Ir a contenido

ESTRENOS DE CINE DE LA SEMANA

'Escuadrón suicida': superhéroes chungos

La película de DC Comics sobre un grupo de supervillanos que deben salvar al mundo llega a los cines envuelta de una descomunal expectación y flojas críticas

Julián García

Margot Robbie, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Karen Fukuhara, Joel Kinnaman, Will Smith y Jao Courtney, en un fotograma de Escuadrón suicida.

Margot Robbie, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Karen Fukuhara, Joel Kinnaman, Will Smith y Jao Courtney, en un fotograma de Escuadrón suicida.

El estreno de 'Escuadrón suicida' llega no solo envuelto de una descomunal expectación, sino también acechado por un interrogante: ¿logrará la película enderezar el rumbo del joven Universo Cinematográfico de DC Cómics? Desde que Marvel Studios empezó a convencer a la crítica y a encandilar al público con su mitología fílmica de historias de superhéroes, era solo cuestión de tiempo que Warner Bros lanzara su propia versión basada en el catálogo editorial de DC. El problema es que las dos películas resultantes hasta ahora, 'Man of steel' (2013) y 'Batman v. Superman: el amanecer de la justicia' (2016), hicieron buenos números de taquilla pero enfurecieron al público. Por tanto, lo que está en juego con la tercera, que este viernes llega a los cines, no son solo unos cientos de millones de dólares sino nada menos que el buen nombre de DC.

En lugar de aportar cierta levedad al cine de superhéroes, como su lisérgica campaña publicitaria se ha encargado de prometer, 'Escuadrón suicida' nos devuelve al mundo negrísimo de' Batman v. Superman'. Tras el funeral del Hombre de Acero -está por ver cuánto tardará Warner en resucitarlo- el planeta se ha sumido en un estado de caos, contra el que el Gobierno estadounidense traza un plan: reunir a los más peligrosos supervillanos que tiene en custodia y, a cambio de clemencia, usarlos para formar el más letal equipo de lucha contra el crimen. En suma, para formar una versión de 'Doce del patíbulo' aderezada de superpoderes.

Cada uno de estos sujetos, en efecto, posee un talento especial. Deadshot (Will Smith) es un experto francotirador, El Diablo (Jay Hernández) puede generar fuego y manipularlo, Boomerang (Jai Courtney) lanza bumeranes mágicos, Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje) es mitad hombre mitad reptil. Y así. El más carismático es la encantadora psicópata Harley Quinn (Margot Robbie), que viste como una poligonera (de inclinación azulgrana) y derrocha energía carnavalesca con el bate de béisbol. Solía dedicarse a la psiquiatría, pero su vida cambió para siempre cuando empezó a hacerle terapia al Joker (Jared Leto) y se enamoró locamente de él.

Margot Robbie, como Harley Quinn, y detrás, Adewale Akinnuoye-Agbaje, como Killer Croc.

El objetivo de estos despojos humanos, además de pararle los pies a un enemigo milenario aún más tarado que ellos, es ganarse las simpatías de todos aquellos espectadores para quienes Hannibal Lecter y Darth Vader son personajes mucho más interesantes que Clarice Sterling o Luke Skywalker. Para ello cuentan con la ayuda, desde detrás de la cámara, de David Ayer. Al menos sobre el papel, Ayer era una persona perfectamente adecuada para dirigir una película como 'Escuadrón suicida' puesto que, en películas previas como 'Sin tregua' (2012) o 'Corazones de acero' (2014), no solo había demostrado saber tres o cuatro cosas de antihéroes sino también que se le da bien explorar las dinámicas personales en el seno de estructuras basadas en el uso de la fuerza, como el ejército o la policía.

MAQUINARIA PROMOCIONAL 

En Warner se juegan tanto que el pasado mes de abril no dudaron en gastarse 10 millones de dólares adicionales para inyectarle más humor a la película y así no solo distinguirla de 'Batman v. Superman', que para muchos resultó excesivamente lúgubre, sino también intentar emular el tono gamberro e irreverente que convirtió 'Deadpool' en un triunfo por todo lo grande para Marvel.

Asimismo, en el estudio han pasado meses y meses haciendo funcionar una gigantesca maquinaria promocional con el fin de convertir 'Escuadrón suicida' en una película de visionado imprescindible. En cualquier caso, las primeras críticas de la película no han sido buenas, por decirlo de forma amable, hasta el punto de que un desesperado grupo de fans de DC Comics ha pedido el cierre de la web Rottetomatoes -en la que se puntúan las películas a partir de las reseñas publicadas en los medios de comunicación- por el flojo 30% de tomates (votos) a favor a día de hoy. El propio David Ayer ha salido a defenderse de las críticas a través de Twitter con una frase histórica de Emiliano Zapata en castellano –"prefiero morir de pie que vivir de rodillas"-, destacando que ha hecho la película "para los fans" y que el rodaje ha sido «la mejor experiencia» de su vida.

.

Jared Leto, como Joker, en un fotograma de 'Escuadrón suicida'.

JARED LETO Y JOKER, PURA LOCURA

Alrededor del trabajo de Jared Leto como Joker se han construido tantas expectativas durante el pasado año que el único modo de satisfacerlas habría sido que apareciera en pantalla comiendo carne humana recién cortada. No es el caso, ni mucho menos. En realidad, en 'Escuadrón suicida' el Joker no es ni siquiera un personaje secundario. La suya, aparte de desfasada, casi chirriante, es una presencia anecdótica, diseñada para vender entradas y, probablemente, para calentar motores cara a futuras entregas.  

Y parece ser que la estrategia comercial ha funcionado, más allá de las malas críticas. Si las previsiones de los expertos resultan ser ciertas, solo a lo largo de este fin de semana la película recaudará entre 130 y 140 millones de dólares, convirtiéndose en el tercer estreno más taquillero de 2016 -solo por detrás de 'Capitán América: civil war' y 'Buscando a Dory'-. El objetivo final, en todo caso, es defender la viabilidad del Universo Cinematográfico de DC. El destino de al menos una decena de futuras películas –una de Wonder Woman, otra de Flash, otra de Aquaman, tres de la Liga de la Justicia, quizá un 'spin-off' de Harley Quinn—dependen de ella. Por cierto, no se vayan hasta que acaben los créditos de 'Escuadrón suicida': hay un jugoso 'bonus track'.

0 Comentarios
cargando