Ir a contenido

ENTREViSTA CON UN MITO DE LA 'CHANSON'

Charles Aznavour: "Mi mayor placer es mi trabajo"

El legendario cantante francés de origen armenio, de 92 años, actúa este sábado en el festival Jardins de Pedralbes

Luis Troquel

El cantante francés Charles Aznavour, en una fotografía del 2011.

El cantante francés Charles Aznavour, en una fotografía del 2011. / SOUVANT GUILLAUME SIPA

El pasado 22 de mayo cumplía 92 años y este próximo sábado de reflexión alzará su voz en el Festival Jardins de Pedralbes. Charles Aznavour. Parisino de ascendencia armenia. Mito universal. No solo representa la conjunción perfecta entre el romanticismo de la canción melódica y la veracidad de la 'chanson' de autor. Del mismo modo que antes de destacar por sí mismo escribió para Édith Piaf, una vez consagrado compuso muchos de los 'hits' pop que encumbraron a las estrellas de generaciones posteriores. Incombustible embajador de la canción francesa que ha grabado también profusamente en castellano, italiano, alemán, portugués, inglés… Precisamente su canción 'For me formidable' tuvo un reciente 'revival' vía Hollywood. El cronista de La Bohème parisina, el autor de 'Venecia sin ti', desmonta tópicos sobre su leyenda y confiesa que la inspiración no reside en ningún lugar concreto.

¿Qué representó actuar en el Liceu, hace ahora justo dos años, después de tanto tiempo sin visitarnos? No había vuelto desde mucho antes de ese concierto, y eso que al principio de mi carrera venía a cantar a Barcelona muy a menudo. Guardo un recuerdo imperecedero de aquella noche, la belleza de la sala y el calor con el que el público me recibió. Hasta el punto de que la seguridad del teatro nos tuvo que escoltar a la salida ante al entusiasmo desbordante de la gente.

Entonces usted acababa de cumplir 90 años y parecía que sería la última oportunidad de verle en Barcelona. ¿Se ha planteado alguna vez dejar los escenarios? Por más que me hagan esta pregunta la respuesta es siempre la misma: “NO". Dije hace tiempo que no voy a dejarlo y lo he cumplido. Y hoy lo repito: ¡volveré mientras mi corazón palpite! Mientras mantenga las capacidades no abandonaré a mi público. Es algo que necesito, pues mi mayor placer es mi trabajo. ¡Y me hace feliz ver que el público sigue siempre ahí!

El año pasado publicó un nuevo disco, 'Encores'. ¿Cantará alguna de sus canciones en el Festival Jardins Pedralbes? Me gusta decidir en el último momento el repertorio definitivo y el orden en que lo canto. Seguramente incluiré alguna de esas nuevas piezas pero siempre intento adaptarme a las preferencias de cada público. Por ejemplo, en  Rusia no puedo omitir 'Les deux guitares' o 'Une vie d’amour', o en los países anglosajones no puedo dejar de cantar 'She'…

¿Hay algún rincón de Barcelona al que le gustaría escaparse alguna vez que viniera con tiempo? Me gusta pasear por la ciudad y observar a la gente, su manera de vivir, hablar, amar. Lo que busco es inspiración y esta se encuentra en todas partes. No necesito escaparme a un lugar concreto para encontrarla.

¿Le interesa la música francesa actual? La música me interesa en sí misma. En cada país intento descubrir artistas, seguir las novedades y conocer sus creaciones. Me encanta escuchar mis canciones adaptadas por jóvenes artistas, sobre todo cuando las hacen de un modo diferente al mío. Entre las nuevas generaciones existen artistas con muchísimo talento y colaborar con algunos de ellos ha sido para mí un auténtico placer: gente como ZAZ o Benjamin Clementine.

¿Cómo de formidable le parece Stromae? Me parece muy bien.

Recientemente decía en una entrevista: “De nada sirve la vanidad” ¿Siempre ha pensado igual? El dinero nunca fue una fuente de motivación para mí. Lo que me motivaba y continua motivándome es el amor que siento por mi oficio. Durante mi infancia, viniendo de una familia de emigrantes, no teníamos casi nada. Claro que al principio, cuando comencé a ganar dinero, tuve ganas de tener las cosas que nunca había tenido, pero enseguida me di cuenta que el amor de mis padres y mi familia es lo único que cuenta. Ni la celebridad, ni las cosas materiales, ni el poder te dan la felicidad. La verdadera riqueza es hacer lo que uno desea y estar rodeado de la gente que te quiere.

Charles Aznavour

"Ni la celebridad ni las cosas materiales te dan la felicidad. La verdadera riqueza es hacer lo que uno desea y estar rodeado de la gente que te quiere"

¿Alguna vez ha imaginado como sería su vida si hubiese sido una persona anónima? Mi vida sería la misma, trabajaría de la misma manera desde la mañana hasta la noche.

¿Sigue escribiendo casi a diario? Si. En cuanto tengo un momento libre, escribo: con bolígrafo sobre una hoja blanca, garabateo con un lapicero, o escribo laboriosamente sobre mi mini Ipad o mi ordenador. El sitio no tiene importancia. Lo que cuenta es tener una idea, un tema y voluntad.

¿Su proyecto más inminente es un libro, un disco…? En este momento estoy concentrado sobre todo en mis giras internacionales. Entre concierto y concierto, trabajo sobre el espectáculo 'My Paris' que está basado en la historia de Toulouse-Lautrec, que recientemente se ha estrenado en Nueva York y ha tenido muy buenas críticas, especialmente en el 'New York Times'. Además trabajo sobre otro espectáculo, un nuevo álbum y me vienen siempre nuevas ideas de libros.

¿Ha rechazado muchas ofertas para volver al cine? Sí, pues no ya no tengo la misma facilidad para aprenderme los textos. Hay muchos actores que leen sus diálogos o que llevan pinganillos, y se les da muy bien, pero yo no me sentiría cómodo haciéndolo así. Por ello, he decidido no aceptar nuevos papeles. 

Entre el público que asistió al Liceu estaba Raphael. ¿Usted en los años 60 conocía la versión que él hizo de 'La mamma'? Sí, claro, y me gusta mucho. Como también su versión de otra de mis canciones, 'Le toreador'. ¡Raphael es un gran cantante

¿Qué importancia cree que tendrá el reciente reconocimiento del genocidio armenio por parte de Alemania? Es un ejemplo de honestidad en relación con su historia. Desde hace tiempo, Alemania cumple su deber sobre la memoria de la Shoah y hoy persevera en su labor al reconocer el genocidio armenio. Esto es aún más valiente, sabiendo de su implicación en los acontecimientos ocurridos en Turquía, y reconoce su parte de responsabilidad. Espero que los Estados Unidos e Israel sean los siguientes, así como Turquía y hagan prueba de tanta sabiduría y honestidad hacia la historia.

0 Comentarios
cargando