Ir a contenido

El magnetismo de Irene Escolar

La actriz madrileña brilla en el drama 'Un otoño sin Berlín', ópera prima de Lara Izagirre

Beatriz Martínez

Irene Escolar, en la presentación de Un otoño sin Berlín en Madrid.

Irene Escolar, en la presentación de Un otoño sin Berlín en Madrid. / EFE / JUAN CARLOS HIDALGO

Irene Escolar (Madrid, 1988) tiene el arte de la interpretación metido en sus venas. Pertenece a una de las familias más respetadas dentro de la tradición teatral de nuestro país y parece haber heredado el talento de su abuela, la gran Irene Gutiérrez Caba, encima del escenario.

Cuando era solo una niña se subió a las tablas y no ha vuelto a bajar de ahí, aunque en paralelo ha ido desarrollando una carrera cinematográfica que ahora está a punto de despegar gracias a 'Un otoño sin Berlín' , película recién estrenada por la que consiguió una mención especial en el pasado Festival de San Sebastián y en la que la actriz demuestra un enorme poder de magnetismo con la pantalla.

“Ha sido un trabajo muy especial, la primera vez que he tenido la oportunidad de desarrollar de verdad un personaje en cine”, nos cuenta la actriz. “Y además, ha supuesto un gran reto creativo, porque partíamos de un guion en el que lo que adquiría verdadera importancia era aquello que no se decía”.

DEBUT DE LARA IZAGIRRE

La película supone el debut en la dirección de Lara Izagirre y narra la historia de una joven que regresa a su casa después de haber escapado de un hecho traumático. Ahora tendrá la oportunidad de cerrar las heridas del pasado y seguir adelante. “En realidad es un reflejo de la propia Lara, de su sensibilidad. Fue muy valiente por su parte ofrecerme este papel por pura intuición y permitirme que entrara en él”.

Irene Escolar se sumergió tanto en June, que casi se transfiguró en ella. Estuvo viviendo varios meses en el pueblo en el que transcurre la acción, utilizando la ropa del personaje y ensayando e improvisando con su compañero de reparto, Tamar Novas. “Llegué a olvidarme que la cámara en mano que me seguía, porque además la película está rodada de forma muy sensitiva, muy envolvente”.

Pero si hablamos de verdadera sensación envolvente, la que respira la sala del Teatro de La Abadía donde Irene Escolar representa lo último de Àlex Rigola, El público, una personalísima adaptación de la obra de Lorca en clave onírica y surrealista que supone un verdadero estallido de imaginación y fuerza escénica. La actriz estará de gira con ella hasta marzo, y pasará por el Teatre Nacional de Catalunya del 14 de diciembre al 3 de enero.

JUANA LA LOCA

Además de 'Un otoño sin Berlín' tiene otras tres películas por estrenar. 'Guernika', de Koldo Serra, 'Altamira', su primer papel en inglés, junto a Antonio Banderas, y 'La corona partida', en la que recupera el personaje de Juana la Loca que popularizó su rostro en televisión gracias a la serie 'Isabel'. “Reconozco que tenía mis reparos a la pequeña pantalla y después ha supuesto una experiencia muy gratificante en mi carrera y contribuyó a que el espectador me ubicara”.

A la actriz le gustaría seguir manteniendo su anonimato: "Me encanta ir en el metro y observar a la gente, es como un gran banco de pruebas”. Y asegura no estar agobiada por conseguir la fama. El teatro la ha curado de todo eso: “Cuando te subes al escenario no existe el éxito. Te puede ir un día bien la función, pero al día siguiente la tienes que volver a defender. Te enfrenta con tus grandes miedos y contigo mismo todas las noches”. 

0 Comentarios
cargando