selfies”. Unas consideraciones que Riera traslada a la psique de su noble: "El archiduque no habría permitido, creo yo, ni la masificación ni la 'balearización'".

Casa en S'Estaca: contactar con Michael Douglas

Si primero fue el archiduque Luis Salvador de Habsburgo quien promocionó Mallorca de forma internacional, más tarde otra personalidad tomó el relevo y continuó con ese impulso. Como buen enamorado de la naturaleza, el de la Casa de Austria adquirió multitud de propiedades en los mejores parajes de la sierra de Tramontana. Una de ellas, situada en primera línea de playa en S'Estaca, fue comprada por el actor Michael Douglas en 1989. Tras disfrutarla durante algo más de dos décadas, en el 2014 el estadounidense la puso a la venta por 50 millones de eurosContinúa sin venderla pese a haberla rebajado.