Ir a contenido

LO MEJOR DEL 2014 / Y 3

'Boyhood', la mejor película de este año, de esta década

NANDO SALVÀ

‘BOYHOOD’
RICHARD LINKLATER

El cine puede hacer trucos con el tiempo, y esta película es la esplendorosa culminación de esa habilidad. Como usted ya sabrá, fue rodada en 39 días repartidos entre 12 años. Solo Linklater la podría haber hecho, porque ningún director narrativo ha usado el tiempo tan astutamente como él. El resultado es una demostración de lo que significa ser una familia, y del dolor y la esperanza que conlleva. Y es una película hermosa y sobrecogedora y sabia sobre ese viaje caótico y emocionante y desgarrador llamado vida. Cine genuinamente irrepetible, aunque Dios quiera que Linklater decida pasar 12 años más rodando una secuela llamada Manhood. 

‘Upstream color’
SHANE CARRUTH

Una década después de Primer, Shane Carruth ofreció un nuevo regalo para audiencias sensibles al poder de la sugestión y cómodas con el vértigo que provoca la confusión. Una película casi táctil, que avasalla con ideas poéticas sobre terrores derivados de la vida moderna, el amor y el deseo. Cine que abre caminos.

‘EL GRAN HOTEL BUDAPEST'
WES ANDERSON

Es imposible enumerar todos los grandes momentos que contiene la que sin duda es una de las obras más divertidas de Wes Anderson y quizá también la más trágica, y que en todo caso encarna la expresión más pura y directa del estilo que lo ha hecho grande. Sin duda, la película que el director tejano nació para rodar.

‘20.000 días en la tierra’
JANE POLLARD E IAIN FORSYTH

Un documental que adopta una cautivadora forma impresionista para hurgar en el interior de un músico que medita sobre su vida, la tarea de componer y el sentido de su arte –y el del arte en general–, y en el proceso logra que les demos un apretón de manos tanto al hombre como al genio y al mito que se esconden tras Nick Cave.

'Interstellar'
CHRISTOPHER NOLAN

Para llegar a los rincones más íntimos del alma humana, y explorar su capacidad para el amor y el sacrificio, Christopher Nolan viaja a lo más lejano y recóndito del espacio exterior. Sin duda, podría haber optado por un camino más corto, pero no habría resultado tan gozoso como esta epopeya.

‘El lobo de Wall Street’
MARTIN SCORSESE

La película más divertida que Martin Scorsese ha hecho en toda su carrera es un ensayo tan jovial como exhaustivo sobre la depravación y el exceso humanos. Es decir, paletadas de caos, demencia e inmoralidad encapsuladas en tres horas de metraje que no pierden fuelle en uno solo de sus fotogramas.

‘A propósito de Llewyn...’
JOEL Y ETHAN COEN

Los hermanos Coen viajan a la Nueva York de principios de los años 60 para sumergirnos en el mundo perdido de la música folk, aquel al que fueron a morir los sueños que quienes podrían haber sido Bob Dylan pero no lo fueron. Una cara b de la historia de la música llena de melancolía, crudeza e hilaridad.

‘Snowpiercer’
BONG JOON-HO

Esta cinta de ciencia ficción ambientada en un tren funciona con idéntica precisión de relojero como cine de acción capaz de clavarnos las uñas al brazo de la butaca y como alegoría tan onírica como cargada de vitriolo sobre la naturaleza del poder y el precio que toda lucha por la justicia se cobra.

‘Her’
SPIKE JONZE

El último filme de Jonze es una fina sátira a costa de nuestra dependencia tecnológica hasta que revela el verdadero objetivo que su premisa de ciencia ficción esconde: ofrecer una preclara reflexión sobre nuestra necesidad de crear vínculos y lo difícil que resulta convivir con los restos de nuestras relaciones pasadas. 

‘Ida’
PAWEL PAWLIKOWSKI

Haciendo gala de un rigor formal y una profunda curiosidad sobre la fe que complacería a Robert Bresson y a Ingmar Bergman, lleva a cabo una consideración despiadada sobre el papel de Polonia en el Holocausto y sobre cómo la guerra destruye las vidas de los que mueren pero sobre todo de los que no lo hacen.

0 Comentarios
cargando