Ir a contenido

La basílica del Tibidabo abre como sala de conciertos

El pianista Josep Colom ofrece un concierto de Navidad con obras de Chopin

Marta Cervera

Josep Colom.

Josep Colom. / PAZ FERNÁNDEZ

El experimentado y aclamado pianista Josep Colom (Barcelona, 1947) inaugura este martes lo que aspira a convertirse en una tradición en Barcelona: un concierto de Navidad en la basílica situada junto al parque de atracciones del Tibidabo. El programa girará en torno a Chopin, compositor cuyas obras Colom conoce a fondo. El concertista le dedicó su último disco, 'Dialogue Mozart & Chopin' (Eudora) y ya prepara el próximo con obras de Bach y Chopin. "La idea en estos discos es acercar a Chopin a los compositores que le influenciaron más. Y en el futuro me gustaría grabar discos que mostraran la influencia de Chopin en otros artistas, como Granados y Mompou en Catalunya, por ejemplo", explica el músico, con una dilatada experiencia concertística y pedagógica. 

La idea de inaugurar un nuevo espacio para conciertos en lo alto del Tibidabo le atrae pese al reto que supone actuar en un espacio con techos altísimos. "El espacio es magnífico. Evidentemente hay que tener en cuenta su resonancia, que es bastante grande. Tendré que tocar de forma diferente que en una sala de conciertos, con tempos moderados para que se entienda la música", admite Colom, ilusionado ante el reto. Solo hay 230 plazas disponibles, con párking incluido en el precio de la entrada, que oscila entre los 30 y los 50 euros. 

UN NUEVO ESPACIO 

José Maria Sagnier, bisnieto del arquitecto que diseñó la basílica y organizador del concierto, confía en la experiencia y profesionalidad de Colom. Espera que la actuación sirva para dar a conocer un nuevo espacio para espectáculos en la ciudad. Su empresa de eventos The Best Barcelona ha llegado a un acuerdo con los hermanos salesianos propietarios del templo para organizar actos tanto públicos como privados. "Es la primera vez que se realizará un concierto de piano de nivel en la basílica del Tibidabo pero no la última"dice Sagnier"Nuestra intención es ofrecer un concierto especial, no siempre de piano ni necesariamente clásico, en cada estación del año. El objetivo es hacer cosas diferentes y de calidad", añade.

El promotor le está dando vueltas también al uso de la excepcional terraza sobre Barcelona de que dispone el recinto. De momento, está previsto que tras el primer concierto de Colom, el público pueda departir con el pianista en la terraza tomando una copa de cava. "Me hace ilusión tocar en el Tibidabo, pero también la idea de relacionarme con los espectadores después", señala el músico.

Ese afán por buscar nuevos formatos ha llevado también a Colom a ofrecer otro tipo de repertorio en la intimidad del Teatre Akadèmia, donde los sábados y domingos interpreta, junto a la cantante Uma Ysamat,  'Els clàssics van al cabaret'. Se trata de un espectáculo que muestra la cara más frívola y divertida de compositores de la vanguardia del siglo XX: Schönberg, Stravinski, Satie y Ravel, entre otros. "Es refrescante mostrar sus obras más políticamente incorrectas a través de un montaje teatralizado", afirma el pianista.

0 Comentarios
cargando