Ir a contenido

PROGRAMACIÓN DEL CÍRCOL MALDÀ

Nina vuelve a ser mamá en el escenario

La cantante se reencuentra con Mariona Castillo en 'Mares i filles'

IMMA FERNÁNDEZ / BARCELONA

Fueron madre e hija en el triunfal 'Mamma mia!' y ahora Nina y Mariona Castillo recuperan el parentesco en 'Mares i filles', un musical de pequeño formato creado por Clara Peya (que firma la música y aparece en escena al piano) y David Pintó (libreto y dirección). El espectáculo se estrena este jueves, 13 de noviembre, en el Círcol Maldà (22.00). Con la familia como eje, la sala del Gòtic hace doblete con otra propuesta que adelanta las fechas navideñas: 'El llarg dinar de Nadal', obra del norteamericano Thornton Wilder que la compañía La Ruta 40 presenta a partir de este miércoles (20.00 horas).

Acostumbrada a enfrentarse al público desde la distancia de los grandes escenarios, Nina se declara  «muy contenta de actuar en un espacio mágico» y de volver a cantar con su 'hija' Castillo, justo una década después de conocerse en la superproducción de Stage. «Nuestras voces se quieren, se funden muy bien acústicamente», asegura la artista barcelonesa, que vuelve al género musical un par de años después de abandonar el traje de Donna y las melodías de Abba que interpretó por toda España durante siete exitosos años (del 2004 al 2011).

Nina valora la creación de Pintó y Peya, que optaron, a indicación de esta última, por enlazar canciones sin texto. «Es muy difícil llegar a tocar las fibras del público sin diálogos y este musical lo consigue. Habla de un momento de bronca, de chantaje emocional, entre una madre y una hija que decide irse de casa», cuenta la cantante, que interpreta a una escritora de cuentos. A su juicio, esa marcha es el pretexto para abordar «los vínculos entre dos mujeres que se quieren. La obra te golpea aunque no hayas tenido hijos».

OTRA PIEZA DE TEMÁTICA FAMILIAR / Bajo la dirección de Alberto Díaz -en el 2011 creó La Ruta 40 junto con Albert Prat y Sergi Torrecilla-, 'El llarg dinar de Nadal' recorre 90 años -de finales del siglo XIX a principios del XX- de una acomodada familia americana. La acción transcurre siempre alrededor de la comida de Navidad. Con el pavo sobre la mesa, la parentela se reúne a lo largo de los años en un juego teatral con un eficaz apunte: hay dos puertas en el escenario: la de la vida, el nacimiento, y la de la muerte. Por una entran los nuevos miembros de la familia Bayard y por la otra se despiden de este mundo.

Wilder, ganador de tres premios Pulitzer, escribió la obra en 1931. Un texto poco conocido (Teatro Guindalera estrenó una versión en Madrid en el 2012) que trata sobre «el paso del tiempo y supone un gran reto interpretativo por los saltos temporales», sostiene Díaz. Siete actores se multiplican en un ejercicio de «gimnasia interpretativa» para dar vida a las tres generaciones de la familia y a los criados. Por el camino, entre plato y plato, van digiriendo las frustraciones, pérdidas, ilusiones... Son 90 años condensados en una hora. El tiempo vuela en el Círcol Maldà.

Temas: Nina Teatro

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.