Ir a contenido

LA PASIÓN DE UN JOVEN PILOTO

Marc Márquez, un cómic a 350 km/h

El piloto de Cervera, su familia y su equipo narran desde la viñeta cómo se forjó su sueño de campeón de MotoGP

Emilio Pérez de Rozas

La dibujante Belén Ortega y el piloto de Moto GP Márc Márquez, este jueves en Madrid, durante la presentación del cómic sobre su vida.  / AGUSTÍN CATALÁN

La dibujante Belén Ortega y el piloto de Moto GP Márc Márquez, este jueves en Madrid, durante la presentación del cómic sobre su vida. 
Ilustración del cómic sobre la vida del piloto de motos Marc Márquez, de Isidro Sánchez y Belén Ortega. 

/

“Es la vida de una familia. Es la pasión de un niño. Es el empuje de los abuelos. Es el sinvivir de un mánager. Es la colaboración de un equipo. Es un sueño hecho realidad. Y, sobre todo, tal y como transcurre todo, parece un cómic, el mejor. Es más, te lo cuentan, te entregan el guion y no te lo crees. Y ha ocurrido, ha pasado ante nuestros ojos y nos hemos quedado admirados”. Óscar Valiente, editor de Norma Editorial, está orgulloso de presentar lo que para él es una de sus obras más queridas y, sobre todo, perseguidas. 'Marc Márquez, la historia de un sueño' es la vida del tetracampeón del mundo de motociclismo en cientos de viñetas. 

Es una narración apasionante, un relato que te engancha y, sobre todo, son las vivencias de una familia que, sin volverse loca, “simplemente jugando a correr”, como le explicó Juliá Márquez a Valiente, intenta ayudar a su hijo mayor y, pegadito a él, al pequeño Àlex, a cumplir su sueño, que no es otro que ser piloto de carreras como Dani Pedrosa, como Valentino Rossi, se lo crea o no el ‘Doctor’, ahora indignado tras las derrotas. “Yo he visto los pósters de Rossi en la pequeña habitación de su casa de Cervera, así que no me cuente historias Valentino, porque yo los he visto”, sentencia Valiente, que se pasó meses y meses conversando con los Márquez, Emilio Alzamora, Santi Hernández, Jordi Castellá y todos los que ayudaron al bicampeón más joven de la historia de MotoGP a cumplir su sueño.

EL VISTO BUENO DE LA FAMILIA Y ALZAMORA

“Yo viví lo de Estoril, cuando se cae antes de empezar la carrera, cuando mecánicos de otros equipos le ayudan a reconstruir su moto en tiempo récord y, luego, sale, gana y dice aquello de ‘tenía que ganar para dedicarles la victoria a todos los que me han ayudado’. Viví su lesión en el ojo en Malasia cuando estaba a punto de ser campeón de Moto2... y todo aquello me parecía Oliver y Benji. Era puro cómic, pero de verdad, no de ficción. Era el mejor de los manga”, insiste Valiente, que se pasó meses y meses persiguiendo a Alzamora y a papá Márquez para que diesen el visto bueno a la obra, que Norma publica en castellano y catalán.

Márquez no cree en estas cosas. Marc no corre para quedar, para la posteridad. Es más, no cree merecer ni libros, ni películas, ni cómics. “Pero había que plasmar en una historieta la otra cara del triunfo y la derrota, de lo mucho que cuesta llegar, de los sacrificios que supone para todos. Había que explicar, y con el dibujo de Belén Ortega creo que lo hemos conseguido, de qué planeta ha llegado este niño para que, ante la adversidad, jamás pierda la sonrisa. Porque el cómic refleja esa suma de valores de Marc: pasión, sacrificio, empatía, voluntad, deseo y, sobre todo, sonrisa”.

LA FOGOSIDAD DE UN CHAVAL

Valiente y Ortega han tratado de meterse en el universo de los Márquez y a fe que lo han logrado. Y han contado cómo papá Márquez buscaba trabajo por todos los rincones de Catalunya con su excavadora para que los Reyes Magos pudiesen traerle a Marc su primera moto, aunque fuese de segunda mano. Y han plasmado cómo mamá Roser ayudaba en todo. Y cómo Alzamora enseñaba los primeros trucos al chaval. Y cómo Hernández, su técnico, creía ciegamente en él aunque no parase de caerse fruto de su fogosidad.

"Te contagias de su historia y pones la misma pasión, lucha y sacrificio que han puesto Marc, su familia y su equipo", admite la dibujante Belén Ortega

“Yo no sabía nada de motos y ahora soy toda una experta”, explica la granadina Belén Ortega, que ha dibujado viñeta a viñeta durante diez horas al día todo un año. Cada dos por tres debía acudir al fisioterapeuta porque su muñeca, su trapecio, estaba agarrotado. “Tras conversar con el padre de Marc salí emocionalmente muy tocada de aquel relato, de la pasión que la familia había puesto, durante años, en que su hijo pudiese ver cumplido su sueño”. Para Ortega, este cómic es real, es la vida misma. “Estás dibujando algo que ha ocurrido, nada es fruto de tu imaginación. Y, en ese sentido, te contagias y pones la misma pasión, lucha y sacrificio que han puesto ellos”.

Las dudas que tuvo la familia y Alzamora hasta dar el visto bueno a la idea hicieron que Ortega tuviese, de pronto, el OK a la obra y, de repente, se "tuviese que poner a dibujar a toda velocidad, de un 0 a 350 kilómetros por hora, pero ¡ya!”. De ahí las contracturas y el papel de su fisio en la historieta. “En ese sentido, me encantaría que todos aquellos que lo han vivido junto a Marc se sientan fielmente reflejados en la historia”, añade Ortega, que ha tratado de ser fiel “al manga que, por estética, dinamismo y lectura pegaba mucho en esta historia” y también “al estilo franco-belga de color”.

“¡Me encanta!”, cuenta Márquez sobre el cómic. “Me veo mucho más guapo de lo que soy, pero, sobre todo, me gusta la historia porque es la historia de mucha gente, la conquista de muchas personas, la pelea de muchos y, aunque el motociclismo es un deporte muy individual, sin toda esa gente, que sale estupendamente dibujada y con fantásticos relatos en la historieta, nada de todo esto hubiese sido posible, nada”. El nuevo y flamante líder del Mundial-2016 de MotoGP reconoce que todo lo que refleja el libro es la “historia de un sueño, que, como puede comprobarse en mi caso, se pueden cumplir, pero tiene que haber mucha gente detrás empujando. Toda la que sale en mi historia, familia, equipo, mánager y amigos”. 

0 Comentarios
cargando