Los pioneros del estreno de 'Star Wars 7'

Así se vivió el estreno en la madrugada de 'Star Wars: el despertar de la fuerza' en los cines Phenomena y Verdi de Barcelona

Fans de ’Star Wars, disfrazados como algunos personajes de la película, ante el cine Phenomena de Barcelona.

Fans de ’Star Wars, disfrazados como algunos personajes de la película, ante el cine Phenomena de Barcelona. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

Llegó el momento. Con la misma, acaso más, ilusión que en una noche de Reyes, miles de fans de ‘Star Wars’ acudieron la madrugada del jueves al viernes a las proyecciones especiales de ‘El despertar de la fuerza’ que muchos cines ofrecieron pasadas las 0.00 horas. Pudieron, al fin, calmar  la sed después de largos, inacabables, meses de espera desde que Disney anunció en noviembre del 2012 que compraba los derechos de la saga a su creador, George Lucas, y que ponía en marcha una nueva trilogía cuya primera entrega, el 'Episodio VII', llegaría a los cines en diciembre del 2015. Ese día ya está aquí.

El director J.J. Abrams sentía el peso de universo a sus espaldas. ¿Cómo estar a la altura de las expectativas de la insaciable grey de ‘Star Wars’? Según las primeras reacciones, los fans han dado su bendición a ‘El despertar de la fuerza’: consideran que Abrams ha sido capaz de recuperar el espíritu, la emoción y la textura del añorado universo primigenio creado por Lucas en la primera trilogía, la original, después de la discutida segunda trilogía, la de la Padmé Amidala, el planeta Naboo, Jar Jar Binks y los midiclorianos.

EN EL PHENOMENA

Si la principal misión de “Star Wars: el despertar de la fuerza” es recuperar la magia de la primera trilogía, tiene sentido descubrir la película en el Phenomenaun cine como los de antes (ya extintos), dedicado a celebrar el sentido de la maravilla y en el que ver una película todavía es una fiesta. 

A las 10 de la noche, este diario se acerca a la sala de Sant Antoni Maria Claret (antiguo cine Nàpols) para ver el ambiente alrededor del pase de estreno de madrugada. Las entradas para esta sesión se agotaron a las dos horas de salir a la venta. La primera en la cola es Marina (33 años), quien lleva aquí desde las cuatro de la tarde, aunque incluso antes había hecho breves chequeos para no perder posiciones: “Pasé muchas veces por delante para verificar si ya había gente en la cola. Iba pasando, iba pasando, iba pasando, y a las cuatro pensé, bueno, ya me quedo”.

No hay rastro de cansancio  en las miradas de la gente haciendo cola, solo el brillo de la expectación

No hay rastro de cansancio en su mirada, solo el brillo de la expectación, compartida con los miembros de una larga cola que dos horas antes del inicio de la sesión ya casi doblaba la esquina con Lepant. Los más relajados juegan a las cartas sentados en la acera. No el fan ataviado con túnica jedi, suponemos que por miedo a que se le manche.

Se supone que este nuevo episodio debería servir para ampliar público y llegar a las nuevas generaciones, pero esta noche lo que se ven son rostros de treinteañeros y cuarentañeros expectantes por volver a enamorarse de su franquicia predilecta de infancia, después de una segunda trilogía (primera por cronología) que no convenció a casi nadie. "A mí tampoco me disgustó”, cuenta Raúl (39). “Bueno, no me gustaron la primera ['La amenaza fantasma'] ni la segunda ['El ataque de los clones'], pero la tercera ['La venganza de los Sith'] sí que me convenció”. Albert (30), aquí desde las cinco de la tarde, es más crudo: “En esas películas cada personaje era muy vacío, era solo un estereotipo, no tenía personalidad real”. Y Eva (32) ni siquiera ha querido verlas: “Me quería quedar con la imagen de las antiguas, y a ver qué pasa con esta”.

En el vestíbulo de Phenomena, fotocromos, 'storyboards', diverso material de coleccionista –como algunos discos de la saga firmados por el reparto, incluyendo el navideño 'Christmas to the stars'”– e incluso una reproducción a tamaño real de Han Solo congelado en carbonita sirven para meterse en territorio galáctico. La noche pinta perfecta.

