24 oct 2020

Ir a contenido

CRÓNICA TEATRAL

Una fresca y sugerente versión de 'Fuenteovejuna'

El montaje de la joven compañía Obskené del drama de Lope de Vega impacta en La Seca

César López Rosell

Un momento del montaje ’Fuenteovejuna. Breve tratado sobre las ovejas domésticas’.

Un momento del montaje ’Fuenteovejuna. Breve tratado sobre las ovejas domésticas’.

Fresca, divertida y vigorosa vuelta de tuerca a 'Fuenteovejuna', el clásico de Lope de Vega, a cargo de Obskené. La joven compañía catalana, premiada en los pasados Max y ganadora del galardón del Off del Festival de Almagro con este montaje, impacta en La Seca con su revisión de la obra sobre la rebelión de un pueblo contra los abusos de poder y las violaciones del Comendador. La versión, subtitulada como 'Breve tratado sobre las ovejas domésticas', incide de forma contundente  en el comportamiento gregario de los humanos en situaciones como las del relato.

Utilizando un lenguaje multidisciplinar, muy en la línea del teatro de calle, Ricard Solé Mallol ha elaborado una puesta en escena que mantiene los pasajes más significativos de la producción pero al mismo tiempo se sale del relato original con las bretchianas acotaciones de la dramaturga Anna Maria Ricart. En ellas se incluyen comentarios y preguntas que los intérpretes lanzan al aire para cuestionar el sentido de la trama y la intención del autor.

REDES SOCIALES Y GOOGLE EARTH

Desde el humor, y con un lenguaje que recurre también a la utilización de las redes sociales para convocar la revuelta y hasta al Google Earth (desde el que se ve la boda de la hija del humillado alcalde), los intérpretes no solo plantean cuestiones que intentan responder ellos mismos, sino que interpelan al público sentado en círculo, como si fuera una plaza, para susurrarles al oído sus opiniones sobre lo que está sucediendo. Los actores llegan a preguntarse si hace falta leer o representar una obra en la que ya se sabe quién es el asesino. "¿Y verla? ¿Hace falta verla?", inquieren.

El montaje expone desde un punto de vista actual una visión subjetiva de este clásico partiendo de la base de que las situaciones entre opresores y oprimidos siguen estando a la orden del día. Los versos de Lope que representan la esencia  de la obra fluyen con muy buena dicción y  se mezclan con las partes incorporadas sin perder nunca la ligazón con el conjunto.  

Una mesa situada en el centro de las escenas, unos taburetes móviles utilizados para determinados movimientos como los de paso del Comendador para que no camine sobre el suelo, unas escaleras con una pequeña cortina y unos carteles reivindicativos son todo el 'atrezzo' que se utiliza para la representación. Los personajes, con antifaces pintados con colores que distinguen a los poderosos de los plebeyos, se mueven con un imparable frenesí y cantan canciones a capella tanto de la tradición popular como actuales.

La hora larga de la función se pasa volando. Y, lo que es más importante, la sugerente y dinámica producción consigue mantener con meridiana claridad el meollo de la historia.

Temas Teatro