Ir a contenido

FIN DE ETAPA

Els Catarres, siete conciertos en Barcelona y "parón indefinido"

El trío de Aiguafreda cerrará en noviembre la gira 'Supernova' con 'shows' en las salas Sidecar, Luz de Gas, Apolo, Barts, Heliogàbal, Bikini y Razzmatazz

RAFAEL TAPOUNET / BARCELONA

Roser Cruells, Jan Riera-Prats y Èric Vergés, Els Catarres, en la sala Heliogàbal.

Roser Cruells, Jan Riera-Prats y Èric Vergés, Els Catarres, en la sala Heliogàbal. / DANNY CAMINAL

Después de un año y medio de gira triunfal, en la que han acreditado un poder de convocatoria al alcance de muy pocas bandas catalanasEls Catarres se podrían haber permitido un cierre por todo lo alto en un recinto como el Palau Sant Jordi. Pero han preferido otra cosa. Siete conciertos en otras tantas salas emblemáticas de BarcelonaSidecar (10 de noviembre), Luz de Gas (día 11), Apolo (día 12), Barts (día 13), Heliogàbal (día 17), Bikini (día 18) y Razzmatazz (19 de noviembre). Siete locales de aforo y tamaño muy diverso que permitirán al trío de Aiguafreda presentar su repertorio en distintos formatos y, de paso, mostrar su apoyo a un sector que vive momentos particularmente convulsos. "Las salas son los pilares de la música en directo del país", subraya Èric Vergés, cantante y guitarrista de Els Catarres.

El ciclo de conciertos barceloneses no solo servirá para poner el broche a la monumental gira 'Supernova', en la que el grupo está presentando su tercer álbum, 'Big Bang' (y que esta primavera los ha llevado hasta China y Corea del Sur), sino que cerrará también una etapa en la trayectoria de Els Catarres para dar paso a un periodo de inactividad de duración desconocida. "Un parón indefinido", señala Jan Riera-Prats, guitarrista y percusionista, que añade que la banda necesita un largo descanso (de al menos un año y medio, aclara) para poder volver con "alguna cosa nueva" pero no se plantea la "ruptura definitiva" (aunque el título escogido para la minigira por salas, 'L'últim adéu', pueda hacer pensar otra cosa).

APOYO A LA ASACC

Como gesto explícito de respaldo a la actividad de los locales que ofrecen música en directo, 'L'últim adéu' constituirá además el acto principal del 15 aniversario de la Associació de Sales de Concerts de Catalunya (ASACC), que integra a una sesentena de salas y clubs del país. En los últimos meses, la ASACC se ha implicado a fondo en las negociaciones con el ayuntamiento de Barcelona para diseñar un plan que reconozca y proteja la labor de los locales que programan conciertos con regularidad y acabe con situaciones de inseguridad jurídica como la que abocó al cierre provisional a la sala Heliogàbal, que ha sido precisamente el marco escogido por Els Catarres para anunciar su iniciativa.

El grupo no quiere adelantar todavía con detalle las características de los conciertos de 'El últim adéu', aunque sí apunta que cada actuación será única. "Cada sala tiene unas características propias de aforo y sonoridad, y eso permite que cada concierto sea diferente", señala la contrabajista Roser Cruells. Ciertamente, entre el centenar de personas que puede acoger el Heliogàbal (aunque el aforo legal es actualmente de 49) y las 2.000 que caben en Razzmatazz, el abanico es amplio. En el local de Gràcia, Els Catarres volverán a los orígenes y actuarán en formato de trío, con un planteamiento "intimista" que marcará también la presentación en Sidecar; en Luz de Gas y Bikini, el grupo quiere experimentar con formatos "muy diferentes y anecdóticos"; el concierto de la sala Barts tendrá carácter (y horario) familiar, "para que padres e hijos puedan disfrutar juntos", y los 'shows' de Apolo y Razzmatazz se acercarán más a los que la banda ha venido haciendo a lo largo de la gira, "la máxima expresión del estado natural de Els Catarres".

Las entradas para los siete capítulos de 'L'últim adéu' se han puesto ya a la venta a través de la web del grupo, y existe la posibilidad de comprar 'packs' de tres o de seis conciertos a precios reducidos.

0 Comentarios
cargando