Ir a contenido

PATRIARCA Y LEYENDA

Fallece el guitarrista flamenco Juan Carmona, 'Habichuela'

El músico, miembro de la tercera generación de la dinastía de los Carmona, era el padre de los hermanos Juan José y Antonio Carmona, de Ketama

Luis Troquel

Juan Carmona, Habichuela.

Juan Carmona, Habichuela. / Juan Carlos Hidalgo

El jueves por la tarde falleció a los 83 años, y tras una larga enfermedad, Juan Carmona, 'Habichuela', uno de los mejores guitarristas de la historia del flamenco. Un músico que desarrolló casi toda su carrera a la sombra de las voces a las que respaldaba. Sabía escucharlas con embeleso, seguirlas mientras cantaban, darles alas para llegar aún más alto... Como enamorado del cante que era, Juan Habichuela prefirió siempre la guitarra de acompañamiento a desarrollar sus también innegables facultades como concertista. Y durante décadas, los más renombrados cantaores se lo rifaban.     

De siglos tendríamos que hablar para abarcar la estirpe de la que desde hace mucho él era patriarca: los Habichuela. De Granada al universo jondo. Nieto, hijo, sobrino, hermano, padre, tío y abuelo de artistas. Se llamaba en realidad Juan Carmona Carmona y nació en 1933, muy cerca del barrio del Albaicín. Las crónicas del siglo XIX ya hablaban del arte de su abuelo, Habichuela Viejo. Su padre siguió la tradición y se empeñó en que Juan fuese bailaor. Como tal empezó de chiquillo. Pero cambió el baile por las seis cuerdas. Todavía más que sus ancestros, si alguien le enseñó a tocar la guitarra fue Juan Hidalgo López 'El Ovejilla', figura clave del Sacromonte.

ESTIRPE DE GUITARRISTAS

También se decantaron por la guitarra sus hermanos: Pepe, Carlos y Luis. Sus hijos fueron dos de los componentes más destacados del grupo Ketama: Antonio Carmona y Juan Carmona 'El Camborio', productor y guitarrista; como lo es también su sobrino Pepe Luis. Y su joven nieto, llamado también Juan Carmona, se hizo en el 2011 con el Bordón de Oro en el Festival de Las Minas.

Fue otro certamen, el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, el que, en 1974, consagró el toque de Juan Habichuela, que obtuvo también el Premio Nacional de Guitarra de manos de la Cátedra de Flamencología de Jerez, entre una larga lista de galardones más. Pero si un acto marcó un antes y un después en su carrera en lo que a popularidad se refiere fue el que tuvo lugar hace ahora 20 años.

En 1996, el mundo mediático se enteró de aquello que el mundo flamenco ya sabía desde hacía mucho tiempo gracias a un homenaje a bombo y platillo que se le hizo a Juan Habichuela en Granada. Se suponía que iba a ser su retirada. Y, efectivamente, a partir de ese momento espació muchísimo su actividad sobre los escenarios. Sin embargo, el impacto que aquel homenaje tuvo propulsó una trayectoria discográfica propia, algo de lo que hasta entonces carecía. Había participado en innumerables discos, pero el primero a su nombre no llegó hasta 1999 con 'De la zambra al duende'. Le siguió 'Campo del Príncipe' (2002) y 'Una guitarra en Granada' (2007). Y todavía posterior es el profuso doble volumen recopilatorio que, jugando con su apodo familiar, llevaba por título 'Habas contadas'

DE BARCELONA A MADRID

Sus primeras grabaciones como acompañante las había hecho en Barcelona, donde cumplía el servicio militar. Posteriormente, se forjó en los tablaos madrileños, El Duende primero y luego Torres Bermejas, donde conoció a Fosforito y formó con él pareja artística. Juan no podía ser más gitano, y sin embargo no hacía distingos ni ahorraba parabienes para muchos cantaores payos, como Juanito Valderrama (en realidad acompañó a todos los grandes, de Mairena a Camarón).

Entre las grandezas de Juan Habichuela estaba la humildad con que tocaba. Y también era humilde como persona. Imborrable es el recuerdo de aquella entrevista que le hicieron en el programa 'El Séptimo de Caballería'. Cuando Miguel Bosé lo presentó como el mejor guitarrista flamenco que existía, él no pudo quedarse callado ni un segundo y dejó claro que nadie era más que Paco de Lucía. Tajante y sin tampoco falsa modestia. Que por algo, además de genio en la guitarra, Juan Habichuela era un sabio en el flamenco.

Temas: Flamenco Música

0 Comentarios
cargando