Ir a contenido

IMPULSO A NUEVOS VALORES

La Beckett rejuvenece

La sala apuesta por el teatro joven con 'Els malnascuts', proyecto que tiende puentes con Alemania y abre este viernes un ciclo de tres montajes

IMMA FERNÁNDEZ
BARCELONA

La Sala Beckett, sostiene su director, Toni Casares, necesita relacionarse con gente joven para «vampirizarle la energía» y darle una buena sacudida a una programación y unas formas de trabajar «quizá un poco demasiado rutinarias y estandarizadas». Cuando en el 2011 llamó a sus puertas un jovencísimo colectivo -El bigoti de Nietzsche acertaron en llamarse- no dudó en acogerles y darles toda la libertad creativa para probar, «con todos los tropezones que implica», y alzar el vuelo.

Ahora, constituidos como laboratorio de creación y bajo el nombre de Els malnascuts, presentan en la sala de Gràcia un ciclo de tres obras que, en alianza con el Goethe Institut, tiende puentes con el teatro joven alemán, que estará representado por la compañía P14, de la célebre Volksbühne de Berlín. Ellos son el ejemplo que quisieron seguir Els malnascuts. «El futuro es copiar y nosotros hemos decidido copiar de Alemania, donde las obras para jóvenes son importantes», justifica Casares, que aspira a rejuvenecer también las plateas.

Para preparar una propuesta artística, los cinco miembros de Els malnascuts abren una convocatoria pública a personas de entre 16 y 30 años dispuestas a participar en los distintos ámbitos de la creación, desde la interpretación a la música o escenografía. El primer proyecto llevó su nombre (se estrenó el pasado junio) y este viernes inauguran el nuevo ciclo con Collectivus, una historia de superación escrita y dirigida por Marta Aguilar que estará hasta el domingo, con taquilla inversa.

«Es una pieza cocida a partir del trabajo de improvisación con los actores, siguiendo la metodología muy precisa que aprendí con Alfredo Sanzol», explica Aguilar. En su ficción, un joven necesita a cinco desgraciados para ejecutar un plan. Logrará captarlos convirtiéndose en su diván, haciéndose indispensable por su capacidad de escuchar. «Es una reflexión sobre lo importante que es escuchar y más aun, sentirse escuchado», agrega.L'efecte perfecte, de Carla Torres, el segundo título del ciclo, nos lleva a un escenario entre la intriga y la ciencia ficción. Una mañana unos jóvenes se dan cuenta de que los adultos han desaparecido, y un desconocido asegura tenerlos escondidos. La obra, que se vio en la Volksbühne en octubre, recala en la Beckett del 20 al 23 de enero. El día 23 el Goethe Institut acogerá la mesa redonda El teatro y su relación con el público, en el que participarán, entre otros, Xavier Albertí, Oriol Broggi y Christina Scheppelmann.

La roulotte, de Rémi Pradère y Max Grosse Majench, es la propuesta del P14 de la Volksbühne que aterrizará el 24 y 25. Fábula sobre el amor en la juventud actual, la idea partió de la película de Sam Mendes Revolutionary road, pero el resultado, anuncian los autores, poco tiene que ver: «Esto no es Hollywood ni son los años 60. Es Berlín, es teatro y es ahora».