Ir a contenido

LA GRAN CITA 'INDIE' DE BARCELONA

Primavera Sound 2016: el gigante pop alza el vuelo

El festival afronta su 16º edición con abonos y entradas agotadas, luciendo un cartel que incluye a figuras como Radiohead, PJ Harvey, Suede, LCD Soundsystem y Sigur Rós

Jordi Bianciotto

Jornada de puertas abiertas del Primavera Sound en el Parc del Fòrum, en el 2016.

Jornada de puertas abiertas del Primavera Sound en el Parc del Fòrum, en el 2016. / FERRAN SENDRA

No hay otro momento del año en que Barcelona acoja tal concentración de figuras musicales destacadas a escala mundial. El Primavera Sound desembarca de nuevo, esta semana, con todo su poder, manejando cifras que convierten en enanos a la mayoría de escaparates de la competencia: 349 actuaciones, 19 escenarios (trece de ellos en su recinto central del Parc del Fòrum) y una cifra de asistentes que fácilmente rondará los 190.000 registrados en las dos últimas ediciones. Tanto los abonos como las entradas para días sueltos están agotados.

El Primavera echa a andar este miércoles en el Fòrum con un concierto gratuito encabezado por Suede, y desplegará todo su poder en tres jornadas, del jueves al sábado, centradas en ese recinto, programa al que hay que sumar los flecos en espacios urbanos como el CCCB y las salas Apolo y Barts. Afronta su 16ª edición estabilizado como gigante del circuito no ya español sino europeo y mundial, y convertido en ejemplo de muestra de gran formato y encaje urbano.

Puertas abiertas con Suede

El grupo británico, con Brett Anderson al frente, encabeza este miércoles por la noche (22.00 horas) la jornada de puertas abiertas con la que el Primavera abre su 16º edición en su recinto central del Parc del Fòrum. Suede, superviviente del Brit-pop de los 90, volverá a actuar en el festival este jueves con la presentación completa de su nuevo disco, ‘Night thoughts’, en el Auditori Rockdelux, que contará con la proyección simultánea de la película realizada por el director Roger Sargent

Con una programación vasta que induce al asistente a practicar el záping escénico o a tener que elegir, a veces dolorosamente, y que invita al debate sobre el consumo de la música en directo. Grandes espacios, el concierto como rito lúdico compartido y una abundancia que desborda la capacidad de absorción del asistente. Pocos contextos invitan, no obstante, al descubrimiento de propuestas como un macrofestival de este calibre.

MANEL Y LOS CHICHOS

La receta de este año no difiere de ejercicios anteriores: algunos nombres bandera del imaginario alternativo, como son Radiohead (que lleva ocho años sin actuar en Barcelona), PJ Harvey y Sigur Rós, un pelotón de nombres con tirón en el pop explorador y cercanías crecidos en el siglo XXI, ahí están LCD Soundsystem, Beach House, Tame Impala y Animal Collective, pequeñas cuotas de iconos históricos y rarezas (Brian Wilson reviviendo ‘Pet sounds’, Cabaret Voltaire, la faceta musical del realizador cinematográfico John Carpenter), figuras de culto emergentes (Kamasi Washington, Julia Holter) y una veintena de nombres de la escena catalana encabezados por Manel. Y un capítulo propio para la llamativa presencia de Los Chichos en nombre la cultura del gueto, un guiño a quienes acusan al festival de elitismo universitario.

Un presupuesto estabilizado

Este año el festival suspende la tendencia presupuestaria ascendente de ediciones anteriores con la misma cifra que en el 2015, 11 millones de euros, de la cual poco más del 3% corresponde a aportaciones públicas.

Por parte del ayuntamiento se destinan 150.000 euros a los conciertos realizados fuera del Fòrum, Primavera a la Ciutat, a través del Institut de Cultura, y otros 20.000 al área profesional, PrimaveraPro, por parte de la Oficina de Promoció Econòmica. Este apartado recibe la subvención más cuantiosa, 175.000 euros, por parte del ICEC de la Generalitat.

PrimaveraPro, una de las áreas en crecimiento del festival, con conferencias, presentaciones y conciertos en el CCCB, el Macba y el Fòrum,  celebrará estos días su 7ª edición atrayendo a unos 3.000 profesionales de todo el mundo. 

Artistas, muchos de ellos, con los que el Primavera mantiene vínculos desde hace tiempo: LCD Soundsystem debutó en la edición del 2003, cuando la muestra aún se celebraba en el Poble Espanyol; a PJ Harvey la ficharon en el 2004 y 2011, Animal Collective se mostró ya en pleno auge en el 2006… La nueva edición es la consecuencia de 15 años cultivando un imaginario en torno a una idea de música alternativa o independiente, con todas las reservas que puedan inspirar esas etiquetas cuando alcanzan determinado estatus industrial. El logro es haber convertido en espectáculo de multitudes un universo de músicas apartadas de la corriente principal, imponiendo incluso la marca del festival por encima de los artistas: los abonos comienzan a venderse cada año mucho antes de que trascienda el contenido de la programación.

‘STAR SYSTEM’ ANGLOSAJÓN

El perfil artístico está abierto a la diversidad de acentos del pop, el rock y la música electrónica, con ciertos déficits alrededor de la música negra y el hip-hop, y luciendo una vocación marcada por el ‘star system’ anglosajón asentado a partir de los años 90. Parámetros que seducen a una audiencia joven aunque no enfáticamente tierna: la edad media se sitúa entre 25 y 35 años, público que puede pagar un abono que, en función del momento en que se compre, cuesta entre 125 y 195 euros.

El 46% de los asistentes son extranjeros (preferentemente, por este orden, británicos, franceses, italianos y alemanes) y la dimensión económica del festival compite con frecuencia, en los titulares de prensa, con las consideraciones artísticas. Pero hablamos de un acontecimiento que genera un impacto en la ciudad de 94,8 millones de euros, cuyos asistentes gastan una media de 544 euros. Cifras que no representan un asunto menor en tiempos de turbulencias económicas.

0 Comentarios
cargando