ESTRENOS DE LA SEMANA

Blake Lively: "Mi trabajo en 'Gossip girl' fue mediocre"

La actriz intenta sobrevivir a la amenaza de un tiburón en 'Infierno azul', el nuevo 'thriller' del catalán Jaume Collet-Serra

La actriz Blake Lively, en una escena de ’Infierno azul’. 

La actriz Blake Lively, en una escena de ’Infierno azul’.  / VINCE VALITUTTI

Se lee en minutos
Nando Salvà

Se la conoce tan bien por su trabajo en la teleserie 'Gossip girl' en la piel de una pija neoyorquina como por su matrimonio con el actor Ryan Reynolds y su capacidad para acaparar miradas en alfombras rojas y acumular seguidores en InstagramBlake Lively es la protagonista absoluta del nuevo 'thriller' del catalán Jaume Collet-Serra'Infierno azul', en el que encarna a una surfista que trata de sobrevivir a la amenaza de un tiburón. El filme llega este viernes a los cines.

¿Qué le atrajo de la oportunidad de protagonizar 'Infierno azul'? Es el tipo de historia genuina de supervivencia que conecta inmediatamente con el público porque le hace preguntarse: ¿qué haría yo? Lo curioso es que las historias de aislamiento suelen ser películas pequeñas, pero 'Infierno azul' es un 'blockbuster' y eso significa que la verá muchísima gente. ¡Hay que ver lo que le atrae al público una rubia en biquini! Ahora, ni mi personaje es solo una rubia ni el tiburón es un monstruo. Ella atraviesa dificultades emocionales increíbles, y el animal se limita a luchar por su propia vida. 

No debió de ser una película fácil de rodar. Supuso un desgaste físico tremendo. Rodé casi todas mis escenas yo misma, y tuve que llorar y gritar mientras luchaba por mi vida, y trataba de emerger de debajo del agua justo antes de volver a ser engullida por las olas. Nunca antes había sufrido tanto, pero no solo a nivel físico sino también psicológico. Tras rodar sentí como si realmente fuera una superviviente. Comparado con eso, irme después a rodar 'Café Society' para Woody Allen, vestida con increíbles vestidos de época y rodeada de músicos de jazz y acabando la jornada a las cinco de la tarde cada día, fue pan comido.

En 'Infierno azul' lleva todo el peso de la película. ¿Qué dificultades entraña ello? Es muy complicado. Tienes que responsabilizarte del arco narrativo de cada escena y de toda la película. Además, tienes que despertar la simpatía del público en todo momento. En todo caso, lo más difícil fue tener que rodar toda la película en solitario. Eché mucho de menos compartir escenas con otros actores. Yo soy una actriz que se apoya de forma extraordinaria en los compañeros de reparto, porque soy muy insegura, y porque creo de veras que es el trabajo de los demás intérpretes lo que hace que el tuyo luzca. Ni siquiera pude interactuar con el tiburón, que fue añadido luego en posproducción.

Blake Lively

"¡Hay que ver lo que le atrae al público una rubia en biquini! Ahora, ni mi personaje es solo una rubia ni el tiburón es un monstruo"

En su día su marido también fue el único intérprete de una película sobre supervivencia extrema dirigida por un español ['Buried', de Rodrigo Cortés]. ¿Influyó eso en su decisión de rodar 'Infierno azul'? Desde luego. De hecho, fue el principal motivo. Ver a Ryan en 'Buried', metido en un ataúd durante hora y media de metraje, es una de las experiencias más terribles que he sufrido en una sala de cine en toda mi vida. Sabía qué difícil pero también qué gratificante había sido rodarla para él, y quise vivir algo parecido en mis carnes. 

Acaba de mencionar su participación en 'Café Society' Ni siquiera me atrevía a soñar que alguna vez podría aparecer en una de sus películas. Por un lado porque no pensé que él me querría, y por otro porque el tiempo corría en mi contra: en cuanto te fijas en lo longeva que es su carrera, comprendes que no le quedan muchas películas por hacer. Así que fue un honor muy inesperado. Además, Woody es uno de los pocos cineastas capaces de escribir personajes femeninos complejos. Él no contrata a ninguna actriz para que interprete a una mujer florero y, como digo, eso en Hollywood es muy raro.

Noticias relacionadas

Usted se dio a conocer con la teleserie 'Gossip girl'. Años después, ¿cómo la recuerda? Fue una experiencia muy educativa. Quizá no me enseñó mucho desde el punto de vista interpretativo pero sí aprendí lo que es el trabajo duro. A veces llegábamos a rodar tres episodios seguidos y eso significaba que literalmente tenías que volar, tanto para aprenderte los diálogos en el último minuto como para cambiarte de ropa o ir de un set a otro. Mi trabajo en 'Gossip girl' fue mediocre, pero da igual porque formaba parte de un artefacto cultural. La serie hizo feliz a mucha gente, y a mí me dio una carrera. Le tengo mucho amor, pues.