Ir a contenido

UN PANORAMA A DOS BANDAS

Toni Aira publica 'El último partido. La política cansada ante su gran final'

El periodista y profesor de comunicación ofrece al lector un análisis dinámico entre los modelos tradicionales y el resurgir de los partidos minoritarios

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Toni Aira, periodista, colaborador de EL PERIÓDICO y profesor de comunicación política, saca a la luz su tercer libro bajo el título 'El último partido. La política cansada ante su gran final'.

El autor de diversos libros y partícipe de varias obras colectivas centradas en la conexión entre la política y la comunicación, y director del programa 'ElsSpinDoctors' de Catalunya Ràdio vuelve a las librerías tras 'Los guardianes del mensaje. Asesores políticos, un modelo alternativo a los spindoctors anglosajones', con una publicación con la que trata que el lector reflexione sobre el debate entre vieja y nueva política proponiendo un nuevo panorama: el de la política cansada, sin ideas nuevas, ante otro modelo que resurge ágil, fresco y adaptado al consumo de mensajes de la sociedad contemporánea.

'El último partido' no es un libro, es una especie de llamada de atención. Una advertencia de que algo no funciona en este espacio social donde imperan las  tecnologías y las redes sociales, los discursos muy pensados o las fotos de impacto. Una advertencia sumada a otras más como el aumento en la expectativa de apoyo ciudadano por parte de los partidos que hasta ahora eran inexistentes y no provocaban temor alguno a los mayoritarios.

En un amplio trabajo, Aira desarticula la situación política de nuestros días más inmediatos desde múltiples ángulos pasando por la comunicación y las etiquetas propias del líder político y el resto de jugadores, la comparativa con el modelo anglosajón pasando por el comportamiento y el efecto de los discursos políticos de las audiencias actuales.

Al final el autor lanza una mirada optimista. No todo está perdido para la vieja política.  Aunque ya a nadie se le escape el nacimiento de un nuevo modelo decidido con fuerza a provocar un cambio; los partidos tradicionales puede aún  recuperar su posición, eso sí, si lo intentan.