06 ago 2020

Ir a contenido

REGRESO AL GOYA

Lolita: "La Colometa ya forma parte de mí"

La actriz y cantante celebrará el próxino día 11 las 200 funciones del aclamado monólogo 'La plaza del Diamante', basado en la novela de Mercè Rodoreda

Marta Cervera

Lolita vuelve con La Placa del Diamant

Lolita vuelve con La Placa del Diamant / ÁLVARO MONGE

María Dolores González Flores (Madrid, 1958), conocida popularmente como Lolita, celebrará 200 funciones como Colometa el próximo día 11. La actriz y cantante lo celebrará en el escenario del Goya, teatro al que ahora regresa con el aclamado monólogo de 'La plaza del Diamante', una adaptación que Joan Ollé ha hecho en castellano de la famosa novela de Mercè Rodoreda y en la que Lolita es la única protagonista. Las funciones se prolongarán hasta el 29 de mayo. Poco después, la actriz y la Colometa se dirán adiós, quién sabe si definitivo. Tras una experiencia tan intensa, Lolita asegura que necesita urgentemente cambiar de chip.

¿No se cansa de interpretar tantas veces la obra? Tengo a la Colometa tan pegada a mi piel que ya forma parte de mí.

¿Ha cambiado este personaje su manera de ver la vida? En absoluto. Lo que sí han cambiado son cosas en mi vida. Con esta obra no he parado de ir al teatro y he salido de gira. De no estar haciendo nada de teatro a hacer la Colometa, pues claro que es un cambio. Pero su visión de la vida no me ha cambiado en nada. Ella vive una época muy dura que, por suerte, no me ha tocado vivir. A mí lo que me hubiera gustado es que Natalia [nombre real de Colometa] hubiese vivido en esta época. Le hubiera ido mucho mejor.

¿Cómo cree que sería su existencia hoy? Habría podido ser como era realmente. Natalia era una mujer fuerte. En la época en que transcurre la novela no tenía ni voz ni voto. Pero hoy Natalia habría chillado mucho antes y habría puesto las cosas en su sitio.

Trabajar sola en el escenario, ¿le aburre o le engancha? Tiene lo bueno de no tener que dar el pie a nadie y si te equivocas, no pasa nada, porque tú misma lo resuelves. El problema es que estás sola y no sales de escena en una hora y cuarto. Pase lo que pase, has de aguantar el tirón.

¿Se sigue emocionando cada vez que interpreta esta obra? Siempre. Es un monólogo muy duro. Pasan muchas emociones por tu cuerpo y es estresante, pero también es muy gratificante. Además, la Colometa es muy catalana y Catalunya me ha recibido con los brazos abiertos. 

Y pensar que tuvieron que convencerla para interpretar el papel. Al principio, no quería hacerlo. Veía complicado meterme en un monólogo como este, que además venía de un texto tan importante como el de Mercè Rodoreda. Para mí era complicado. 

¿Qué ha sido lo más duro de esta experiencia? Hacer un monólogo es un trabajo muy intenso, muy duro. Yo termino agotada cada función, porque durante la hora y cuarto que dura la obra voy a muchas revoluciones por dentro.

"Yo no tengo escuela de teatro. Mi teatro sale de mi alma, de mi hígado y de mi corazón. Lo tengo que sentir en la piel y sufrirlo dentro"

¿Tanto vive el personaje? Es que yo no tengo escuela de teatro. Esa es mi manera de actuar. Mi teatro sale de mi alma, de mi hígado y de mi corazón. Lo tengo que sentir en mi piel y sufrirlo dentro. No tengo otra maestría que mi propia experiencia y mis propios sentimientos.

Hoy en día siguen existiendo Colometas... Por supuesto. En todo el mundo. Y más en las guerras como la que hay en Siria. Yo veo Colometas todos los días por televisión. Y especialmente en aquellos países donde las mujeres aún hoy no tienen ni voz ni voto.

Durante mucho tiempo estuvo a la sombra de sus famosísimos padres. Ser hija de Lola Flores y El Pescaílla marca. ¿Le costó mucho encontrar su propio espacio? Yo estaba al lado de mi madre, pero seguía siendo yo. Con ella discutía muchísimo, porque yo tenía mi manera de pensar y siempre he hecho, entre comillas, lo que me ha dado la gana. Bueno, al menos hasta que tuve a mis hijos. Después lo he seguido haciendolo, pero de otra manera, porque siempre piensas en ellos.

¿Se imagina una serie sobre su familia? No. Nuestra familia no es de ficción como la de 'Cuéntame'. Es de verdad. Y hacer una ficción sería ridículo. Ya lo quisieron hacer con la película sobre mi madre ['Lola', de Miguel Hermoso] y la cagaron.

"Si llega la independencia, siempre digo que, como hija de catalán, quiero pasaporte y pase de pernocta, para poder venir cuando quiera"

¿Su Colometa tiene fecha de caducidad? De momento, la voy a dejar aparcada en junio. Que descanse y se vaya de vacaciones. Y luego, pues ya veremos. Natalia está cansada y yo, también. Necesito hacer otro tipo de cosas. Pero ella va a seguir allí y seguramente la echaré mucho de menos. Ahora me espera retomar 'La asamblea de las mujeres', de Aristófanes, con dirección de Juan Echanove. Y tengo dos proyectos más de teatro.

Lleva varios días por Catalunya. ¿Ha notado las ansias independentistas? ¿Cómo vive esta situación? Veo alguna bandera en los balcones, pero poco más. Aquí no hay rechazo a la gente de fuera. A la vista está que yo he nacido en Madrid, me llamo Lolita Flores, soy un personaje popular y la gente me permite hacer un papel tan catalán como la Colometa de 'La plaza del Diamante'. No hay ningún problema, gracias a Dios. Es más lo que se dice desde fuera que lo que pasa en realidad aquí. Y si un día llega la independencia, siempre digo que, como hija de catalán, quiero pasaporte y pase de pernocta para poder venir cuando quiera a Catalunya, como he hecho hasta ahora.

¿Le extraña que algunos catalanes quieran separarse de España? De política no hablo mucho, porque yo me dedico al arte. Pero sí creo que las prohibiciones siempre dan lugar a más morbo. Se debería dar libertad para que la gente opine y que luego se acepte lo que salga. Sea un sí o sea un no. Deberíamos ocuparnos más de los sentimientos de las personas que de las querencias materiales.      

Temas Teatro