EN LOS VERDI

No muy lejos de allí, en los cines Verdi, la cola es también como las de antaño, de cuando en un día de estreno doblaban las esquinas. El público es, también, razonablemente adulto, entre los 30 y los 55 años. Aquí no hay nadie disfrazado. Este diario solo detecta a menor de edad con una espada láser azul y ataviado con los inesperados ropajes de Anakin Skywalker adolescente. A las 23.30, se abren las puertas del cine y la hinchada toma posiciones casi a la carrera. La expectación se puede palpar; es, casi , una percepción física. La sala queda tomada por una extraña sensación de electricidad estática, como la que se percibe antes de las tormentas. Nicola Tesla habría disfrutado.

A las 23.50, se proyectan sendos tráileres de dos películas magníficas, pero la gente no está para gaitas y recibe a la greña el anticipo de ‘Macbeth’, la imponente revisión del clásico de Shakespeare protagonizada por Michael Fassbender y Marion Cotillard. Con algo más interés observan el avance de ‘El renacido’, de Alejandro González Iñárritu, pero en ese momento ya solo hay ojos y oídos para ‘Star Wars’. “¡Que empiece ya!”, se escucha con claridad desde las primeras filas de la sala.

"Nos han devuelto  "Nos han devuelto a nuestros héroes. ¡Es un sueño hecho realidad", exclama Mònica después de la proyección

El logo de Lucasfilms desata, al fin, la locura. “Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana…”. La fanfarria de John Williams. Alaridos, aplausos, vítores, pataletas. La emoción es eso. Los fans, posiblemente con un nudo en la garganta, disfrutan del filme en solemne silencio  hasta que aparece por primera vez el Halcón Milenario y se repite, amplificada, la salva inicial de gritos y ovaciones. Durante la película, habrá tres o cuatro momentos (que no explicaremos para evitar 'spoilers') que convertirán el cine en una gran fiesta nostálgica capaz de humedecer los ojos hasta a los tipos más duros.

Durante los créditos finales, un par de espadas láser emergen del patio de butacas y se alzan al cielo en señal de bendición. “Ha sido fantástico. Lo he disfrutado mucho. Ha sido volver a los orígenes, a las primeras. Nos ha devuelto a nuestros héroes. ¡Es un sueño hecho realidad! ”, nos cuenta Mònica, de 39 años. “No me ha decepcionado. Esperaba muchísimo, pero Abrams lo ha conseguido. Hay emoción, hay aventura, hay nostalgia. Es como ver ‘La guerra de las galaxias’, pero ahora. Es un fabuloso ejercicio de emulación, tanto cinematográfica como emocional ”, relata, con los ojos aún como platos, Oriol, de 47 años.

OJOS BRILLANTES E HINCHADOS

Son cerca de las tres de la mañana. Volvemos al Phenomena. A la salida, ojos todavía brillantes y algunos hinchados. Hay quien ha sacado el pañuelo, no sabemos si por algún resfriado o algún drama. “Algo de drama familiar hay”, nos confirma Marina, muy satisfecha con lo visto. “Pero la gente también se va a divertir, se va a reír… Mucho movimiento, las naves hacen más cosas que antes. Es emocionante. Hay mucha más emoción en esta sola peli que en las otras seis juntas”.

"Algo de drama familiar "Algo de drama familiar hay, pero la gente también se va a divertir, se va a reír", cuenta Marina

Según Raúl, a pesar de la avalancha de tráileres quedan mil sorpresas. “No te esperas las cosas. Es lo bueno que tiene. Además, lo que podías imaginarte por los tráileres en realidad no es como te esperas”. Albert tiene prisa pero lega una frase relajante: “Volvemos a estar en casa”.

Te puede interesar

Todo parece indicar que Disney y Lucasfilm han hecho un buen trabajo, tanto con el filme como con su campaña publicitaria. Lanzado el filme al exterior, el problema es la red. Una recomendación: no se les ocurra teclear nada relacionado con 'Star Wars' en el cuadro de búsqueda de Google; entre los resultados sugeridos antes de darle al enter podría aparecer un bonito 'spoiler'

.

Temas

Star Wars